¿Cuáles son las contraindicaciones y efectos adversos de las pastillas para adelgazar? Los compuestos que funcionan como supresores del apetito, en su mayoría, son utilizados para solucionar problemas de obesidad en el corto plazo. La razón está no sólo en que sus efectos como medicamentos desaparecen con posterioridad, algunas semanas después nada más, sino porque estos medicamentos generan efectos y complicaciones de orden secundarios, a saber:

-Pueden aumentar la presión arterial

-Ocasionan transpiración

-Producen insomnio, entendido como la incapacidad de dormir o de permanecer dormido.

-Origina el mareo

- Causa somnolencia

-Provoca ansiedad

-Causa dolores de cabeza

-Produce xerostomía, o sea, boca reseca como consecuencia de la reducción de salivación.

-Origina la congestión nasal

-Causa sed excesiva

-Produce el estreñimiento

-Puede aumentar peligrosamente el ritmo cardiaco

Otras consecuencias secundarias del medicamento Xenical, son los retorcijones, el goteo de heces aceitosas, gases, aumento y pérdida de control sobre las deposiciones; consecuencias que son en principio pasajeras y poco fuertes, pero que podrían llegar a complicarse gracias al consumo elevado de alimentos ricos en grasa. Es por esto que cualquier persona que quiera iniciar un proceso de tratamiento con el Xenical, debe primero adaptarse a una dieta baja en grasa, de por lo menos un 30 por ciento menos calorías que provengan de la grasa. Adicional a esto, las pastillas para perder peso ocasionan una disminución en la absorción de algunas vitaminas, por lo que su consumo debe incluir, de manera combinada, la ingesta de un multivitamínico, al menos dos horas antes o dos horas después de haber tomado las pastillas.

El otro medicamento similar, el Meridia, no debe ser suministrado a personas que padezcan de tensión arterial descontrolada, de ritmo cardíaco irregular, con historial de infartos y enfermedades cardiacas. En este mismo sentido, si se suministra esta sustancia, la persona está en el deber de vigilar su ritmo cardíaco con regularidad, lo mismo que controlar permanentemente su presión arterial.

Es claro que las pastillas para adelgazar no son el mecanismo adecuado para todas y cada una de las personas, para corroborar esta afirmación, se puede decir que, en la actualidad, por ejemplo, no se tiene ningún dato, ningún estudio que haya analizado las consecuencias o los beneficios de esta clase de medicamentos en niños, jóvenes o en personas de edades muy avanzadas. Por ultimo, siempre consulte a su medico o profesional de la salud antes de tratar cualquier medicamento para bajar de peso por un periodo largo.