10 Propiedades De La Leche Cruda De Cabra

Varios estudios afirman las asombrosas bondades que posee la leche de cabra. Los estudios están comenzando a verificar lo que los seres humanos han sabido durante miles de años. La leche cruda de cabra sin adulterar y sin procesar es un poderoso alimento desarrollador muscular, curativo y brindador de vida. En los Estados Unidos se sitúa en un lejano segundo lugar después de la leche de vaca; pero lo contrario es cierto en todo el mundo donde la leche de cabra es el producto lácteo primario.

 

Esta lista no es de ninguna manera exhaustiva. A medida que más personas conocen la leche cruda y optan por probar la de cabra, sin duda habrán más estudios e historias sobre sus beneficios. Aquí hay 11 razones por las que mucha gente la bebe, y la bebe cruda, a diario.

 

1. Prebiótica, Antiinflamatoria

La inflamación es una respuesta inmune necesaria, pero cuando el cuerpo está sobrecargado con las toxinas de comida mala, el medio ambiente, la falta de sueño, los pobres hábitos de vida o demasiado estrés, la inflamación crónica puede convertirse en una amenaza mortal para su salud. De hecho, se asocia con casi todas las enfermedades.

 

La mejor manera de armar su cuerpo contra las enfermedades es alimentándolo bien. Un estudio en animales del 2006 encontró que la leche de cabra contiene potentes moléculas antiinflamatorias llamadas oligosacáridos. En resumen, estos útiles carbohidratos demostraron que:

 

  • reducen la “translocación” bacteriana, la cual puede desencadenar la severa y potencialmente letal respuesta inflamatoria conocida como sepsis;
  • previenen la acumulación de bacterias pro-inflamatorias en el estómago y el revestimiento intestinal;
  • promueven el crecimiento de saludables bacterias “amistosas” (prebióticos). Las bacterias amistosas son cruciales para una digestión saludable, la función inmune, la pérdida de peso/prevención de obesidad, la sensibilidad a la insulina, la prevención de la diabetes y más.

Según las investigaciones, los productos lácteos de cabra contienen una “concentración relativamente alta” de oligosacáridos prebióticos en comparación con los bovinos.

 

2. Amigable con el tracto gastrointestinal

El TGI está repleto de un gran ejército para fortalecer y proteger todos los sistemas del cuerpo, pero no estamos hablando de las fuerzas armadas. Más bien, estamos hablando del tracto gastrointestinal (TGI) el cual incluye el estómago y el intestino, y el que ayuda a regular todo el proceso digestivo. Las personas que experimentan malestar con la leche de vaca a menudo les va mucho mejor digiriendo la leche cruda de cabra. (¡A mí me pasa!) Está asociado con menos incidencias de gases, hinchazón y diarrea.

 

3. Calma la enfermedad inflamatoria del intestino

Para la mayoría de las personas con un tracto gastrointestinal perfecto y saludable, tanto la leche de vaca y como la de cabra en su estado crudo deben ser fáciles de digerir. Pero muchos de nosotros ni siquiera sabemos que tenemos un trastorno en el TGI. Si usted ha probado la leche cruda del ganado y aún así ha tenido una reacción, entonces las posibilidades indican que tiene una condición en el TGI. Mientras que la leche de vaca puede ser terriblemente irritante para un TGI ya trastornado, la leche de cabra puede resultar calmante. Cuando los científicos de la Universidad de Granada probaron la leche de cabra en ratas inducidas con colitis, encontraron que redujo los síntomas e inmediatamente comenzó a restaurarles la salud. Los investigadores concluyeron que la leche de cabra cruda no sólo es menos irritante para los intestinos, sino que puede ser prometedora como agente curativo en todas las enfermedades inflamatorias intestinales (EII).

 

4. Hipoalergénica

La mayoría de las proteínas de la leche de vaca son potencialmente alergénicas para los humanos. La comida que produce para los terneros es un poco diferente en estructura que la leche que las madres humanas producen para sus hijos.

 

Sorprendentemente, puede ser que la mayoría de nosotros puede digerir fácilmente la leche de cabra porque se asemeja a la leche materna de una mujer. Nuestros cuerpos ya están diseñados para descomponerla. Es hipoalergénica porque la leche de los “niños” carece de la proteína más alergénica, la alfa-caseína, que es común en la otra leche.

 

5. Como la leche de mamá

Ya hemos dicho que la leche caprina es similar en estructura a la leche humana, y la de vaca no lo es. Tanto la leche de cabra como la humana son ricas en oligosacáridos. Estas contienen muchos de los mismos aminoácidos y proteínas, y ambas contienen una concentración relativamente alta del antioxidante y mineral, selenio.

 

Debido a que es más cercana a la leche humana y carece de alfa-caseína, a los bebés que tienden a escupir la leche de vaca les puede ir mucho mejor con leche cruda de cabra. Sin embargo, hasta que el niño está en la edad de destete o al menos 1 año de edad, la leche de cabra carece de vitamina B12 y ácido fólico y por lo tanto tendrá que ser fortificada con estos nutrientes. Una vez que el niño ha sido destetado, la leche de cabra es un excelente alimento nutricional para su creciente cuerpo, el desarrollo del cerebro y el desarrollo del  sistema nervioso, y lo mismo es cierto para los adultos.

 

6. Una proteína completa

Una proteína completa, o “entera”, tiene la cantidad correcta de todos los aminoácidos esenciales, que, por definición, nuestros cuerpos sólo pueden obtener a través de la dieta. Una proteína “incompleta” puede tener también todos los aminoácidos necesarios pero en proporción insuficiente. La leche de cabra cruda contiene todos los aminoácidos esenciales en cantidades óptimas, ya que es una proteína completa, vital para llevar a cabo innumerables procesos biológicos desde la digestión hasta el transporte de nutrientes y la construcción de tejidos.

 

7. Mejora la tolerancia de la lactosa (azúcar de la leche)

Las personas tienen problemas con la leche pasteurizada porque el proceso de calentamiento destruye las enzimas naturales de la leche, como la lactasa la cual descompone la lactosa. La leche cruda de la cabra sin procesar contiene menos lactosa que la leche cruda de la vaca y proporciona la lactasa necesaria para descomponer el azúcar de la leche. Esto puede ayudar a explicar por qué muchos de nosotros “los intolerantes a la lactosa” no tenemos ningún problema para consumir lácteos crudos de cabra.

 

8. Sangre y huesos sanos

Un estudio demostró que la leche de cabra es más beneficiosa que la vaca para la prevención y la curación de la anemia y para la desmineralización ósea.

 

Los investigadores llegaron a la conclusión de que la leche de cabra no sólo es rica en los minerales que reponen los huesos y la sangre, sino que aumenta su biodisponibilidad, lo que significa que su cuerpo puede absorber y utilizar más hierro, calcio y fósforo, y depositarlos “en órganos afectados.” Mientras que otros alimentos o fuentes de suplemento han demostrado que el calcio y el hierro tienden a competir por la absorción, la leche de cabra “minimiza las interacciones del calcio y el hierro”, por lo que el cuerpo puede recibir ambos.

 

9. Alcalina y “amortiguadora”

Considerando que la leche de vaca ha demostrado que produce una respuesta ácida en el cuerpo, la leche de cabra es constituyente alcalina. Un estudio reciente comparó los potenciales reductores y “amortiguadores” de ácido de la leche de vaca, de cabra y de soya, frente a los medicamentos antiácidos. Lo adivinó. También “tuvo los niveles más altos de las tres principales entidades químicas de amortiguamiento”, haciendo de la leche de cabra la más eficaz, incluso sobrepasando los antiácidos como neutralizante de los ácidos del estómago.

 

10. Un tesoro de vitaminas, minerales y más

Un estudio reciente que se refiere a la leche de cabra como un “alimento funcional”, mientras que otros van más allá y la llaman un alimento “perfecto”. Su leche es una fuente abundante de sodio biorgánico, un nutriente que los naturópatas han bautizado como “el elemento de la juventud”.

 

La leche de cabra también es rica en ácidos grasos esenciales, vitamina B6, niacina, potasio, vitaminas A, E y D, y colesterol saludable (vitales para la apropiada función del cerebro, las hormonas sexuales y más). Proporciona más calcio, fósforo, hierro, zinc, selenio y K2 que la leche de vaca.

 

La vitamina K2 ha adquirido últimamente una atención especial. Sin ella, el calcio tiene la tendencia a depositarse en las arterias en lugar de los huesos y los dientes, causando aterosclerosis (endurecimiento de las arterias). La vitamina K2 en la leche de cabra ayuda a proteger su corazón, garantizando que el calcio vaya donde se necesita.

 

¿Es la leche cruda segura?

Si no ha leído mis artículos sobre lácteos pasteurizados vs crudos, espero que los lea para que tenga una visión más profunda de los factores de riesgo para cada uno. Los lácteos crudos son superiores en cada nivel, pero usted debe buscar a un granjero que tenga instalaciones limpias y que opere con integridad.

 



Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *