Cualidades medicinales de la planta y las hojas de laurel

El árbol de donde se cortan las maravillosas hojas de laurel se denomina Bahía de Laurel y es un árbol pequeño de la familia Lauraceae. No excede la altura de 10 m. Tiene hojas duras lanceoladas, de color verde oscuro, de entre 7 y 12 cm de largo. Es una planta dioica (unisexuales), significa que la flores masculinas y femeninas aparecen en diferentes plantas.

Estas poderosas hojas utilizadas para tratamientos medicinales, fueron consideradas por los emperadores romanos como un símbolo de la victoria. Su distribución se realiza en toda la zona mediterránea, por lo que se le denomina laurel del mediterráneo, llorero y laurel de condimento. La mayoría de la gente está familiarizada con que el laurel y otras plantas, son hierbas culinarias utilizadas con fines alimenticios y deitéticos, en sopas y guisos de temporada, pero también tiene una extensa reputación como una hierba medicinal.

Propiedades de la hoja de laurel en la salud corporal

Laurel para el tratamiento de diabetes

Son conocidos los efectos de las hojas de laurel sobre la glucemia y su disposición en las personas y pacientes con diabetes tipo 2. El consumo diario de 1 a 3 g de la hoja de laurel durante 30 días representa una caída en la sangre de glucosa, colesterol y triglicéridos. Pero las hojas de llorero no sólo mejoran la función de la insulina, al mismo tiempo reduce los riesgos de la enfermedad cardíaca. Debido a que la diabetes aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, este hecho le adjudica propiedades muy positivas.

Hojas de laurel como eficaz antiséptico

El laurel de condimento tiene la capacidad de convertirse en un antiséptico, expectorante, carminativo e incorporar al organismo efectos antiespasmódicos. Las lactonas sesquiterpénicas, que le proporcionan el sabor amargo del principio, tienen también una acción estimulante del apetito, digestivo y colagogo. Se utiliza externamente como rubefaciente y alérgeno debido a su contenido de aceite esencial, que también es repelente a los antimicrobianos y los insectos.

Llorera para artritis y reumatismo

Las propiedades medicinales del laurel son muy valoradas por las personas mayores que lo utilizan para aliviar el dolor en las articulaciones por artritis, por reumatismo y los dolores musculares de los ancianos. La eficacia hoja de laurel en el tratamiento de muchas de las condiciones para las que originalmente se utilizó, aún no ha sido probada, pero la ciencia moderna ha encontrado aplicaciones sorprendentes que pueden tener un lugar en la medicina moderna.

Para la cicatrización de heridas

Un cataplasma de hoja de laurel podría ayudar a sanar las heridas. Estudios realizados en animales comprobó que el extracto de hoja de laurel acelera el cerrado de las heridas y ofrece una curación de la misma en varios días. Las investigaciones recientes han establecido que el extracto de la hoja de laurel tienen actividad antimicrobiana frente a algunos de los patógenos más comunes, incluyendo Aspergillus fumigatus y Candida albicans.

Lucha contra la anorexia

La planta de laurel y sus hojas, ayudan a combatir los problemas de La anorexia, dispepsia hiposecreción, espasmos gastrointestinales, hinchazón, bronquitis crónica, enfisema y asma. También hace parte de las plantas y hierbas que sirven para los problemas gastrointestinales, y utilizada por vía tópica, colabora con la estomatitis, faringitis y sinusitis. El aceite obtenido de los frutos del laurel, se utiliza para la osteoartritis inflamatoria y la pediculosis.

Precauciones para el uso del laurel

Son varios los tipos de plantas que tienen el nombre de hojas de laurel, pero la única que tiene todas las condiciones descritas anteriormente, es la Laurus nobilis. Las hojas de cualquier otra planta seguramente no tienen los mismos beneficios para la salud, incluso pueden llegar a ser tóxicos. Se recomienda no administrar aceite de laurel a niños menores de seis años ni a personas con alergias respiratorias o con hipersensibilidad conocida a éste u otros aceites esenciales.



Por Manuel R. B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *