Adelgazar bebiendo agua, método natural y efectivo

Muchas veces se lee o se escucha decir que es conveniente tomar cierto número de vasos de agua al día, que es un complemento de cualquier dieta para adelgazar; sin embargo, lo que no tiene mayor conocimiento es que el beber suficiente agua, es de gran importancia para la alimentación humana. Más aún, el agua tiene una estrecha relación con el proceso de adelgazamiento.

El agua cumple un número de funciones que son esenciales para la vida, ayuda a la digestión, la absorción y asimilación de los alimentos; ayuda a la correcta excreción de los residuos de los riñones e intestinos; colabora en la regulación de la temperatura corporal; las secreciones del cuerpo  y los jugos digestivos están formados  de agua, casi en su totalidad; El 92% de la sangre es agua, la sangre es el medio de transporte del cuerpo para la distribución de los nutrientes a todo el organismo. Sin olvidar el hecho de que el cuerpo humano está compuesto entre un 60% y un 70% de agua.

¿Se puede perder peso bebiendo agua?

El agua es un supresor natural del apetito; si no se toma el agua suficiente, pueden aumentar las ganas de comer. Hay que recordar que en ocasiones, el cerebro no distingue entre el hambre y la sed, por lo que, cuando se cree que se tiene hambre, realmente el organismo puede estar diciendo que tiene sed. Aquí otras poderosas razones para entender que sí se logra adelgazar bebiendo agua:

  • Este preciado líquido es el saciante natural que contiene menos calorías. Es más, el agua pura no contiene caloría alguna, no obstante, el hábito de beber un vaso de agua antes de cada comida, hará que la capacidad del tubo digestivo se vea notablemente reducida, lo que redundará en una sensación de llenura más pronta de lo común y con una menor cantidad de alimentos.
  • Resulta que el agua trabaja como un excelente digestivo, que logra estimular la motilidad, la aceleración del tránsito y la evacuación intestinal. Es decir, el agua es un  laxante casero muy eficiente  y poco perjudicial.
  • El agua fría o helada alcanza propiedades quema grasa. El organismo hace un esfuerzo por mantener la temperatura corporal, dicho esfuerzo hace que el agua a baja temperatura favorezca la termogénesis, es decir, la capacidad de generar calor en el organismo debido a las reacciones metabólicas.
  • El agua se constituye en el mejor diurético para adelgazar, bebiendo agua no solamente se estimula la diuresis, también la eliminación de toxinas y los desechos responsables de la retención de líquidos.

Por Manuel R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *