Dieta para diabéticos y control del azúcar en la sangre.

Esta es una dieta para diabéticos que te va a ayudar a nivelar y regular el azúcar en la sangre .Según los expertos en temas nutricionales, una dieta específica para los enfermos de diabetes no existe, para tratar este tipo de enfermedades, desde el importante tema de la nutrición, se deben seguir las indicaciones nutricionales de la pirámide de alimentos, haciendo especial énfasis en el consumo de los carbohidratos. Los pacientes de diabetes tienen que comer a la misma hora cada día y en las mismas cantidades para no descompensar los niveles de azúcar en la sangre. Por eso, los médicos recomiendan, para esta enfermedad, mucha atención en la nutrición como parte fundamental de su tratamiento.

¿Cómo inicia el tratamiento nutricional de la diabetes?

El inicio de una dieta para diabetes es más difícil si no se tiene algún tipo de experiencia en estas dietas, incluso antes de haber sido diagnosticado. Por eso, la American Dietetic Association, ha realizado las siguientes recomendaciones:

Es de gran utilidad, consumir verduras y frutas frescas a diario. Una buena opción es ingerir vegetales crudos para la hora del almuerzo o para algún bocadillo. Funciona también como aperitivo un pedazo de fruta o verduras agregadas a los guisados, al chile o a los platos salteados.

Alimentos como las judías cocidas y las legumbres, son de los más abundantes en fibra soluble, especial en el tratamiento de la diabetes. Las fibras solubles ayudan a retardar o mitigar la absorción de glucosa en los intestinos, de manera que son muy recomendadas para las personas que sufren de diabetes, estas fibras las pueden encontrar fácilmente en algunas semillas, frutas y verduras. Por su parte las fibras insolubles, por ejemplo, la del salvado, los frutos secos y los cereales integrales, son limpiadores del intestino y del tracto gastrointestinal inferior.

Se debe consumir mayor cantidad de almidones, como cereales y vegetales con almidón y pan, por lo menos 6 porciones o más cada día. El desayuno puede ser un bagel con una cucharadita de jalea o cereal con leche descremada. El almidón también se encuentra en los frijoles o garbanzos para las ensaladas o guisos o también el frijol negro cocido.

No es necesario abandonar el dulce, por el contrario, éstos y las azúcares deben consumirse pero con moderación. Por supuesto que deben ser incorporados a la dieta de indice glicémico máximo para una o dos veces en la semana. Un delicioso postre puede ser dividido mientras se disminuyen la grasa, las calorías y el azúcar.

Si usted es diagnosticado con diabetes, debe realizar un plan de comidas en compañía de un dietista. Con una buena descripción de sus gustos y preferencias a la hora de comer, su peso y demás condiciones médicas que tenga, fuera de la diabetes, conociendo cómo es su estilo de vida y medicamentos que tome, un dietista especializado construirá con usted una dieta para diabéticos que no le presente mayores dificultades y que, además, le proporcione prácticamente los mismos placeres en la comida que siempre ha tenido.

¿Para qué sirve tener un peso y un estilo de vida saludables?

Quienes sufren de diabetes saben que es muy importante lograr y conservar un peso saludable. Ese control del peso resulta vital para diabetes tipo 2 porque el exceso de grasa le hace más complicado al paciente la utilización de su insulina. Por ejemplo, Si se pierden entre 10 y 20 libras, teniendo sobrepeso, es más sencillo controlar el azúcar en la sangre al punto de no necesitar, o por lo menos llegar a disminuir, el consumo de medicamentos.

La diabetes y el cigarrillo, simplemente no pueden ir juntos, fumar complica todavía más las dolencias de la diabetes. El problema con el cigarrillo es que genera flujo sanguíneo en los pies y piernas, situación que, al agravarse, puede concluir con la amputación de los miembros. Por esa razón, seguramente un médico le pedirá que deje de fumar, si lo ha diagnosticado con diabetes.

Siguiendo con el tema del cigarrillo, su consumo en la diabetes disminuye el flujo sanguíneo todavía con más consecuencias. Se originan problemas con la potencia sexual de hombres, esto porque el colesterol malo o LDL,  en niveles superiores, incrementa las posibilidades de sufrir ataque cardiaco y accidente cerebrovascular. Nuevamente es bueno alertar, si ya tiene diabetes y además fuma, por favor deje de hacerlo.

En cuanto a la ingesta de alcohol, si el azúcar en la sangre está controlado puede permanecer dentro de su plan alimenticio sin problema, sobra advertir que en pequeñas cantidades. Recuerde que consumir alcohol sin haber comido antes es causante de hipoglucemia. Como el alcohol tiene la capacidad de producir algunos problemas adicionales a la diabetes, lo mejor es preguntar al médico cuánta cantidad es permitido ingerir en el plan y cuánto de eso se puede mantener.

¿Tener diabetes obliga a controlar grasa, carbohidratos y azúcar?

Cuando se es diagnosticado con diabetes, se deben asumir varios cambios en la forma de vida que se llevaba y lo más indicado es comenzar con una dieta para diabéticos. Con ello vienen preguntas como si se deben abandonar definitivamente los carbohidratos, el azúcar y la grasa.

Cada grupo de alimentos son descompuestos por el organismo en diferentes ritmos o velocidades. Por lo general los carbohidratos demoran entre 5 minutos y 3 horas para digerirse. Por su parte las proteínas demoran entre 3 y 6 horas para descomponerse y la grasa puede tardarse entre 8 y hasta más horas para lograrlo. Por esta razón cada alimento puede tener impactos diferentes en el azúcar de la sangre. U n bue ejemplo es el del helado y las patatas, que siendo el primero más alto en grasa que el segundo, demora más en aumentar los niveles de azúcar en la sangre que las patatas. Sin embargo, no siempre hay que despedirse de antojos deliciosos como postres y dulces, éstos se pueden consumir una o dos veces a la semana y en porciones pequeñas.

La técnica de contar los carbohidratos puede ser útil para realizar un control de los mismos. Esto quiere decir que usted debe contar el número de gramos de carbohidratos que se puede comer, ya sea en la merienda o en una comida en perfecta concordancia con sus rutinas de ejercicio y con su medicamento. De esta manera, sabrá siempre cuándo y cómo ingerir los carbohidratos adecuados. Puede llevar su propio libro para el conteo de carbohidratos, lo puede incluso adquirir con facilidad, pero esta tarea requiere que usted pida ayuda al educador o al médico dietista, para que se convierta en un experto del conteo y control de carbohidratos.

Se sugiere que las personas con diabetes reduzcan la grasa hasta un 30 por ciento por debajo del total de calorías cada día, esto se logra ingiriendo menos grasa saturada y en general menos grasa. ¿Por qué se sugiere? Porque estas personas tienen mayor posibilidad de padecer problemas cardiacos. Preferir porciones pequeñas de pescado, de pollo y de carnes magras, también es tarea de los pacientes diabéticos, además de consumir productos lácteos sin grasa o bajos en grasa. Dietas con bastante ingesta de proteína como la Atkins, son altas en grasa y no son para nada recomendables en pacientes con diabetes.

Todo cambio lleva su tiempo y un proceso de adaptación y aprendizaje incluidos, para los diabéticos no hay excepción, tiene que modificar sus estilos de vida que con ayuda, paciencia y algo de práctica, se logra llevar con satisfacción la dieta para diabetes y el de azúcar en la sangre, en sus niveles adecuados.

 



Por Diana Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *