Dieta para el hipertiroidismo

Una dieta para el hipertiroidismo varía según la causa subyacente de la enfermedad. Esta enfermedad hace que la glándula tiroides aumente su tamaño y producción en exceso, resultando en un aumento de hormonas en el torrente sanguíneo. Aunque la dieta y el ejercicio no curan este trastorno, la alimentación puede jugar un papel importante para él.

 

Dieta para el hipertiroidismo

 

Si ha sido diagnosticado con hipertiroidismo, puede que se pregunte qué puede hacer al respecto y si una dieta puede influir en su enfermedad. La verdad es que en la mayoría de los casos, un plan alimentario tiene muy poco que ver con su evolución, aunque en casos poco frecuentes, es un factor que influye en su desencadenamiento. A continuación se presentan dos de esas razones.

 

  • Un alto consumo de yodo – Aunque no es común, se han dado casos que el hipertiroidismo es inducido por la ingesta de yodo. Aunque este componente es un ingrediente común en la sal de mesa, por lo general la mayoría de personas con hipertiroidismo a causa de esto desarrollan la condición como resultado de tomar suplementos o suplementos vitamínicos que lo contengan. Cuando se desata la enfermedad, es posible invertir las condiciones mediante la eliminación de exceso de yodo en la dieta.
  • El consumo de hormonas tiroideas – En otro caso poco común, estos trastornos pueden aparecer como resultado del consumo de alimentos, generalmente carnes, que estén contaminados con tejidos de la tiroides que contienen hormonas.

 

Vínculo con la enfermedad celíaca

 

Otra conexión de esta dieta tiene que ver con otro trastorno llamado enfermedad celíaca. Las personas que padecen este problema son más propensas a desarrollar la enfermedad de Graves, un trastorno autoinmune que es la causa la mayoría de los casos de hipertiroidismo. También aquí la enfermedad no se puede revertir con una dieta, pero puede ser mejor manejada por medio de un plan alimenticio libre de gluten, la proteína que causa enfermedades graves en pacientes celiácos.

 

Cómo el hipertiroidismo hace perder peso

 

Uno de los primeros síntomas de esta enfermedad es que uno adelgaza. Esto resulta porque las glándulas tiroideas con su sobreproducción afecta el metabolismo de la persona afectada. Las personas que buscaban perder kilos quizás se sientan alentadas por esto. Sin embargo, es importante consultar a un médico de inmediato si está reduciendo su talla inesperada o inexplicablemente. Controlando esta enfermedad y por medio de medicamentos, se puede dejar de adelgazar y recuperar el peso perdido.

 

Otros síntomas de la enfermedad incluyen:

 

  • Ansiedad e irritabilidad
  • Agitación
  • Dificultad para dormir
  • Adelgazamiento del cabello
  • Sudoración
  • Aumento del número de deposiciones
  • Flujo menstrual delgado
  • Crecimiento de los ojos

 

La otra cara de la moneda

 

A menudo el hipertiroidismo es confundido con otra enfermedad llamada hipotiroidismo, en el que el individuo experimenta una deficiencia de la hormona tiroidea. Esto puede producirse cuando las personas no consumen suficiente yodo. Debido a que este componente actualmente es un ingrediente común en la sal de mesa, los casos de hipotiroidismo son muy raros.

 

Tratamiento

 

Hay varias maneras de tratar el hipertiroidismo. Los medicamentos prescritos pueden ser utilizados para disminuir la producción de las hormonas tiroideas, y también pueden utilizarse otros medicamentos para tratar los síntomas. En casos más extremos, puede realizarse una cirugía para extirpar toda o una parte de la glándula tiroides. Uno de los tratamientos más comunes es una ingesta única de yodo radioactivo, que mata las células en la glándula, deteniendo la producción de hormonas de forma definitiva. Aunque este tratamiento no es adecuado para todas las variantes de la enfermedad, se considera una solución satisfactoria para muchas personas.

 

Aunque no hay una dieta infalible para curar la enfermedad, hay muchas formas en que una dieta sana y equilibrada puede apuntar al bienestar general de una persona con este trastorno.

Por Kevin G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *