Los que fabrican las fajas reductoras para adelgazar, que son cinturones que se ajustan a la cintura por debajo de la ropa y que tienen un movimiento de vibración mecánica, han establecido que lo que estas producen es una estimulación de los músculos de la zona del abdominal, lo que ocasiona que estos se aprieten. Agregan, además, que algunas fajas pueden ayudar también a bajar de peso y a reducir algunas medidas de la cintura. Lo mejor es que antes de usar una faja, es más, antes de comprarla, es útil saber muy claramente, la manera como estas trabajan en el cuerpo.

¿Qué trabajo es el que cumplen las fajas reductoras para hombres y mujeres?

Lo primero que hacen las fajas reductoras para adelgazar es una presión sobre el estómago, situación que modifica su apariencia. Gracias a los movimientos y a las vibraciones que ejerce, como también a sus electrodos, los músculos del abdomen se aprietan y se aflojan continuamente,  simulando los movimientos propios de los ejercicios de abdominales o de las flexiones. Con la práctica permanente, se logra la tonificación de los músculos y con esto, la forma del abdomen comienza a hacerle ver más delgado. La realidad es que las fajas reductoras no quitan peso, lo que realizan es un trabajo de apariencia, en el que aparentan delgadez del cuerpo, debido al nivel de firmeza y de lo apretado que esté el cuerpo entre la faja.  Sin embargo, la mayor parte de las personas que usan fajas, no alcanzan a notar resultado alguno de su uso.

¿Cuánto tiempo es el conveniente para usar las fajas reductoras para adelgazar?

Se estima que estas fajas reductoras que se usan para adelgazar, deben tenerse puestas por un tiempo de entre 15 y 30 minutos, como mínimo, todos los días. Es común que los fabricantes y vendedores anuncien resultados que no se llevan más de unas cuantas semanas para aparecer, no obstante, muchas personas que las han utilizado, declaran no haber visto resultados sino hasta varios meses después. Ni siquiera usando las fajas por una mayor cantidad de tiempo del establecido durante el día, hace que los resultados se adelanten o que se vean antes.

Los estilos en que vienen estas fajas reductoras son variados. Están las que vibran, con ritmos diferentes, para lograr la mejor estimulación de su objetivo, los músculos del abdomen. Otras, en cambio, tienen la misión de hacerlo sudar mucho, mientras realiza ejercicio, para que el cuerpo pierda peso por agua. Otras adicionan dietas y planifican rutinas de ejercicios. Algunas son estudiadas y elaboradas para sostener la espalda y esa es su tarea principal y en cambio otras, auguran resultados con sólo ponérselas, prometen resultados sin realizar ningún esfuerzo o trabajo, que vaya más allá de ajustar el cinturón.

Algunas consideraciones importantes

Para tener en cuenta al momento de decidir adquirir un cinturón o una faja reductora, para que comprarlas le represente una inversión y no un gasto: Tenga muy claro qué es lo que quiere conseguir con la faja. Si el objetivo es obtener un mayor beneficio mientras realiza sus rutinas de ejercicio físico, entonces debe comprar un cinturón especial para la ropa deportiva. Si prefiere lograr resultados sin tener que incluir ejercitación física alguna, le puede funcionar algún modelo que, justamente, no necesite ninguna condición previa. Es bueno que pregunte por las pólizas de devolución y las garantías de su producto, para en caso de no obtener los resultados que usted esperaba. Para tristeza de muchos, son muy contadas las personas que expresan conformismo con los resultados para adelgazar de sus fajas o cinturones, situación que riñe con lo que les prometieron cuando lo adquirieron.  Si lo logran, se debe a que implementaron, adicionalmente, un tratamiento de ejercicio que sirvió de complemento a la utilización de la faja, pero no necesariamente a la utilidad de la faja solamente.

Algunos beneficios de las fajas reductoras y moldeadoras

Las fajas reductoras y los cinturones de adelgazamiento  logran mejorar la apariencia de sus implementadores, aunque no exactamente como éstos lo creían posible. Un ejemplo común, es la sensación de estar realizando un mejor ejercicio físico y por ello, centrarse mucho más en su ejecución, esto hace que realmente se logre un mayor ejercicio. También,  las fajas reductoras de grasa, que se usan debajo de la ropa, construyen una figura corporal delgada, que ocasiona aumento de la confianza y mayor estimulación personal.

También hay contraindicaciones e impactos secundarios de las fajas para bajar de peso

Estas contraindicaciones se dan, especialmente, porque algunas fajas traen un mecanismo de calefacción en su interior, que es opcional. Si se eligió este producto adicional, debe leerse y aplicarse el manual de indicaciones con exactitud, para evitar problemas posteriores como quemaduras. De hecho se han retirado del mercado correas para la venta en subastas, porque se han presentado casos de quemaduras graves luego de su utilización. Hay que tener cuidado porque el vendedor puede no estar enterado de esta situación, por lo que es mejor que lo sepa y se eviten contratiempos.