5 soluciones rápidas para preparar y  servir linaza para adelgazar. La linaza se puede adquirir en presentación molida o también entera. La particularidad es que las dos tienen diferentes beneficios, siendo la molida la más conveniente en cuanto a sus propiedades mientras que la entera se puede almacenar y guardar por más tiempo. Aquí también se puede enterar de las ventajas del aceite de linaza y sus usos para bajar de peso.

¿Cómo se selecciona y se almacena la linaza para adelgazar?

Regularmente, esta linaza entera es fácil de encontrar en canastas de venta al por mayor o empacadas en contenedores. Así como se tienen en cuenta precauciones para la compra de cualquier producto al por mayor, con la linaza en canasta debe asegurarse de que esté bien cubierta y que la compra se realice en una tienda reconocida y con buena variación de sus productos, con esta medida de prevención se comprará siempre un producto fresco. Adquirida de una u otra forma, se debe comprobar que no haya humedad. Si la que se adquiere es la entera, lo ideal es almacenarla herméticamente y en un lugar lo suficientemente oscuro, seco y fresco para que se conserve en esas condiciones por un buen tiempo.

Si su preferencia es la linaza molida, adquiérala refrigerada y al vacío, porque molida se expone demasiado al deterioro por oxidación. Lo normal es conseguirla de las dos maneras, refrigerada y no refrigerada. Si la compró molida o para moler en la casa, guárdela en un empaque sellado refrigerada o congelada para que no tome sabor rancio después.

Este producto es perecedero y cuando se consigue comprado, debe hacerse en botellas opacas para ser guardada en el refrigerador. La prueba está es que debe tener siempre un sabor dulce como a nuez. Recuerde que ésta no se debe utilizar para cocinar y que solamente se agrega a las comidas luego de calentarlas previamente.

¿Se puede preparar la linaza para adelgazar? 5 consejos

Para ser consumida de manera natural, se debe moler utilizando un molino tradicional para semillas o café, de esta manera, se facilitará su digestión y se mantendrá la ganancia de su valor nutricional. Si se va a consumir con cereales cocinados o se va a agregar a un plato de granos, se debe hacer sólo después de preparado. La linaza tiene la propiedad de espesar los líquidos, si es dejada mucho tiempo, por efecto de su fibra soluble.

Ahora unas ideas muy útiles para servir la linaza para adelgazar:

  1. Agregue la linaza a los panes, galletas o panecillos.
  2. Esparza un poco de la linaza molida a los vegetales cocidos para que les de sabor a nueces.
  3. Agregue una cucharadita del aceite de linaza a los batidos.
  4. Esparce la linaza molida en el cereal frio o caliente

Características de la linaza para bajar de peso

Los compuestos glucósidos cianógenos que se encuentran en la linaza para adelgazar, aunque se encuentran en niveles normales y sin desnutrición de proteínas, no hay razones para generar una alarma, pues los investigadores aclaran que no hay contraindicaciones en su implementación. Estiman los científicos que más de dos cucharadas, es decir, unos 50 g, es una dosis muy segura y no tiene riesgo para las personas. También se descubrió que el calor que se genera al cocinar puede eliminar la presencia de los compuestos mencionados.

Lo que recomiendan los especialistas en alimentos, es que la linaza se consuma primero en porciones muy pequeñas y que paulatinamente se vaya aumentando esta dosis hasta alcanzar lo que se requiere. Esto se aclara porque muchos casos se han presentado y no es muy extraño, de consumidores que padecieron de hinchazón, flatulencia y dolores gastrointestinales. Tenga también la prevención de amentar el consumo de agua en la medida en que aumenta el consumo de fibra.

En los laboratorios, los experimentos realizados con ratones, para el caso, hembras embarazadas, originaron ciertas dudas respecto a la cantidad de linaza para adelgazar durante esta etapa. El peligro no se registró en las madres sino en las crías. Las dosis a las que son sometidos estos animales durante las pruebas, equivalen a un 10% de la dieta, es decir, 2 cucharadas de la linaza por cada 2000 calorías. Aunque los estudios que se practican en animales no pueden ser extendidos a los humanos, es sugerido a las mujeres en estado de embarazo que hagan primero una consulta con su médico de cabecera, antes de empezar a consumir la linaza para adelgazar.