El hinojo, una planta medicinal con usos extensos.

El hinojo, esa planta o hierba medicinal que es fácil encontrar al borde de una carretera, sembrada en los huertos o como flor silvestre, tiene una nutrida variedad de propiedades medicinales. Es usada también para la fabricación de enjuagues bucales, cremas dentales, antiácidos y hasta en la industria de la perfumería y productos para el cuidado del cabello. En los frutos o semillas están gran parte de sus aceites esenciales o componentes activos.

Usada en infusión o hervida, puede aliviar distintas afecciones del sistema digestivo, trastornos respiratorios y menstruales; sirve para el cuidado de los ojos cansados o fatigados, y además tiene usos culinarios.

Como ve, si empieza a incluir el hinojo en su alimentación y cuidado de la salud, obtendrá muchos beneficios. Para los usos medicinales, en general se utilizan las semillas, y en la cocina, los cogollos y hojas.

Aquí le entregamos un listado de algunas de las afecciones que puede aliviar el hinojo. Los compuestos químicos y contenidos vitamínicos y de minerales, son los responsables de que esta planta tenga estas propiedades curativas.

Anemia: Por su alto contenido de hierro, y también de histidina, el hinojo es útil para combatir la anemia. El hierro y la histidina favorecen la producción de glóbulos rojos y glóbulos blancos en la sangre. Recomiendan tomarla en infusión, o macerar las semillas con vino y beber una copa antes de las comidas.

Indigestión: Masticar semillas de hinojo después de una abundante comida ayuda al proceso digestivo y aligera la respiración. En la India es una práctica muy usual. Los aceites esenciales de esta planta estimulan la secreción de jugos gástricos y digestivos, disminuye la inflamación de estómago e intestinos, y le facilita el metabolismo de los alimentos. Además es usada como estimulante del apetito. También le atribuyen propiedades antiácidas. Si algunas comidas le producen mal aliento, masticar semillas de hinojo puede ayudarle.

Flatulencia: Por contener ácido aspártico, el hinojo es un buen remedio contra la flatulencia (gases intestinales). Su extracto es recomendado incluso para los bebés recién nacidos, pues les ayuda a expulsar los gases.

Estreñimiento: La acción digestiva del hinojo, en especial las semillas trituradas o en polvo, ayuda a combatir el estreñimiento. Es un laxante natural muy eficaz, y facilita la evacuación intestinal diaria, al consumir sus hojas.

Diarrea: Tomar infusiones de hinojo contribuyen a mejorar en casos de diarrea, tanto si es causada por una bacteria como si es por indigestión. Algunos de los principios activos de esta planta, como el anetol y el cineol, son capaces de contrarrestar bacterias e infecciones. Y la histidina mejora la digestión.

Cólicos: Otra de las virtudes de esta planta medicinal es la posibilidad de aliviar cólicos renales, por su contenido de anetol en sus aceites esenciales.

Afecciones respiratorias: Las propiedades expectorantes del hinojo la hacen muy útil en casos de bronquitis, tos, congestión nasal o respiratoria, por su contenido de cineol y anetol.

Trastornos menstruales: Las mujeres que tienen problemas en sus ciclos menstruales o sufren de cólicos en estos periodos, logran una notable mejoría con el consumo de infusiones de hinojo. Esta planta es reconocida como un emenagogo, es decir, un estimulador del flujo menstrual.

Cuidado de los ojos: Existen varias formas de utilizar el hinojo para el cuidado de los ojos: Como colirio, ayuda a reducir el cansancio ocular, los orzuelos y el enrojecimiento propio de la conjuntivitis. Incluso puede aplicarse directamente sobre los ojos, extrayendo el jugo de las hojas, y poniéndose en forma similar a las bolsitas de té. También es recomendado para controlar el glaucoma. Consumir el hinojo como verdura previene la inflamación ocular.

Otros beneficios: Adicional a los usos medicinales, al hinojo le atribuyen la capacidad de regenerar la piel, por su contenido de arginina, de modo que es considerada una fuente de juventud, a lo que contribuyen también sus contenidos de minerales como el cobalto y el magnesio. Es además una fuente de vitamina C.

Es un poderoso diurético. Tomar bebida de hinojo ayuda a eliminar los líquidos acumulados en el organismo, y aumenta la frecuencia de la micción. De esta forma estimula la excreción de toxinas. Ayuda a combatir el reumatismo y las inflamaciones.

Desde tiempos ancestrales las tomas de hinojo han ayudado a las madres lactantes a incrementar la producción de leche para sus bebés, que se ven beneficiados por la acción antiflatulenta de esta planta medicinal.

Además de todos los beneficios enumerados, el hinojo es un tónico capilar que previene la caída del cabello; es un relajante muscular, de modo que un baño con la cocción de sus hojas es muy recomendable; aumenta la actividad de la mente y la memoria, y en épocas de verano e intenso calor, una toma de agua de hinojo, con una pizca de azúcar y sal negra, resulta muy refrescante.

Precauciones: Aunque se trata de una planta medicinal, consumirla en exceso puede tener consecuencias negativas. En especial por su contenido de anetol y estragol, que consumido en dosis muy concentradas tiene efectos narcóticos que pueden llevar a generar problemas respiratorios, arritmia cardíaca y hasta trastornos neuróticos como alusiones y convulsiones.

Por Diana Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *