Dieta Scarsdale de corto plazo para adelgazar más rápido

Esta dieta adelgazante creó una gran sensación desde el mismo momento de su aparición, en los Estados Unidos, por allá por 1979. Ha sido tan popular que muchas otros planes de dieta la han plagiado y hasta suplantado, dentro del boom de dietas rápidas y fáciles que aparecieron desde esa misma fecha. Pero con todo y esto, la dieta Scarsdale continúa siendo una de las mejores opciones a corto plazo que existen, que son enfocados, principalmente, hacia los alimentos. Aquí se hablará más a fondo de esta dieta y cómo se puede implementar mejor, para perder peso con mayor rapidez.

¿Cuáles son las características de la dieta Scarsdale para bajar de peso?

Su implementación como dieta para adelgazar consta de dos partes, cada una de estas fases contiene unas guías específicas que deben ser implementadas al pie de la letra y sin ninguna clase de alteración. Para comenzar, esta dieta es baja en carbohidratos, baja en calorías, baja en grasas y alta en proteínas. Sus propiedades regulares de macronutrientes son establecidos así: 22.5% de grasa, 34.5 de carbohidratos y 43% de proteína. Haciendo una comparación con las dietas promedio que se practican en los Estados Unidos, que equivalen a 45% de grasa, 45% de carbohidratos y 10% de proteínas, la dieta Scarsdale equivale a que sus practicantes se enfrentan a un severo cambio de sus hábitos alimenticios.

Primera Fase de la dieta scarsdale: Fase médica para adelgazar

Esta fase tiene que ver con una serie de menús durante el día, que deben seguirse por espacio de dos semanas. A estos menús no es posible añadirles algún tipo de suplemento o substituto, porque estos han sido diseñados para ofrecer una adecuada nutrición mientras se realiza el proceso de perder peso rápidamente. Solamente se permiten el apio y la zanahoria, como bocadillos que acompañen la dieta. Las grasas son absolutamente eliminadas del programa alimenticio, la carne sufre una restricción moderada, el jugo de limón y vinagre, deben ser los ingredientes en la preparación de las ensaladas, mientras que el zumo de limón se debe utilizar para la preparación de las verduras.

Por el tiempo que debe durar esta primera fase de la dieta scarsdale, el desayuno tiene que ser siempre el mismo: Una rebanada de pan seco tostado, media toronja y una taza de té o de café negro. Para el almuerzo y la cena existen algunas especificaciones en el libro de dietas, pero comúnmente, incorporan una verdura o una ensalada, una porción de carne o de cualquier otra proteína, además de toronja o pan de proteínas. En el libro de Herman Tarnower, titulado “The Complete Scarsdale Medical Diet”, se incorporan planes alimenticios para dos semanas en diferentes circunstancias especiales, como de comida vegetariana, comida étnica o internacional y comida gourmet.

Segunda fase para bajar de peso: Plan de ajuste y de mantenimiento

De continuarse el recorrido de esta dieta durante 15 días, se continuará el plan para perder peso y se conseguirá un mejoramiento de la salud con el plan de ajuste y mantenimiento. Los más aplicados seguidores de la dieta, se turnarán cada dos semanas entre un plan y otro hasta el momento en que el peso deseado se alcance. Ya en este punto, los buenos hábitos que se aprendieron continúan siendo desarrollados siempre que no se olviden las condiciones y reglas de la segunda fase del ajuste y mantenimiento.

Durante el programa de ajuste se deben tener en cuenta la cantidad de negaciones que deben seguirse: No se permiten las grasas derivadas de los productos lácteos, no se permiten los postres o los caramelos que no sean elaborados con frutas o las gelatinas sin contenido de azúcar, no se permite ninguna clase de azúcar, no los fideos, ni las papas, ni alimentos que contengan harina. De igual manera están prohibidos los consumos de pan proteínico y de alcohol, mientras que son comidas libres el apio y la zanahoria.

Pero tranquilos que hay cosas que sí se permiten en la dieta scarsdale: Está permito el consumo de carne, también el de carnes rojas, el pescado, los mariscos y los productos avícolas. Los huevos son aceptados en un número de hasta tres por semana, como también el consumo de queso, sólo que en cantidades pequeñas. Igualmente permitidos son los condimentos y las salsas que sean bajas en azúcar y en grasa para poder bajar de peso.

 

Por Diana Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *