Diferencias entre el azúcar y la miel de abeja.

¿Cuál es la diferencia entre ingerir azúcar o miel de abeja? Ambos endulzantes contienen glucosa y fructosa. Sin embargo, en el caso del azúcar, en su procesamiento pierde los ácidos orgánicos, las proteínas, el nitrógeno, las enzimas y las vitaminas propias de la caña de azúcar. La miel, en cambio, como endulzante natural, es expuesta a un procesamiento mínimo. Además, ésta tiene ciertas propiedades antioxidantes y antimicrobianas que no están presentes en el azúcar de mesa. A continuación presentamos tres datos nutricionales de la miel de abeja que le darán seguridad a la hora de consumirla y que la prefiera en vez del azúcar.

  1. Una cucharada de azúcar común o sacarosa contiene 46 calorías, mientras que una cucharada de miel natural contiene 64 calorías. Aunque contiene más calorías, necesitaremos consumir menos cantidades del producto puesto que la miel es más dulce que el azúcar. Como resultado, las calorías ingeridas serán menores a las que obtendríamos endulzando con azúcar. Y con esta misma lógica, será incluso más económico comprar miel aunque sea más costosa que el azúcar. Uno se sorprende enormemente cuando descubre la cantidad de azúcar de mesa que consume en una sola lata de Coca-Cola o en una barra de chocolate de 50 gramos: ¡10 cucharaditas en la primera y 7 en la segunda!
  2. El azúcar de mesa consiste en sacarosa, producto formado por la mezcla dos moléculas. Cuando la consumimos, el estómago tiene que emplear sus propias enzimas para separar las dos moléculas antes de que el cuerpo pueda usar el azúcar como energía. Con la miel el caso es diferente. Las abejas agregan una enzima especial al néctar que divide la sacarosa en glucosa y fructosa, dos azúcares simples que nuestro organismo puede absorber directamente.

Esto hace que, entre la miel y el azúcar, la primera posea un índice glucémico más saludable. Este índice mide el impacto negativo de los alimentos sobre los niveles de glucosa o azúcar en la sangre. Mientras más bajo sea el valor otorgado por este índice, más lenta será la absorción de los azúcares en el sistema sanguíneo y por ello el proceso digestivo será más gradual y saludable.

  1. A diferencia de la miel, el azúcar común carece de vitaminas y minerales (de ahí que se le llame calorías vacías), requiriendo los nutrientes del organismo para ser metabolizado en el sistema. Cuando todos estos nutrientes son empleados en ello ya no es posible metabolizar óptimamente el colesterol y los ácidos grasos, lo cual lleva a desarrollar depósitos de grasa y obesidad. Por eso es que muchas de las personas que sufren obesidad presentan malnutrición y otros problemas de salud. Así que el mensaje es: si usted necesita controlar su peso, la miel es una mejor opción que el azúcar. Y además de las diferencias nutricionales, opino que el azúcar no puede competir con la miel en cuanto a sabor. Aunque ambos son endulzantes, la miel posee un sabor único que da resultados superiores sobre todo tipo de comidas y bebidas. ¡La cantidad de variedades florales de la miel es tan amplia que experimentar y probar las posibilidades alimenticias de cada una se vuelve un verdadero arte culinario!


Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *