Cocoa, aromatizante y estimulante medicinal

Muchas personas tienen la idea equivocada de que al hablar de la cocoa, se está hablando del cacao e incluso del chocolate mismo. Estos tres elementos son diferentes y es necesario conocer cuáles son sus diferencias, por mínimas que estas sean: El cacao es el fruto del árbol de la especie Theobroma cacao. La cocoa, también llamada cacao en polvo, se obtiene de la pasta de cacao, a la cual se le ha extraído casi por completo la grasa o manteca de cacao por medio de presión. Su sabor es amargo, es poco soluble y se emplea mucho en repostería.

Por su parte, el chocolate es el producto homogéneo elaborado desde de la mezcla de dos o más ingredientes como la pasta de cacao, manteca de cacao, cocoa, adicionado de azúcares u otros edulcorantes, e ingredientes opcionales como leche o sus componentes y aditivos para alimentos. Por esta razón, se puede concluir entonces, que el cacao es la base para elaborar el chocolate.

Propiedades y usos de la cocoa

Es característico de la cocoa,  su particular color chocolate oscuro y su sabor muy amargo. Lo que se recomienda es siempre utilizarla cuando así lo indique la receta,  porque al combinarla con el resto de ingredientes se logra un equilibrio casi perfecto entre aroma y sabor. En tiempos de la antigüedad, los indígenas mexicanos tostaban y rallaban la cocoa para obtener un polvo que lo mezclaban con agua y vainilla u otras especias. Se sabe, por documentos históricos,  que el emperador Moctezuma gustaba mucho de esta bebida, porque existía la creencia de que el chocolate proporcionaba a los hombres valor y sabiduría. (Foto por: millenniumpromise)

En la época de los aztecas, la cocoa era un implemento tan importante que se usaba, incluso, como moneda. El polvo de cocoa, aparte de dar sabor a algunos alimentos, tiene un alto contenido de calcio, magnesio, fósforo y potasio, minerales importantes para la contracción muscular. Además, la cocoa tiene un gran contenido de flavonoides, que son antioxidantes naturales. Aquí algunos de los usos y aplicaciones de la cocoa:

  • Aromatizante: La semilla encierra un aceite esencial que da un sabor aromático particular.
  • Estimulante: El contenido de alcaloides tales como teobromina (1.5 a 3%) y cafeína, le confiere propiedades estimulantes.
  • Medicinal: Las semillas, hojas y raíces contienen los alcaloides teobromina y cafeína que tiene propiedades diuréticas y vasodilatadoras.
  • Comestible: Como otras semillas, estas se muelen y tuestan para obtener la cocoa y el chocolate, sustancias apreciadas en la fabricación de dulces, confituras, helados y bebidas.
  • Cosmética: La mantequilla de cocoa se usa para elaborar cosméticos, perfumería. Las semillas contienen hasta 50 % de aceite. El aceite esencial contiene 50 % de linalol, un ácido alifático y algunos ésteres.

Por Manuel R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *