Beneficios curativos de la acerola, rica en vitamina C

Esta fruta es más conocida como cereza dorada, cereza de Jamaica o huesito de arrayán. Su origen es caribeño, de Centro América, y fue adoptada posteriormente en Brasil, país donde tiene su mayor nivel de popularidad y donde su jugo, así como su fruta fresca, son utilizados para aliviar la fiebre y la disentería.

Por costumbre, se conoce a la naranja como la reina de la vitamina C, sin embrago, lo que no muchas personas conocen, es que la acerola contiene 20 veces más vitamina C que la naranja, más aún, en 100 g de esta fruta se aprovechan de 1000 a 2000 miligramos de vitamina C, si tenemos en cuenta que las necesidades diarias del organismo son de 60 mg, con una sola cereza de Jamaica, que representa entre 10 y 15 g, esta necesidad estaría cubierta a cabalidad.

Principales propiedades medicinales

Como la cereza dorada también tiene elevados contenidos de nutrientes como la vitamina A, B1, B6, flavonoides y minerales como el calcio, hierro, fósforo, magnesio y potasio, todos de orden esencial para el organismo, se pueden distinguir, entre sus cualidades más sobresalientes para la salud de las personas, las siguientes indicaciones:

  • Antianémico
  • Antinflamatorio
  • Antioxidante
  • Astringente
  • Diurético y nutritivo
  • Remineralizante
  • Hidratante
  • Desintoxicante
  • Tonificante y estimulante

Sus propiedades la convierten en un remedio importante contra la anemia, el colesterol elevado, la tuberculosis, los problemas hepáticos y el reumatismo. Su rico contenido de potasio colabora en la regulación de la presión sanguínea y el ritmo del corazón. Fortifica las venas, ofrece mayor elasticidad a las arterias, haciéndola muy recomendada para prevenir inconvenientes de orden cardiaco. Otros estudios realizados han apuntado a un posible efecto contra la aparición de células cancerosas. (Foto por: Marina Aguiar Araujo)

Los beneficios de tonificante y estimulante, que tiene esta fruta tropical, se pueden ver manifestados en el alivio de la gripe, las alergias, el estrés, la polución y los virus, gracias a la activación de la síntesis de anticuerpos. Como remineralizante, la acerola influye en el crecimiento, el embarazo, la lactancia y la curación de fracturas. Los efectos antioxidantes de la vitamina C resultan tan atractivos para el cuidado de la piel, que ya existen en el mercado productos cosméticos  con extracto de acerola.

Contraindicaciones

Personas alérgica al latex

Hemocromatosis (acumulación excesiva de hierro)

Cálculos renales

Diarrea

Osteoartritis

Diabetes

Dolor de estómago

Consumo

El mejor momento para consumir esta fruta es antes de su maduración, preferiblemente estando verde. Al madurar, comienza a perderse su nivel de vitaminas, además, su contenido natural de azúcar se incrementa con el tiempo.

Por Manuel R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *