¿Qué Quema Más Grasa, Hacer Ejercicios En El Calor O El Frío?

La cantidad de calorías que usted quema por día está determinada por una variedad de factores – algunos genéticos y fuera de su control, y algunos que usted puede alterar. Su gasto energético total es la suma de su gasto de energía en reposo, en la digestión de alimentos y en actividad física. ¿Se adelgaza y se queman más calorías en el calor o en clima frío? Cantidad de calorías quemadas en temperaturas calientes y su diferencia cuando se está en temperaturas frías.

Su consumo de energía en reposo  (CER) representa la mayor cantidad de calorías quemadas, mientras que la actividad física es el aspecto más variado. El CER está influenciado por la edad, el sexo, las hormonas, el tamaño corporal y la composición corporal. Los ambientes calientes y fríos también afectan su CER y pueden aumentar la cantidad de calorías que usted quema, debido a las mayores demandas en su cuerpo para mantener una temperatura estable.

Factores que influyen en las calorías diarias quemadas

Si no hiciera nada más que acostarse en la cama durante todo el día, su cuerpo todavía necesitaría energía para conservar las funciones básicas vitales, como la frecuencia cardíaca, la temperatura, la circulación, el funcionamiento nervioso y la respiración. La cantidad de energía necesaria para mantener estas funciones se conoce como consumo energético de reposo, o CER. Se mide en calorías, y representa de 60 a 80 por ciento de sus calorías diarias quemadas.

mujer morena haciendo abdominales_resize

Para obtener una estimación aproximada de su CER, puede atribuir 1 caloría por kilogramo de peso corporal por hora. Para determinar su peso en kilogramos, divida su peso en libras por 2.2. El CER de un hombre de 150 libras es de aproximadamente 1,500 calorías al día, mientras que el CER para una mujer de 120 libras es de aproximadamente 1,250 calorías. A continuación, debe tener en cuenta su nivel de actividad.

Si usted es sedentario, con un trabajo de escritorio y sin ejercicio, multiplique su CER por 1.2. Multiplique por 1.375 y 1.55 para ejercicio de uno a tres días y de seis a siete días a la semana, respectivamente. Las personas muy activas que hacen ejercicio dos veces al día deben multiplicar su CER por 1.71, y si están entrenando para un evento de resistencia, se multiplica por 1.9.

 

Usted también utiliza energía para digerir los alimentos que consume. De cinco a 10 por ciento de las calorías que ingieren se utilizan para digerir los alimentos, dependiendo de la mezcla de grasa, proteínas y carbohidratos. El hombre de 150 libras quemaría entre 80 y 160 calorías a través de la digestión.

 

Temperaturas calientes vs. Temperaturas frías

Cuando hace calor afuera, su cuerpo trabaja duro para mantenerlo fresco para que mantenga una temperatura corporal estable. Usted pierde la mayor parte de la energía fabricada por sus músculos durante el ejercicio como calor. Cuanto más trabajan sus músculos, más caliente se vuelven. Su cuerpo necesita marchar en quinta para mantenerlo fresco. Su sistema cardiovascular aumenta el flujo sanguíneo hacia su piel para que empiece a sudar.

El ejercicio inherentemente aumenta la temperatura del cuerpo, lo que significa que su cuerpo no necesita trabajar más para calentarlo. Ya lo está haciendo. Usted quema más grasa y calorías y puede ejercitarse más tiempo cuando lo hace en temperaturas cálidas, de acuerdo con el Consejo Americano de Ejercicio. Sin embargo, no exagere. Si experimenta mareos, calambres musculares, debilidad y dolor de cabeza, deje de hacer ejercicio. Estos son signos de agotamiento por calor, que pueden tratarse yendo a un lugar más frío y bebiendo líquidos fríos.

 

Calorías y esfuerzo percibido

Trabajar en un ambiente extremadamente caliente puede hacer que usted perciba que está trabajando más duro y quemando más calorías de lo que en realidad hace. Un estudio  examinó la diferencia entre el yoga caliente – que normalmente se lleva a cabo en salas que varían en temperatura de 31 a 40 grados Celsius – y el yoga regular en cuanto a temperatura interna y frecuencia cardiaca. Para el estudio, los sujetos participaron en sesiones de 60 minutos de yoga caliente y yoga regular, y sus temperaturas internas y las frecuencias cardíacas se midieron antes, durante y después del entrenamiento.

 

A pesar de que los participantes estaban empapados de sudor al final de la sesión de yoga caliente, los resultados no produjeron ninguna diferencia significativa en la frecuencia cardíaca o la temperatura interna entre las dos clases de yoga. Los participantes, sin embargo, se percibieron a sí mismos trabajando más duro en la clase de yoga caliente en comparación con la clase de yoga estándar, sobre la base de una clasificación de una escala de esfuerzo percibido.

 

Los investigadores especularon que los participantes pueden haber reducido la intensidad de su esfuerzo por las temperaturas cálidas, lo que indica que la sudoración excesiva puede hacer que usted crea que está quemando más calorías de las que realmente son.

 

Temblar para quemar calorías

Es posible que sienta que su cuerpo está trabajando más duro para mantenerlo caliente cuando hace frío afuera, pero no empieza a quemar calorías adicionales hasta que tiembla. Los temblores son una señal de que su cuerpo está tratando de mantener una temperatura constante.

 

Las calorías que usted quema varían dependiendo de la temperatura exterior, cuánto tiempo ha estado fuera y qué tipo de ropa está usando. Tenga cuidado con la hipotermia, que ocurre cuando la temperatura interna cae y la sangre comienza a bombear lejos de sus brazos y piernas e ir hacia su interior para mantenerlo caliente. Temblores leves, piel de gallina y manos frías son signos de hipotermia. La hipotermia más severa puede causar escalofríos incontrolables, tropiezos y dificultad para hablar.

 

Los temblores ahora están siendo examinados como una terapia potencial para bajar de peso. Temblar, como el ejercicio, activa la hormona irisina. La irisina hace que las células de grasa parda usen energía para producir calor adicional, lo que quema calorías adicionales. En el estudio, los participantes se relajaron en cobijas térmicas en las que la temperatura se redujo progresivamente.

 

Los sujetos aumentaron la cantidad de calorías que quemaron bajo temperaturas más frías, y entre más temblaban los participantes, más altos eran sus niveles de irisina. Los investigadores llegaron a la conclusión de que los temblores excitan el tejido graso pardo para mantener su temperatura interna en un rango saludable, incluso si la temperatura de la piel disminuye. El estudio fue pequeño, sin embargo, y se necesita más investigación antes de que temblar pueda ser recomendado para remediar el sobrepeso y la obesidad.

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *