Beneficios de la equinácea para tu salud.

Es uno de los remedios a base de hierbas más populares en el mundo, la equinácea contiene ingredientes activos los cuales se piensa que combaten los resfriados, la gripa y otras infecciones. Existen nueve especies de esta hierba, comúnmente llamada equinácea purpúrea, pero sólo tres (Echinacea angustifolia, E. pallida y E. purpurea) son utilizadas con fines medicinales.

Varias partes de la planta (flores, hojas, tallos, o raíces) de una variedad de especies aparecen literalmente en cientos de preparaciones comerciales. Dependiendo de la especie y parte de la planta utilizada, la hierba estimulará el sistema inmunológico y combatirá las bacterias, los virus y otros microbios portadores de enfermedades.

Propiedades para la salud

Al ser tanto segura como potente, la equinácea estimula diversas células del sistema inmunológico que son las armas clave para combatir las infecciones. La hierba también ayuda a fomentar la producción de células de una sustancia que combate virus llamada interferón.

La equinácea puede ayudar específicamente a:

Combatir las infecciones respiratorias recurrentes, tales como la bronquitis, la sinusitis, la faringitis estreptocócica, y el dolor de oído. Las propiedades de estimulación inmunológica de la hierba la hacen especialmente útil para combatir infecciones crónicas del tracto respiratorio superior. Para obtener los mejores resultados, tome equinácea al primer indicio de la enfermedad.

Combatir infecciones vaginales por levaduras e infecciones del tracto urinario. Como promotor inmunológico, la equinácea puede ser particularmente útil para combatir estas infecciones recurrentes. Para las infecciones por levaduras, la hierba parece que estimula las células blancas de la sangre para que destruyan la levadura. Se puede ayudar a las infecciones del tracto urinario consumiendo líquidos adicionales, incluyendo el té de equinácea , el cual gracias a su estimulación inmunológica, ayuda a eliminar las bacterias.

Desarrollar inmunidad durante los tratamientos de cáncer y posiblemente proteger contra ciertos tipos de cáncer. Alternando la equinácea con extractos de hongos medicinales se podría ayudar a fortalecer la inmunidad general durante tratamientos contra el cáncer. Aunque se necesita investigación adicional para definir el papel potencial de la equinácea en la lucha contra el cáncer, un pequeño estudio alemán demostró que en los pacientes con cáncer de colon avanzado la hierba parecía prolongar la supervivencia en aquellos que la tomaron junto con la quimioterapia estándar. La hierba presumiblemente aumentó la capacidad del sistema inmunitario para luchar contra las células cancerosas invasoras.

Reducir la susceptibilidad y la duración de los resfriados, la gripa y el dolor de garganta. La equinácea es de lo más eficaz si se toma al primer indicio de resfriado, gripa, o dolor de garganta. Aunque los resultados varían, en un estudio, quienes utilizaron la hierba durante ocho semanas fueron un treinta y cinco por ciento menos propensos a resfriarse que quienes recibieron un placebo. Si usted ya presenta los dolores, la congestión o la fiebre común en los resfriados o la gripa, la equinácea puede hacer que estos síntomas sean menos severos y que desaparecen más pronto.

Promover la curación de las heridas e inflamaciones de la piel, incluyendo las úlceras bucales, las quemaduras, y los cortes y raspaduras. Como un antibiótico natural y eliminador de infecciones, la equinácea favorece la curación de todo tipo de irritaciones de la piel, incluyendo las quemaduras, los cortes y raspaduras, los forúnculos, los abscesos, las úlceras bucales y el eczema, así como las infecciones de herpes (incluyendo el herpes genital, el herpes labial, y la culebrilla). Puede aplicarse por vía tópica a una herida o beberse para reforzar el sistema inmunológico.

Tratar el síndrome de fatiga crónica. Actualmente se está estudiando la equinácea como un posible tratamiento para el síndrome de fatiga crónica, una condición marcada por el agotamiento profundo y persistente. Una teoría sostiene que este trastorno misterioso representa la respuesta del cuerpo a una pasada infección viral que logró debilitar permanentemente el sistema inmunológico. Al reforzar el sistema inmunológico y combatir cualquier presencia viral (o bacteriana) adicional, la equinácea podría ayudar a aquellos que sufren de este trastorno.

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *