Beneficios de la fresa para la salud del corazón

El fresal es un arbusto silvestre que se desarrolla favorablemente en espacios boscosos y muy frescos. Proviene de Asia, África y Europa y su presencia es reconocida prácticamente en el hemisferio norte. Recibe otros nombres que no son muy conocidos, como fragaria, frutilla,  madroncillo o arrega.

Esta fruta no sólo es jugosa y deliciosa, la fresa para la salud del corazón, es un gran alimento, rico en nutrientes y lleno de antioxidantes, como la vitamina C; las fresas ofrecen una amplia gama de beneficios para la salud, que seguramente muchas personas no conocen. Aquí una guía práctica de beneficios del consumo regular de fresa.

Propiedades medicinales de la fresa

Combate el colesterol malo

Las fresas contienen poderosos impulsores de la salud del corazón. En ellas se encuentra el ácido elágico y flavonoids o fitoquímicos, que pueden proporcionar un efecto antioxidante que beneficia a la salud del corazón. Contrarresta el efecto de las lipoproteínas de baja densidad, o colesterol LDL malo en la sangre, evitando la acumulación de placa en las arterias.

Fortalece el sistema inmunológico

Las fresa para la salud del corazón, es una rica fuente de vitamina C. Cada porción de fresas contiene 51,5 mg de vitamina C que representa la mitad del consumo mínimo diario que necesita un ser humano, La vitamina C es un refuerzo para el sistema inmune, además de ser un poderoso antioxidante y un sistema inmunológico saludable es la mejor defensa para el organismo.

Alternativa para la anemia

Las hojas del fresal también son bastante útiles, por ejemplo, para disminuir los  efectos de la anemia así como otras enfermedades hepáticas. Los taninos de la planta son utilizadas con buenos resultados, como un remedio natural contra la diarrea.  La fresa para salud del corazón, es importante en su efecto astringente y diurético.

Combate el cáncer

Fresas para la saludEl poder de la vitamina C como antioxidante puede ayudar con la prevención del cáncer. Los científicos han demostrado que el ácido elágico tiene propiedades con las que se puede combatir el cáncer, porque suprime el crecimiento de las células cancerosas. Las fragarias contienen sustancias antioxidantes como la luteína y zeaxantina. Los antioxidantes se encargan de exterminar los radicales libres y neutralizan el efecto negativo que puedan tener en nuestras células.

Fresas regulan la presión arterial

Otro elemento importante en la fresa es el potasio, Este puede ayudar a la regulación de la presión arterial e incluso ayuda a prevenir la presión arterial alta, contrarrestando los efectos negativos de sodio. Con su impacto en la reducción de LDL, la inflamación y la presión arterial alta, la fresa para la salud del corazón, se convirtió en un alimento esencial para mantener la buena salud de todo el organismo.

Fresas sinónimo de fibra

Una buena digestión se logra con un consumo regular de fibra. Las fresas contienen cerca de 2 gramos por porción. La fibra de la fresa colabora en la prevención del estreñimiento y la diverticulitis, es decir, la inflamación de los intestinos –en adultos mayores. La fibra también puede ayudar en la lucha contra la diabetes tipo 2, por lo que los adultos que tienen diabetes pueden ingerir fresa sin ningún inconveniente en su régimen alimenticio.

Control del peso

La fresa para la salud del corazón ayuda a mantener un peso saludable por ser baja en calorías, en sodio, grasas y azúcar.  Las fresas contienen azúcares naturales y el contenido total de carbohidratos es equivalente a menos de media rebanada de pan. Con el consumo de fresa, se evita el envejecimiento prematuro debido a que esta fruta es esencial para la producción de colágeno, que fortalece las cualidades y vida de la piel.

Efectos nocivos de la fresa

La frutilla no debe ingerirse cuando en infusiones cuando se esté suministrando algún remedio diurético. Como la fresa es diurética, empeoraría los efectos en el organismo. Tampoco es recomendada para pacientes con padecimiento de diarrea crónicas o fuertes dolores estomacales. También puede llegar a complicar el proceso de cicatrización de heridas profundas o extensas, por lo que es preferible solicitar el concepto de un médico especialista.

Por Manuel R. B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *