Fruto de acocote para la buena digestión

La planta de acocote tiene un fruto que lleva su mismo nombre, del género curcubita y de la familia de las curcubitáceas, es una especie de calabaza alargada, de forma casi cilíndrica, que puede llegar a medir hasta 1 metro de longitud. Este fruto es muy utilizado en tierras mexicanas, tanto en el orden medicinal como en el ornamental.

En este país, el acocote ha sido implementado, desde hace unos 500 años, como un efectivo estimulante de la digestión y en los procesos de expulsión y eliminación de gases cuando se presentan inconvenientes intestinales. Aunque no son muchos los datos que se tienen acerca de la utilización de este fruto antes de la conquista, la información náhuatl acerca de los fármacos empleados desde la llegada de los españoles a tierras americanas, da para pensar que ya se implementaba con anterioridad.

Otras propiedades medicinales

En tiempos anteriores, está documentado que el fruto del acocote era utilizado para tratar la epilepsia. De la misma manera, existen manuscritos que señalan a esta planta como causante del alivio a los dolores ocasionados por el frio. En la actualidad, los yerberos y médicos de plantas medicinales naturales todavía recomiendan el cocimiento de sus frutos como estimulante para la evacuación de gases del intestino.

Por su contenido de vitamina A, también se le han atribuido efectos positivos sobre la visión. El 90% de su conformación es agua, por lo que es diurética, depurativa y digestiva.  Al contener mucílagos, es decir, escasas calorías y prácticamente nada de grasa, este vegetal es adecuado para una dieta de adelgazamiento. Sus semillas son utilizadas, además, para mitigar la inflamación de la próstata. En menor proporción, contiene vitamina C y del grupo B, también algo de potasio, hierro, cobalto, boro, zinc y calcio. (Foto por: glutster)

Características del acocote

Su principal cualidad es el fuerte sabor a comino. Es un fruto del que se consume su pulpa y semilla y cuya cáscara tiene una consistencia leñosa, que es aprovechada para otras tareas además de la comestible. Con frecuencia esta cáscara seca se agujera por sus extremos y se usa para  la extracción, por medio de la succión, del aguamiel de otra planta muy popular llamada Maguey.

Su familia de curcubitáceas comprende un grupo de especies que se cultivan gracias a que sus frutos, flores y semillas se usan como alimento, hacen parte de este los ayotes, zapallos, calabazas, calabacines y auyamas. También es conocida como Bule, término Maya, o Atecomate, del náhuatl, que quiere decir, vasija de agua, de ahí su utilización para la fabricación de jícaras o vasijas.

Por Manuel R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *