Cómo evitar lesionarse al correr y tipos de lesiones.

Hay una gran variedad de lesiones que se pueden tener cuando se está corriendo, desde la más común y conocida que son los calambres, hasta aquellas que normalmente ni siquiera se conocen, como la bursitis. Con los consejos que se darán a continuación, se podrán prevenir ciertas lesiones de las que se originan generalmente cuando se corre para perder peso. No hay que olvidar que mientras más y mejor informado se esté, menos probabilidades de lesionarse se tendrán.

  1. Es preferible correr despacio y escoger para ello superficies suaves.
  2. Estar listo para correr significa que se han hecho los respectivos ejercicios de calentamiento y estiramiento adecuados, hay que recordar que estos ejercicios también se realizan después de correr.
  3. Es mejor procurar no hacer esfuerzos exagerados, es preferible ser moderado.
  4. Hay que mantener una postura o manera adecuada para correr.
  5. Si se es un corredor que apenas está iniciando la actividad, es preferible no realizar recorridos difíciles ni carreras muy duras.
  6. Es aconsejable no hacer aumentos en la extensión de los recorridos muy rápido, es bueno mantenerse en un mismo tipo de y extensión de recorrido en el que se sienta cómodo.
  7. Siempre hay que emplear los zapatos deportivos adecuados para correr.

Algunas de las lesiones más comunes que se pueden presentar al momento de correr son las siguientes:

Tendinitis de Aquiles

Como su nombre lo indica, esta es una lesión que ataca el tendón de Aquiles. Consiste en una inflamación, hinchazón e irritación de este tendón, que es una especie de conexión de los músculos del talón con la pantorrilla. La manera más sencilla de solucionar la tendinitis de Aquiles, cuando este problema aparece, es descansar unos cuantos días, hasta que el dolor disminuya y desaparezca.

Rodilla del corredor

La lesión de rodilla del corredor consiste en el desgaste del cartílago en la rótula, que se puede presentar con grietas y ablandamiento. Este tipo de lesión es causante de mucho dolor y también de inflamación, puesto que el cartílago se transforma en papel de lija porque el movimiento de la rótula sobre la rodilla no se produce con suavidad. Las consecuencias más comunes que pueden llevar a sufrir de rodilla de corredor, son el ejercicio exagerado, debilidad de cuádriceps, o la utilización de zapatos desgastados o incorrectos.

La fascitis plantar

Esta lesión consiste en una hinchazón de la fascia del ligamento en el pie, que está ubicado en el extremo inferior, y se adhiere al jarrete extendiéndose hasta llegar a la bola del pie.

Los calambres

Los incómodos y dolorosos calambres, que también reciben el nombre de Periostitisis, se presentan como un dolor en la parte delantera de la pierna inferior. Se originan principalmente por la hinchazón de la vaina que rodea la espinilla. Esta lesión se da por el uso exagerado que se puede causar por caminar o correr sobre superficies muy duras, por correr en las puntas de los dedos y por practicar deportes que incluyan saltos permanentemente.

Tire de la ingle

Esta es una lesión que ataca con mucho dolor, la parte interior del muslo superior. Su origen está en la tensión del músculo interno del muslo, cuando se activa el dedo del pie. Cuando se corre es que sucede esto con frecuencia, principalmente si se corre después de que nevó o de que llovió.

Espuelas del talón

Esta lesión se explica como un gancho de hueso que se puede dar en el hueso del talón. Dichas espuelas se relacionan con la fascitis plantar. La lesión de la espuela del talón ocasiona un tremendo dolor en la parte superior del pie. Este dolor se hace mucho más intenso al estar de pie y aun más al caminar.

La fractura

La fractura se presenta cuando un hueso se rompe, esta se puede causar cuando se realizan esfuerzos repetidamente.

La bursitis

Se llama bursistis a esta lesión porque consiste en la hinchazón de la bursa. Esta bursa son sacos con líquido que se ubican entre el tendón y la piel. Otro lugar donde se encuentran es entre el hueso y el tendón. Hay sitios que se convierten en los más comunes para pedecer esta lesión: la cadera, el talón, la rodilla y el codo.

El pie de atleta

Este concepto se emplea principalmente para nombrar una forma específica de infección causada por hongos en los pies.

Los esguinces de tobillo

Cuando el tobillo sufre una torcedura, es cuando se origina un esguince, que le proporciona un gran daño a los tejidos blandos y a los ligamentos que se ubican alrededor de su propia articulación.

Síndrome de fricción de la banda iliotibial

Esta es una banda de tejido gruesa, que va desde el muslo hacia la parte de abajo sobre la rodilla, para insertarse posteriormente en la tibia. Su función básicamente es de estabilizadora por el tiempo que dure la carrera. El uso desmedido de esta banda le produce irritación, a lo que se le denomina síndrome de fricción de la banda iliotibial.

 



Por Erika Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *