Consecuencias de la Dieta Dukan que debes saber.

Veamos algunos riesgos y peligros que puede ocasionar la práctica de este régimen alimenticio del Doctor Pierre Dukan para bajar de peso. La dieta de Dukan promueve perder peso rápidamente pero a su vez tiene sus consecuencias y efectos secundarios como toda dieta consecuencias de una dieta hiperproteica (con un alto grado de proteínas) restrictiva.

  1. Desde un punto de vista médico, una dieta tan alta en proteínas puede producir una serie de efectos adversos sobre la salud:
  • Colesterol: aunque adelgazar generalmente ayuda a reducir el colesterol, las limitaciones proteicas en la dieta Dukan pueden llevar a un consumo excesivo de carnes rojas y huevos, productos que aumentan el colesterol.
  • Gota: esta enfermedad es uno de los efectos negativos de consumir muchas proteínas. Otros factores de riesgo son la herencia, la edad, el género y el consumo de alcohol.
  • Estreñimiento: limitarse a alimentarse a base de proteínas produce estreñimiento. El Dr. Dukan se percató de este problema y comenzó a recomendar beber mucha agua y comer salvado de avena. Si usted sufre de estreñimiento crónico lo más recomendable es que salte la primera fase y comience directamente con la segunda, en la que se adelgaza tanto con proteínas como con verduras.
  1. El organismo experimenta lo que llamamos síndrome de abstinencia al verse obligado a remplazar los carbohidratos por las proteínas y los depósitos de grasa corporal para obtener su energía. Los síntomas de este problema particular se parecen a los de la gripe, razón por la cual a veces se le llama “gripe de inducción”. No ocurren fiebres ni escalofríos pero se experimentan dolores de cabeza, náuseas y letargo dificultando la concentración. Afortunadamente estos problemas no suelen durar más de 2 ó 3 días y si se prevé que ocurrirán no habrá necesidad de inquietarse.
  2. Quemar grasas en vez de carbohidratos para producir energía es una situación llamada cetosis. Aunque obviamente resulta benéfica por el adelgazamiento, la presión impuesta sobre los riñones y el hígado puede llegar a ser peligrosa. Los efectos adversos normales de la cetosis son el mal aliento, un sabor metálico en la boca y un fuerte olor en la orina.
  3. La deficiencia nutricional: las primeras dos fases de la dieta Dukan son muy rigurosas en sus restricciones y, dependiendo del objetivo de peso, pueden durar algún tiempo. Esto puede solucionarse consumiendo suplementos nutricionales y asegurándose de incluir tantas verduras como se permita en la dieta. Algunos médicos no recomiendan a los pacientes con mayores problemas de sobrepeso someterse a la dieta Dukan debido a la cantidad riesgosa de tiempo que tendrán que pasar alimentándose de forma desbalanceada para ver resultados.
  4. La dieta Dukan no está diseñada para cualquier persona. Existen ciertas contraindicaciones de la dieta dukan entre las cuales hay varios tipos de personas que no deben o no les resultaría fácil adoptar este plan. Los simpatizantes del vegetarianismo, por ejemplo, no tendrán muchas opciones alimenticias. Asimismo, por cuestiones de salud no es recomendable para las mujeres embarazadas ni para quienes sufran de enfermedades relacionadas con el hígado o los riñones. Las personas que sufran celiaquía pueden adoptar la dieta siempre y cuando tengan los recursos para conseguir salvado de avena libre de gluten.
  5. Una alimentación a base de una dieta rica en proteínas es más fuerte para su bolsillo que una alimentación a base de carbohidratos. Usted puede mantenerse en esta dieta consumiendo proteínas a partir de alimentos cotidianos como huevos y leche, pero si planea llevar la dieta hasta el final necesitará incluir mayor variedad proteica: carne de cerdo, pollo, pescado y mariscos. Además, probablemente necesitará consumir suplementos nutricionales, otra inversión a considerar.
  6. El impacto sobre la vida social: la naturaleza restrictiva de las primeras dos fases de la dieta Dukan implica introducir cambios significativos que pueden convertirse en un impedimento para continuar el estilo de vida que acostumbramos.

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *