Cualidades del ácido fólico para el desarrollo cerebral

El ácido fólico también es conocido como Folato, folacina o vitamina B9. Le colabora al organismo en la importante labor de producir y mantener nuevas células. También es esencial para prevenir la aparición del cáncer por su capacidad para detectar los cambios de ADN.

Esta vitamina del complejo B puede obtenerse de manera artificial para enriquecer algunos alimentos  y para la elaboración de suplementos vitamínicos. En forma de medicamento, el folato sirve para la deficiencia del mismo así como para ciertas clases de anemia que se originan justamente por la carencia de ácido fólico. Junto con otros medicamentos, el ácido fólico se implementa para el tratamiento de la anemia perniciosa.

Fuentes naturales de vitamina B9 o folato

Ácido FólicoEl ácido fólico se encuentra de manera natural en alimentos como la naranja, las lentejas, los guisantes, los frijoles secos, los productos de trigo, salvado y granos integrales, verduras, brócoli, espinaca, que también sirve para adelgazar, coles de Bruselas, remolacha, espárragos y en gran cantidad en el hígado de vaca, carne de ave, cerdo y mariscos. Algunos cereales que se toman en el desayuno, están enriquecidos con el folato.

Beneficios del folato en el organismo

  • El folato junto con la vitamina C y la vitamina B12, le sirve al cuerpo para digerir y sintetizar las proteínas nuevas, cada vez que el organismo lo necesita. También es importante en la producción de glóbulos rojos, además de la síntesis de ADN o ácidos nucleicos. Trabaja en la adecuada función celular y en el desarrollo de los tejidos, la formación de ácidos digestivos y para aumentar el apetito.
  • El consumo de ácido fólico reduce el riesgo de deficiencia del tubo neural en los recién nacidos. Las consecuencias de un tubo neural que no haya madurado en el feto, podrían causar anencefalia, o muerte cerebral, y la espina bífida, que ocasiona parálisis infantil, con problemas de aprendizaje y falta de control de esfínteres. Todo esto es evitable con un consumo regular de ácido fólico desde el primer mes de embarazo y hasta por lo menos el tercer mes de gestación. De cualquier manera, siempre será mejor consultar a un médico especialista quien determinará la cantidad de ácido fólico que la embarazada debe ingerir.
  • El folato o vitamina B9, así como las otras vitaminas del grupo b, protege los órganos y con ello asegura los buenos procesos que debe desarrollar el organismo. El consumo de ácido fólico mantiene elevadas las defensas del cuerpo y por lo tanto previene la aparición de enfermedades. Evita lo que se conoce como anemia megaloblástica, que quiere decir un aumento de tamaño de las células y su inutilidad en funciones vitales.
  • También resulta importante en la formación de S-adenosil metiotina, que al convertirse en la molécula glutatión, actúa en la desintoxicación del hígado. Si esta sustancia no recibe ácido fólico para convertirse en glutatión, se corre el riesgo de que se transforme en homocisteína, un radical libre que intoxica las paredes celulares ocasionando problemas en los vasos sanguíneos.
  • La homocisteína puede dar inicio a las enfermedades coronarias como la arteriosclerosis. Las dosis diarias de ácido fólico pueden servir como tratamiento de este tipo de padecimientos.

Dosificación adecuada:

Las investigaciones han demostrado unas cantidades de folato mínimas para las funciones vitales de las personas, estas son: Bebés hasta los 6 meses de edad: 65 microgramos al día. Bebés entre 7 y 12 meses: 80 microgramos al día. Niños de 1 a 3 años: 150 microgramos al día. De 4 a 8 años: 200 microgramos al día. De 9 a 13 años: 300 microgramos al día. Hombres desde los 14 años: 400 microgramos al día. Mujeres entre 14 y 50 años: 400 microgramos al día + 400 microgramos de suplementos o comidas fortificadas. Mujeres mayores de 50 años: 400 microgramos al día.

Deficiencia de ácido fólico

Pueden presentarse algunos síntomas que indicarían una carencia de ácido fólico en las personas. Entre los más destacados se tienen:

  • La anemia
  • Anemia perniciosa
  • Úlceras bucales, diarrea, úlcera péptica
  • Inflamación de la lengua
  • Aparición de canas
  • Retraso en el crecimiento

En caso de exceso qué puede pasar

Los síntomas regulares de una sobredosis de folato son la debilidad, cansancio, sensación de aturdimiento, problemas para concentrarse, entumecimiento, hormigueo y dolor de la lengua y la boca. Con cualquiera de estos síntomas, lo mejor es buscar ayuda de un profesional de la salud.



Por Manuel R. B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *