¿Correr Con El Estómago Vacío Es Mejor Para Adelgazar?

Correr con el estómago vacío, ¿sí o no? Hay muchas opiniones diferentes sobre este tema. Para algunos, es una parte regular de su entrenamiento, mientras que, para otros, ejercitarse con el estómago vacío está fuera de cuestión. En el tema de hoy, vamos a echarle un vistazo a algunos mitos y mostrarle la verdad detrás de ellos.

 

1. “Ejercitarse con el estómago vacío es el mejor método para bajar de peso”

A menudo se pregona que correr con el estómago vacío es la mejor manera de quemar grasa y perder peso. Si bien es cierto que correr con el estómago vacío, si se hace de la manera correcta, puede eventualmente obligar a su cuerpo a obtener cada vez más la energía que necesita de los ácidos grasos libres, este no es el factor decisivo para perder peso.

 

El porcentaje de energía producido por la quema de grasa es bastante alto, pero el gasto energético total y, por tanto, el consumo de calorías, son relativamente bajos debido a la baja intensidad de entrenamiento. En el caso de una sesión de alta intensidad, como el entrenamiento a intervalos, el porcentaje de energía producida por la quema de grasa es significativamente menor. Sin embargo, el gasto energético total y el consumo de calorías son muchas veces más altos. Al final del día, lo que más importa en la pérdida de peso es el balance energético: si quemas más calorías de las que consumes, pierdes peso. Por lo tanto, las sesiones de trote de alta intensidad son preferibles a correr con el estómago vacío cuando se trata de perder peso.

 mujer corriendo en el parque_resize

2. “Ejercitarse con el estómago vacío conduce a la pérdida muscular”

La opinión general en el gimnasio es que ejercitarse sin desayuno conduce a la pérdida muscular. Pero no se preocupe, sus músculos no desaparecerán de inmediato. A menudo se asume erróneamente que, sin la ingesta de alimentos, el cuerpo carece de los carbohidratos y la glucosa (azúcar) necesarios para una sesión de entrenamiento en la mañana. Según este punto de vista, el cuerpo se ve obligado a descomponer la proteína muscular para obtener la energía que requiere. En otras palabras, el cuerpo pierde músculo.

Pero esto no es exactamente 100% preciso: el cuerpo almacena glucosa en forma de glucógeno (forma almacenada de azúcar) en el hígado y los músculos. Durante el transcurso de la noche, los niveles de insulina (la cual ayuda a las células a absorber el azúcar e inhibe la pérdida de grasa) del cuerpo y el glucógeno hepático disminuyen. Pero el cuerpo todavía tiene las reservas de glucógeno muscular. Así que cuando comienza su carrera matutina, su cuerpo obtiene inicialmente su energía del glucógeno almacenado en sus músculos.

 

Pero a medida que su entrenamiento continúa, las reservas de glucógeno – o simplemente, carbohidratos – en sus músculos prácticamente se agotan. Por lo tanto, su cuerpo se ve obligado a encontrar una fuente diferente de energía y recurre cada vez más a los ácidos grasos libres como combustible.

Si ahora aumenta la intensidad de su entrenamiento, su cuerpo, a fin de compensar la falta de glucógeno y el suministro insuficiente de energía de las grasas, también obtendrá la energía que necesita mediante la descomposición de proteínas (es decir, aminoácidos). Sólo entonces corre el riesgo de perder músculo. Sin embargo, la mayoría de los corredores ya habrán detenido su entrenamiento para entonces. Una deficiencia masiva de glucógeno normalmente va acompañada de síntomas como mareos, debilidad y fatiga.

 

3. “Correr con el estómago vacío aumenta su resistencia”

Los entrenamientos con el estómago vacío no son una buena idea para los atletas recreativos que quieren mejorar su rendimiento. La duración y la intensidad del entrenamiento están severamente restringidas por la falta de glucógeno. Por lo tanto, el estímulo de entrenamiento planeado es bastante bajo. Un entrenamiento de alta calidad que dura más tiempo y a mayor intensidad es mejor para aumentar su rendimiento.

 

Los estudios científicos en atletas profesionales han demostrado que se pueden lograr efectos muy positivos mediante entrenamientos específicos con las reservas de glicógeno previamente vaciadas. Esto hace que su cuerpo optimice y economice su metabolismo de grasa. El cuerpo aprende a hacer más con el glucógeno almacenado en los músculos. Sin embargo, no hay evidencia sustancial que demuestre que esto conduce a un mejor rendimiento de carrera. Al mismo tiempo, es importante tener en cuenta que el entrenamiento regular con las reservas de glicógeno previamente vaciadas puede afectar negativamente su salud.

 

Incluso si existen métodos más eficaces de perder peso o mejorar la resistencia, correr con el estómago vacío puede agregar algo de bien recibida variedad a su entrenamiento. Este tipo de entrenamiento es especialmente adecuado para las personas madrugadoras que quieren terminar su entrenamiento antes del desayuno.

 

Así que, si quiere correr con el estómago vacío, esto es lo que le recomendamos:

  • Dependiendo de su nivel de condición física, su carrera debe durar entre 40 y 60 minutos.
  • Debe beber un vaso de agua antes de su carrera.
  • Elija una intensidad baja (como de una carrera de recuperación o a ritmo de conversación).

 

Nuestro consejo: Para su desayuno después, asegúrese de aprovechar la ventana anabólica (también conocida como la “ventana abierta”) en los primeros 30 minutos después de su entrenamiento. Durante este tiempo, su cuerpo puede absorber los nutrientes más rápido de lo habitual. Esto significa que puede reponer óptimamente sus reservas vacías.

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *