Lista de alimentos que constituyen una dieta líquida o blanda

Durante el tiempo que se está realizando un tratamiento para problemas como la inflamación ulcerativa del esófago, los intestinos, el estómago o cualquier otra enfermedad de las que se nombrarán en este artículo, es aconsejable llevar un menú consistente en dieta blanda, que garantice el consumo de todos los nutrientes que requiere el organismo, entre tanto se disminuyen los malestares físicos y la irritación e inflamación de los órganos mencionados. No obstante, hay que aclarar que no todas las dietas blandas o líquidas son similares, como tampoco tienen que ser aburridas. A continuación, una carta especial de alimentos que no irritan el estómago.

¿Puede planearse una dieta líquida o blanda?

Por supuesto que sí. Sucede lo mismo que con cualquier otro tipo de dieta alimenticia. Se necesita una planeación y preparación adecuada pensando a futuro, para desarrollar una nueva dieta, en esta ocasión líquida. La primera recomendación si va a cambiarse a una dieta líquida o blanda, es consultar a su médico de cabecera, para no tener sobresaltos después. La dieta blanda también exige un control riguroso para analizar sus propiedades nutricionales. Una enfermedad con úlceras, normalmente lleva a una pérdida de sangre y por consiguiente a una disminución considerable de hierro, esta situación requiere el suministro de suplementos nutricionales.

Para la preparación de su lista de dieta blanda, tenga en cuenta lo siguiente:

  1. El estilo de vida
  2. Procurar la eliminación de irritantes gástricos: El café descafeinado, el té, la cafeína del café,  las bebidas carbonatadas, el chocolate, la cocoa y otras tantas sustancias que provocan irritación, como el alcohol, la pimienta, el chile en polvo y los medicamentos específicos.
  3. La intolerancia de la persona a algunos alimentos

Lo controvertido de esta dieta ha sido determinar la cantidad de comidas que se deben ingerir durante su implementación. Voces expertas han sugerido un número de tres comidas en el día y nada más, argumentando que los bocadillos y aperitivos son provocadores de la secreción de ácido. De cualquier manera, lo ideal es preguntarle al médico que lo conoce y que seguramente le sabrá aconsejar al respecto. Existe una gran disponibilidad de alternativas para acompañar una dieta blanda.

La dieta blanda que incluye seis comidas

Esta alternativa de dieta blanda tiene un objetivo conservador en el tratamiento de enfermedades de úlcera activa. Consiste en introducir comidas pequeñas para disminuir la distención y la acidez gástrica. Conviene evitar los siguientes alimentos:

  1. Los Alimentos fritos
  2. Los Cereales de grano entero
  3. Los vegetales del grupo de la col
  4. El chocolate
  5. Las semillas
  6. La cafeína (mencionada antes)
  7. Las bebidas gaseosas
  8. Las nueces
  9. El Bouillon y caldos
  10. Los frijoles secos y guisantes
  11. Los panes de grano entero
  12. Las carnes grasas

La dieta blanda muy saludable

En esta dieta blanda modera un poco la lista de alimentos, al tiempo que reduce la cantidad de comidas a sólo tres, pero registra un aumento de la cantidad de alimentos por cada comida. Los alimentos que no deben ser incluidos para esta dieta son:

  1. El chocolate
  2. Las semillas
  3. La cafeína
  4. Las frutas secas
  5. Las nueces
  6. El bouillon y caldos
  7. Los panes de granos integrales y cereales

 

Dieta blanda, sana y sin estimulantes

Para alcanzar los objetivos de esta dieta, se hace necesaria la eliminación de los alimentos que causan la irritación de la mucosa gástrica. Los alimentos que se prohíben aquí, son los mismos que se describieron en la “preparación de su lista blanda” de más arriba, aunque se hace la excepción del café descafeinado, que así como puede ser eliminado, también puede ser permitido. Algunos estudios encontraron que este café descafeinado puede causar:

  1. Presión del esófago que ocasiona reflujo de ácido gástrico en el esófago
  2. Aumento de la secreción de ácido gástrico

Se concluyó que si el café descafeinado logra ser tolerado por el organismo, le puede ser permitido al paciente.

¿Qué opción se sugiere para un menú de dieta blanda?

Al momento de escoger los alimentos que pueda incluir en la dieta blanda, hay que preferir los de sabores y texturas suaves. Aquí una opción:

Para el desayuno

  • Carne o sustitutos de la carne
  • Cereal con leche
  • Jugo de frutas
  • Pan
  • Bebidas

Para el almuerzo

  • Carne o sustituto de la carne
  • Vegetales
  • Sopa
  • Pan
  • Bebidas
  • Jugo de frutas
  • Postre

Para la cena

Carne o sustituto de carne

  • Vegetales
  • Jugo
  • Bebidas
  • Pan
  • Postre

Lo que se come no trabaja de manera solitaria en una dieta, ésta, por ejemplo, puede no ser útil en condiciones como:

  1. Hiperacidez
  2. Úlceras pépticas
  3. Trastornos gastrointestinales
  4. Enfermedad crónica de las úlceras
  5. Gastritis
  6. Hemorroides

Es importante entender que no todos los alimentos que se consumen tienen las mismas funciones y los mismos impactos en las personas. Lo dice la Asociación Dietética Americana, cuando aclara que es tan trascendental la forma como las personas comen, como los alimentos que consume. Por eso es aconsejable hacer mediaciones a cualquier tipo de dieta que se haga, incluida la líquida o blanda, ya que los alimentos responden de manera diferente y según los individuos. También la asociación insiste en lo siguiente:

  1. Masticar muy bien los alimentos y comerlos lentamente
  2. Descansar antes y después de las comidas
  3. Evitar comer alimentos con temperaturas extremas (Muy calientes o muy fríos)
  4. Evitar las preocupaciones y los conflictos emocionales al momento de comer

Se trata de vivir cuando es necesaria una dieta blanda

Una dieta líquida o blanda se prescribe por un médico porque se está padeciendo de complicaciones intestinales, úlceras u otras dolencias de salud. Debe ser de este tipo, blanda, porque contiene muy poca fibra y es suave y levemente picante. Así como esta dieta debe ser sugerida por un médico,  su duración, permanencia y terminación, debe estar también autorizada por un médico, no antes. Mientras la esté aplicando en su organismo, hágalo con entusiasmo y mantenga una dieta balanceada y que asegure una nutrición adecuada. No se le olvide que cuando se come, se hace para poder vivir.