Beneficios y aportes de la mandarina para mejorar la salud

Mandarina, tangerine, mandarín, naranja mandarina o clementina, es el fruto del mandarino, su árbol raizal. Esta exquisita fruta tropical es originaria de la China y extendida a todas partes del mundo. Este fruto es tremendamente saludable gracias a sus componentes nutritivos, sus vitaminas y minerales esenciales.

Como es claro, el elemento que prevalece en la mandarina es el agua. Entre las funciones más destacables que cumplen sus componentes están su eficiencia como diurético, depurador del cuerpo y eliminador de toxinas del organismo, lo que evita que el organismo retenga líquidos.  Este cítrico tiene una serie de beneficios para la salud, como la prevención del cáncer y el aumento de peso, de los que ya estaremos hablando.

Propiedades medicinales de la mandarina

Fruta para prevenir la Diabetes

Comer mandarinas reduce el riesgo de adquirir diabetes. Su contenido de flavonoides, hace que trabajen como un buen anti inflamatorios y antioxidantes. Cada 100 gramos de una mandarina contiene 8 miligramos de hesperetina y 10 miligramos de naringenina, estas sustancias son  flavonoides de la familia flavanona. Las investigaciones recientes señalan que la hesperetina y la naringenina logran evitar la necrosis tumoral alfa,  que es un agente inflamatorio asociado con la resistencia a la insulina.

Mandarina para el estreñimiento y la buena digestión

MandarinoEl elevado contenido de fibra que tiene la mandarina,  resulta esencial para el mejoramiento del tránsito intestinal y también para combatir las incómodos episodios de estreñimiento. El jugo de la naranja mandarina, facilita los movimientos del intestino al ingerirlos con frecuencia, de la misma manera, reduce la acumulación de residuos de alimentos en el colon. Esta fruta hace parte del conjunto de alimentos que alivian los síntomas de indigestión y estreñimiento.

Clementina para controlar el colesterol

Las mandarinas son muy importantes para controlar los niveles de colesterol en el cuerpo. Esto es posible gracias a los antioxidantes que reducen los niveles elevados de colesterol malo en la sangre. El riesgo está en que los radicales libres son capaces de oxidar el colesterol y que este se pegue a las paredes de las arterias. Así se restringe la fluidez de la sangre y se aumenta la hipertensión arterial.  Esta situación aumenta la probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular y cardiopatías coronarias. Las enfermedades hepáticas también se producen por la acumulación de ácidos grasos.

Beneficios para la piel

El contenido de vitamina C que tiene la naranja mandarina, resulta eficiente para la salud de la piel. Este beneficio se puede obtener tanto con el consumo o ingesta como aplicándolo por vía tópica en la piel.  La mandarina hace que la piel mejore su tono y alcance un brillo especial. Los antioxidantes presentes en esta fruta protegen la piel de los peligrosos rayos UV. Al mismo tiempo trabaja en la eliminación de las manchas, las arrugas y retrasa el envejecimiento.

Evita la hipertensión arterial

Consumir mandarina es altamente recomendado para todas las personas que estén interesadas en mejorar su condición general de salud, en especial para aquellas que presenten inconvenientes de hipertensión arterial. En estos pacientes ayuda el hecho de que esta fruta procesa las grasas de manera eficaz. Sin embargo no todos pueden ingerirla, las personas que padecen problemas gastrointestinales o alguna enfermedad renal, no deben consumir mandarina.

Para la nutrición sin aumentar de peso

Las mandarinas de buen tamaño pueden contener un total de 64 calorías  por un solo gramo de proteína, 13 gramos de azúcar, 2 gramos de fibra y cero cantidad de grasa. El truco está en reemplazar los ingredientes más perjudiciales por mandarina.Estas frutas van muy bien y sin problema en las comidas, sin que reporten un gramo de más a su organismo. Corte mandarina y ubíquela en una ensalada o se puede agregar a un batido para endulzarlo de manera natural.

Consecuencias del exceso de mandarina

Los efectos del exceso de esta fruta están relacionados con el desarrollo de enfermedades en las personas. Si alguien padece de enfermedad renal, el consumo elevado de mandarina puede alterar el equilibrio electrolítico, como consecuencia del exceso de minerales en el organismo. Si se sufre una diabetes, un consumo desmedido eleva los azúcares simples e influyen directamente en la glucemia.

Por Manuel R. B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *