Consumir alimentos crudos si padeces de tiroides.

¿Se puede consumir alimentos crudos si uno padece de tiroides? Mucha gente tiene la inquietud de si las dietas basadas en el consumo de los alimentos crudos tienen algún efecto sobre los problemas relacionados con la tiroides como el bocio. A continuación analizaremos los pros y los contras de este tipo de dietas a base de alimentos crudos con respecto a la tiroides.

En primer lugar debemos comprender un concepto: los goitrógenos. Se trata de unas sustancias que inducen el hipotiroidismo al bloquear la absorción del yodo y la utilización de las hormonas producidas por la tiroides. Los vegetales de consumo crudo que contienen goitrógenos son la coliflor, el brócoli, las coles, los nabos, el maní, los piñones y los granos de soya. Por lo tanto lo que se recomienda en casos de problemas relacionados con la tiroides es evitar el consumo de estos alimentos de forma cruda. No obstante, los goitrógenos son sensibles al calor, por lo que las formas cocidas de estos vegetales, con la excepción de la soya, no representan riesgos considerables en cuanto a la tiroides.

Una persona que sufra algún problema relacionado con la tiroides no tiene que renunciar definitivamente a las dietas de alimentos crudos. Estos planes alimenticios no dependen al 100% del consumo crudo: también permiten pequeñas cantidades de comidas cocidas. En otras palabras, las dietas de alimentos crudos restringen pero no eliminan las comidas cocidas, de modo que lo que necesita hacer alguien que sufra problemas de la tiroides es simplemente cocinar los alimentos que contengan goitrógenos y consumir crudos los demás. Las opciones son las siguientes: evitar totalmente los goitrógenos, ya sean crudos o cocidos, o limitar su consumo de ellos a ¾ de taza diarios en su forma cocida. Observe además que la variedad de alimentos de consumo crudo que no contienen goitrógenos es muy amplia y accesible. Así, sólo con un poco de planificación y cuidado, cualquier persona aquejada por problemas de la tiroides puede comenzar a seguir una dieta de este tipo sin exponerse a riesgo alguno.

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *