Dieta para eliminar la celulitis. Rápida y efectivamente.

Una dieta para eliminar la celulitis de piernas y caderas rápidamente. En su búsqueda por la mejor dieta anticelulítica seguramente usted se habrá topado con una cantidad abrumadora de información. Hay demasiadas dietas, demasiados expertos, demasiadas guías para que las personas logren identificar lo verdaderamente valioso. Desafortunadamente, mientras más tiempo empleamos en la búsqueda y prueba de cada nueva dieta, menos tiempo nos queda para lograr resultados reales.

Para poder poner en práctica una dieta anticelulítica hay que empezar por comprender el problema a combatir. Hay mucha confusión al respecto. Cuando entendemos lo que causa esta grasa acumulada en nuestros muslos y caderas principalmente, podemos saber como acabar con la celulitis de una vez por todas y diferenciar entre aquello que da resultados y aquello que no.

Las causas de la celulitis para corregirla son:

  1. Exceso de grasa almacenada de forma desbalanceada (los hoyuelos o piel de naranja).
  2. Mucho estrógeno y muy poca testosterona, esta es la razón por la que nosotras las mujeres padecemos más este problema en comparación con los hombres. Esto se debe a que naturalmente las mujeres segregamos hormonas de estrógeno y los hombres, la testosterona en mayor cantidad.
  3. Circulación sanguínea reducida.
  4. Daños en los capilares sanguíneos (las venas pequeñas, también puede tratarse de varices)
  5. Poca tonificación muscular y falta de ejercicios para reducir la celulitis y la grasa corporal.
  6. Producción reducida de colágeno, que es lo que mantiene nuestra piel sana, suave y sin hendiduras.

Importante: el ejercicio para bajar de peso es la única manera de tonificar los músculos. Ninguna dieta para adelgazar puede lograr esto por sí sola. La mejor solución es saber combinar lo uno y lo otro. Un buen plan alimenticio nos ayudará a ejercitarnos con mayor energía y a recuperarnos mejor tras cada sesión, lo que garantiza resultados más rápidos.

Resultados de una dieta para la grasa de las caderas en cada caso:

  1. El exceso de grasa: una buena dieta debe reducir los niveles de azúcar en la sangre y permitirnos consumir menos calorías sin dejar de satisfacer el apetito.
  2. Desbalance de estrógeno/testosterona: incluir grandes cantidades de grasas saludables.
  3. Mala circulación: reducir el consumo de las grasas saturadas de origen animal (no las grasas saturadas de origen vegetal).
  4. Daños en los capilares: disminuir el consumo de las grasas saturadas de origen animal.
  5. Tonificación muscular pobre: las dietas para reducir la celulitis deben proveer cantidades apropiadas de nutrientes para que el cuerpo disponga de la energía necesaria para hacer ejercicio de forma eficaz.
  6. Poca producción de colágeno: darle al organismo todos los aminoácidos y antioxidantes.

¿Y cuál dieta contra la celulitis puede lograr todo esto?

La mejor dieta para combatir la celulitis debe mantener un balance entre los siguientes grupos alimenticios: proteínas, carbohidratos, verduras y grasas.

Excluya cualquiera de estos grupos y verá las consecuencias. Así comprendemos por qué aquellas dietas rápidas y famosas que dependen de la prohibición de grupos alimenticios completos son imposibles de continuar a largo plazo y crean un efecto rebote en aquellas personas que las practican.

Veamos lo que pasa cuando nos privamos de consumir los tipos de alimentos mencionados:

  1. Proteínas: el apetito aumenta drásticamente.
  2. Carbohidratos: no hay energía, el ejercicio se vuelve extremadamente arduo.
  3. Verduras: la inmunidad del organismo pierde su capacidad.
  4. Grasas: la testosterona se reduce.

Estos son sólo algunos de los efectos positivos de empezar una dieta para eliminar la celulitis a largo plazo. Lo más recomendable es seleccionar un elemento de cada grupo para incluir en cada comida. La única excepción debe ser la última comida del día, pero volveremos a esto más adelante.

Para empezar de inmediato, he aquí algunas posibilidades saludables para cada grupo:

Proteínas: salmón salvaje, tofu, ostras, pollo, queso bajo en grasas.

Carbohidratos: diferentes clases de fríjoles, garbanzos y lentejas.

Verduras: col rizada, acelgas, endivias, mostaza parda u oriental, lechuga roja.

Grasas: linaza, aceite de macadamia, aceite de oliva, nuez de Brasil o coquito brasileño.

La clave aquí es no complicarse. Mientras más complicado sea un plato menor será la adherencia de sus nutrientes en nuestro organismo. Es recomendable optar por subconjuntos cárnicos que provean suficiente variedad, sin excederse, y consumirlos regularmente. Con el tiempo la preparación de estos alimentos se volverá automática para usted. Ahorrará tiempo y dolores de cabeza. Así se diseña una dieta para no tener celulitis que funcione. Compare este método con aquel de preparar una comida “saludable” diferente cada vez que nos da hambre: este último es ineficaz y además nos hace perder tiempo.

Alimentarse según esta guía para perder peso reducirá el apetito y nos dará menos hambre durante el día. Será mucho más sencillo evitar el exceso de calorías de este modo. Ni siquiera notará la diferencia. Sin embargo, es necesario llevar un control de las porciones. Saludable o no, cualquier alimento en exceso es perjudicial. Frente a esta necesidad, el método más sencillo es llevar un “diario” alimenticio durante dos semanas. Después de esto podrá determinar si necesita aumentar o reducir el consumo de cada alimento dependiendo de la cantidad de grasa que registre.

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *