La anorexia nerviosa está ligada a la pérdida exagerada de peso, como una de sus consecuencias principales, sin embargo, este no es el único efecto que causa la anorexia, hay otros que, sumados, pueden resultar fatales para la salud de una persona.

¿Qué es la Anorexia Nerviosa?

Es una enfermedad consistente en aguantar hambre de manera consiente o a propósito y ubicada en la categoría de desorden alimenticio, que afecta tanto a hombres como a mujeres en números que ya superan los millones de víctimas en el mundo. Los daños que ocasiona no sólo son extremos, también resultan fatales, por lo general en mujeres, sin distingo de raza o edad.

¿Cuáles son los efectos físicos de la anorexia?

Perder peso de manera exagerada o extrema, por causa de la anorexia, produce cambios notorios en el cuerpo. No es raro presentar uñas frágiles, palidez o color amarillento en la piel, cabello quebradizo o de consistencia débil, si se tiene en cuenta la falta de vitaminas y de proteínas en el organismo.

El paciente anoréxico es muy proclive a los resfriados, siempre que la pérdida de peso ocasiona descensos en la temperatura corporal. En la mujer, la delgadez extrema puede hacer desaparecer la menstruación.

El sistema óseo es uno de los primeros que se deterioran por la anorexia. En mujeres que están en pleno desarrollo de su cuerpo, es muy frecuente que se presente la anorexia, sus efectos durante esta etapa pueden desarrollar problemas de osteoporosis en corto tiempo.

Cuando el problema se torna muy grave, hay complicación hepática o renal y más difícil aún, ritmo cardiaco irregular. Una de las consecuencias fatales de la anorexia es el paro cardiaco, resultado del deterioro y la debilidad extrema del corazón.

¿Cuáles son las consecuencias sicológicas de la anorexia?

La característica más notoria de una persona anoréxica está en los cambios severos en la personalidad. Una persona que se conocía por su buen ánimo y su carácter extrovertido, puede pasar, de repente, a retraída, desanimada e introvertida.

También facultades como la concentración se pueden ver afectadas por la anorexia. Ésta se consigue con mayor dificultad, mientras que crece un temor constante al aumento de peso. Para una persona anoréxica, la alimentación se convierte en su más grande preocupación y en el único aspecto de la vida que cree que puede controlar.

La anorexia es una enfermedad difícil de tratar pero no incurable. Una de las mayores desventajas que tiene, es que sus efectos perjudiciales se pueden desarrollar antes de que se empiece a notar la pérdida de peso y esto retarda no sólo su diagnóstico sino también su tratamiento.

La anorexia puede tener también consecuencias en la fertilidad de jóvenes con su diagnóstico. Pero si ésta se detecta con tiempo, las posibilidades de éxito del tratamiento aumentan positivamente. No hacerlo de manera oportuna y no comenzar tratamientos en el momento adecuado, puede hacer que la enfermedad tenga resultados que lamentar.