El álamo es un árbol de estructura ancha y formas de columna, con hojas variables en los brotes, con tres a cinco lóbulos, blancas y pelosas, cuando es joven, después, lampiñas y con haz verde oscura y envés recubierto de pelos blancos. Su corteza es gris, notoriamente fisurada y más oscura en la base. Tiene flores masculinas, de color gris en amentos colgantes, y flores femeninas de tonalidades verdes sobre pies separados.

El álamo es un bonito árbol que puede alcanzar cerca de los 30 metros de altura. De su corteza, yemas y hojas secas, utilizadas desde hace cientos de años atrás, se pueden extraer distintas propiedades curativas y totalmente naturales. (Foto por: Priiiis)

Aplicaciones terapéuticas

Piedras en el riñón: Nada más doloroso que una piedra en el riñón, por lo que tomando también una tisana de álamo se ayuda a eliminarla con más facilidad. Como las piedras se forman por un exceso de ácido úrico, la infusión de álamo es también muy útil en el tratamiento de artritis y gota.

Hemorroides: Mediante el proceso de hervir unos 40 o 50 gramos de las yemas por litro de agua, se obtiene una preparación especial para realizar baños de asiento que alivien los dolores producidos por las hemorroides. Otra alternativa, para este mismo efecto, es el de empapar una compresa en la infusión y aplicarla directamente sobre la zona afectada.

Cistitis: En esta ocasión será el gran poder diurético y desinfectante de la yema del álamo la que nos va a ayudar a luchar contra la cistitis. Se recomienda especialmente cuanto esta enfermedad tiene el carácter de crónica.

Inflamación de garganta: De las yemas o brotes de este árbol se puede extraer una importante cantidad de cualidades expectorantes y anti-inflamatorias , que sirven para mejorar la garganta inflamada, también la bronquitis, la tos seca e incluso los problemas de asma.

Cortes pequeños: Preparando una infusión de álamo, esto es, unos 40 gramos de sus yemas por 1 litro de agua, conseguiremos una cicatrización más rápida, incluso, en las cortadas más finas que se puedan presentar, desinfectando adicionalmente la herida. Además, este preparado también calma el escozor.

Contraindicado para:

Así como sucede con cualquier remedio a base de hierbas, esta planta no está indicada para los siguientes casos:

  • Para Niños
  • Mujeres en estado de lactancia
  • Personas que sean alérgicas a la aspirina
  • Hay que tener en cuenta también, que no es muy provechoso exceder las tres tazas de infusión para una persona cada día.