Fases de la dieta South Beach.

¿Cuáles son los problemas que puede presentar este programa alimenticio? Esta dieta South Beach puede resultar algo costosa, además de requerir de disponibilidad en tiempo para ejecutarla de manera correcta. Muchos de sus detractores indican que la aplicación de esta dieta genera una carencia de minerales y vitaminas, principalmente durante la fase primera. Así mismo, se refieren a que la pérdida de 6 kilos en dos semanas es un objetivo irreal y poco probable.

De la misma manera que con la dieta Atkins, si hay una serie de alimentos que no son del gusto de los practicantes de la dieta, o si no es posible continuar el plan de dieta South Beach, en la que varios alimentos no son permitidos, aun por espacios de tiempo muy cortos, puede que este programa no sea realmente el apropiado para perder peso y lograr reducción en la cintura, si no se combina con el entrenamiento físico para abdomen y glúteos, de manera que se alcance un equilibro corporal afectivo.

El plan de dieta South Beach está fraccionado en tres partes distintas. La primera se realiza en un tiempo de 14 días y consiste en dejar de comer carbohidrato alguno, lo que quiere decir que alimentos comunes como el arroz, la pasta, la fruta, el alcohol, los pasteles y las papas, están todos vetados. Para remplazar estos alimentos, se requiere el consumo de mucha carne magra, huevos, queso bajo en grasa y el pescado.

En la segunda fase, se retorna o se reincorporan los carbohidratos buenos, ejemplo de estos pueden ser el pan de granero, la leche baja  en grasa y los cereales integrales. Lo más importante de esta segunda fase de la dieta South Beach, es que termina cuando se haya alcanzado el peso que se estaba buscando.

Durante la tercera fase de este plan alimenticio, son muchos más los alimentos que se incorporan a la dieta. En términos de varios de los realizadores de este programa de dieta South Beach, en esta fase número tres se logra un aprendizaje esencial de cómo alimentarse de manera saludable, como parte de un esquema que enseña un cambio de hábitos importante y un innegable y nuevo estilo de vida a largo plazo, considerándola parte esencial de sus vidas.  Si los pacientes o practicantes de esta dieta logran permanecer en ella durante esta fase, seguramente lograrán mantener un peso regular, esto porque, según su creador el doctor Arthur Agatston, permanecer en esta fase puede lograrse por el resto de la vida. Lo único que estará radicalmente prohibido, es el consumo de alimentos con contenido de harinas blancas, como el pan blanco, los dulces, las tortas y los pasteles horneados. El consumo de bebidas con alcohol, estará igualmente prohibido en la primera fase de la dieta, pero después de realizada, el alcohol puede ingerirse en cantidades muy pequeñas. Seguir la dieta South Beach, significa poder consumir aves, pescado y carne magra, Después de pasada la primera fase, también se permite el consumo de nueces, algunas frutas y verduras, huevos y queso.

 

Por Diana Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *