Laxantes para adelgazar, ¿sus efectos enferman?

Es muy común escuchar a personas que dicen tomar laxantes porque estos sirven para bajar de peso, sin percatarse del perjuicio que con ello le están haciendo a su propio organismo. No entienden por qué, de repente, se sufre de gases, diarrea crónica y vómito, ni de dónde aparece una sensación de debilidad en los huesos, pues muchos, incluso, han sufrido de ataques al corazón. Sin embargo, los laxantes para adelgazar son muy populares como también se entiende que pueden ser muy efectivos en cuanto a bajar de peso rápidamente se refiere, muchos tiene fama de ser más eficientes que los programas para adelgazar rápido y las mismas dietas rápidas. En los mercados más populares, la comercialización de productos para adelgazar, comienza con los laxantes, por ejemplo el que se toma en forma de té, vendidos como pan caliente por la eficiencia de sus resultados.

Los componentes de esta clase de producto tienen cualidades laxantes, las hierbas como el aloe, aceite de ricino, espino cerval, sen, raíz de ruibarbo y cáscara sagrada, por lo que son adquiridos los laxantes, son ideales como remedio para solucionar los problemas de estreñimiento. Sin embargo, cientos de personas ingieren laxantes para perder peso después de comer, por lo general, sin la consulta a un médico que pueda indicarle si esta práctica es segura o no. Para los que quieren saber si los laxantes realmente ayudan a bajar peso o si es, además, un tratamiento seguro, pues la respuesta es tan sencilla como esto: ¡NO! Y aún más, los laxantes son completamente peligrosos, nocivos para la salud. Lo que pasa es que el afán que lleva en su espalda la gente, como una cruz, la obliga a considerar que cualquier cosa es buena y eficiente para perder peso, para desaparecer los kilos que sobran, el acoso de la sociedad los envía a exponer su salud, con tal de que se vean delgadas y sin barriga. Es ente estado, la gente no piensa, no cree, no pregunta. Alerta, que es tiempo de dejar de creer en cuentos, más todavía, si lo que está en juego es la salud.

¿Cómo se puede perder peso con los laxantes para adelgazar?

Lo primero que hay que entender es que la verdadera función de un laxante es potencializar la actividad intestinal. Esto quiere decir que el trabajo que desarrolla un laxante, se lleva a cabo  en el intestino grueso, lugar donde el cuerpo realiza la absorción de minerales y de agua. Cuando se toma un laxante, este apresura la expulsión de las sustancias que no se digirieron –la función de digerir o absorber el alimento se desarrolla en el intestino delgado- conduciéndolas al exterior del cuerpo. Esa es la razón por la que el cuerpo experimenta episodios de diarrea, la materia que no digiere el cuerpo, es eliminada del mismo con una gran cantidad de agua. Los laxantes de té están conformados por hierbas que producen irritabilidad al intestino, esto provoca que las heces transiten más frecuentemente, lo que a su vez ocasiona diarrea.

Entonces, lo que origina la diarrea es una pérdida considerable de agua en el organismo, lo que las personas confunden con pérdida de peso. Lo único que habrán perdido hasta ese momento es agua y esta tiene la capacidad reponerse en las siguientes 48 horas, lo que invalida el supuesta pérdida de peso. Lo que sí resulta verdadero es que una consecuencia del consumo de laxantes para adelgazar puede ocasionar la deshidratación del organismo, porque el cuerpo no puede absorber el agua que necesita. También se cree, falsamente, que con la expulsión de agua, las calorías igualmente son expulsadas del cuerpo. Esto es equivocado porque el organismo absorbe todas las calorías provenientes de los alimentos, antes de su llegada al colon, así que no hay la posibilidad de eliminarlas después. Además, lo que es expulsado del cuerpo son los alimentos que no utilizó el organismo, los minerales y el agua, por lo que se puede afirmar que los laxantes no colaboran en una pérdida de peso real.

¿Qué efectos secundarios tiene tomar laxantes para adelgazar?

Para los que manejan inconvenientes alimenticios es muy común preocuparse por sentir que pierden peso aunque no les interese mucho averiguar si el peso que están perdiendo es el adecuado o el que requiere perder su organismo. Por eso no se repara en el uso de laxantes para creer que están adelgazando o perdiendo kilos y kilos rápidamente. El consumo de laxantes provoca consecuencias bastante molestas, como por ejemplo:

  • Diarrea crónica
  • Náuseas
  • Deshidratación
  • Sangrado rectal
  • Trastornos de electrolitos
  • Calambres en el estómago
  • Gases
  • Vómito
  • Debilitamiento y reblandecimiento de los huesos (osteomalacia)

Los laxantes para adelgazar pueden ocasionar ataques al corazón, esto porque consumir estos productos causa contenido de electrolitos y bajos niveles de potasio. El sistema digestivo se ve seriamente deteriorado en sus funciones, si se ingieren laxantes para adelgazar durante espacios prolongados de tiempo, lo que podría terminar en una cirugía de extirpación de colon. Otro perjuicio, con menos oportunidad de remediar, es el daño del tracto gastrointestinal, que conlleva a una pérdida de grasa y de minerales esenciales en el cuerpo que producen debilitamiento en los huesos. Lo peor es que el consumo permanente de laxantes, hace que el cuerpo termine acostumbrándose a estos, al punto de crearle una dependencia de los laxantes, sin los que no podría trabajar correctamente o por lo menos de la misma manera. Cuando esto sucede, quienes consumían laxantes para adelgazar con la intención de perder peso, pues deberán considerar la ingesta, ahora, de manera consistente y repetitiva y ya no de manera esporádica.

Ya es tiempo de que las personas que usan estos laxantes con la idea de les ayuda a perder peso, salgan de esa mentira y se convenzan de que esta no es una práctica segura. Es frecuente escuchar a los comercializadores de estos laxantes, ofreciéndolos como limpiadores del intestino, que no dudarán en engañar a los compradores utilizando mil nombres diferentes sin mencionar el término laxante, hay que estar completamente alerta para no caer en sus trampas. La mejor forma de perder peso es hacerlo de la manera correcta, con la práctica de ejercicios abdominales y una dieta adecuada que le permita adelgazar saludable y eficazmente.

 

Por Diana Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *