¿Caminar adelgaza? ¿Funciona y ayuda a perder peso?

Hoy en el gimnasio oí a dos mujeres discutiendo acerca del efecto adelgazante de caminar. Una de ellas estaba a favor de ello: decía que caminar la había ayudado a quemar muchos kilos de grasa. La otra mujer en cambio creía que caminar era una pérdida de tiempo y que no traía ningún efecto real. En este artículo quiero hablar sobre el ejercicio de caminar y responder a la pregunta de si realmente ayuda o no a perder peso.

¿Caminar quema grasas?

Me parece que esta pregunta les sonará familiar a muchos lectores. Esto se debe a que caminar termina siendo el fundamento de muchos programas de adelgazamiento, y nos acostumbramos a su ejercicio. No obstante, siento que no hay que olvidar que muchas mujeres ponen toda su fe en las caminatas matutinas exclusivamente.

La verdad es que caminar sí funciona. Nos ayuda a quemar suficientes calorías para perder peso.

Sin embargo, hay algunas cosas que hacer para asegurarse de que las caminatas surtan efecto. Estos factores son tan importantes que es necesario conocerlos.

Cómo adelgazar caminando con estos 5 consejos:

  1. Hay que caminar antes del desayuno. Caminar es un ejercicio de muy baja intensidad. Aumenta el ritmo cardiaco pero no lo suficiente para quemar muchas calorías por sesión. Es necesario hacerlo antes del desayuno. ¿Por qué? Porque tan pronto como se le da al cuerpo algo de combustible (los alimentos), éste empieza a emplear ese combustible como energía en vez de quemar los depósitos de grasa.
  2. Hay que caminar durante 45 minutos como mínimo. Los científicos han mostrado que uno no comienza a quemar los depósitos de grasa antes de los 30 minutos de caminata. Esto significa que durante la primera media hora el cuerpo recurre principalmente a sus calorías por energía. Algo de grasa se quema en esta fase, pero es poca. Asegúrese de caminar durante al menos 45 minutos si quiere reducir esos frustrantes depósitos de grasa del trasero, los muslos, las piernas, los abdominales y la cintura.
  3. El ritmo debe ser rápido. Caminar no es pasear. Si usted quiere caminar como rutina de ejercicio para bajar de peso necesita hacerlo de modo mucho más intenso que como realiza un simple paseo por el parque. Una caminata a paso lento no tendrá ningún efecto. Pero una caminata a ritmo acelerado, con movimiento de brazos, que fuerce los pulmones, quemará muchas calorías.
  4. El ejercicio quemagrasa debe progresar. Si usted camina la misma distancia con el mismo ritmo durante la misma cantidad de tiempo cada día del año, en algún momento dejará de ver progresos. Este es uno de los errores más comunes que las mujeres cometen cuando emplean las caminatas como forma de ejercicio. Al ser de poca intensidad, hay que asegurarse de que este ejercicio sea más exigente cada vez. Si no es así, los resultados pronto comienzan a estancarse.
  5. Las caminatas tras la cena son muy eficaces. Salir a hacer este ejercicio después de cenar es una de las mejores prácticas para adelgazar. ¿Por qué? Porque el cuerpo recurrirá a las calorías consumidas en la cena que de permanecer inmóvil se almacenarían como grasa durante el sueño. Muchas mujeres han visto grandes resultados al caminar por las noches. Lo recomiendo encarecidamente.

 

Sin duda caminar quema las grasas y ayuda a adelgazar. Sin embargo, es importante tener en cuenta las anteriores recomendaciones para hacer que el proceso sea mucho más rápido y eficaz. Y recuerde que no todas las caminatas son iguales. Asegúrese de que las suyas le sirvan.

Por Diana Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *