Si se busca una dieta de las llamadas macrobióticas para poder establecer su eficiencia, es necesario que se obtenga la mejor y más detallada información de su composición y beneficios, aquí se presentan unas buenas ideas y una práctica guía para que se logre reconocer si este tipo de dieta es realmente adecuada para conseguir perder peso.

¿En qué consiste una dieta macrobiótica para bajar de peso?

Para los griegos de la antigüedad, el concepto de macrobiótica significaba “larga vida” y su base alimenticia para considerarse una dieta macrobiótica está en el consumo de granos integrales, legumbres, verduras, frutas no procesadas y otra serie de alimentos integrales. Las condiciones que debe tener la realización de una dieta macrobiótica, son masticar muy bien los alimentos, comer despacio y no comer excesivamente.

De la misma manera, una dieta macrobiótica prefiere una buena selección de alimentos cultivados en área local cada vez que sea posible, como también debe alimentarse con los alimentos que estén a la mano con cada temporada. Un ejemplo de ello es lo que se prefiere en invierno, es decir, alimentos algo pesados, vegetales de raíz del mismo tipo, mientras que durante el verano y la primavera, es de mayor beneficio la alimentación con productos más suaves.

Desventajas y beneficios de realizar una dieta macrobiótica

Una dieta macrobiótica es por naturaleza rica en fibra, porque su énfasis está en los granos integrales, las verduras y las frutas. Una dieta de este tipo se presenta rica en nutrientes, en comparación con las dietas americanas comunes, circunstancia que puede mejorar notablemente la salud. Como desventaja, esta dieta tiene es bastante limitada, puesto que no tiene mucha variedad, y esto hace que sea un poco difícil de seguirse.

Esta dieta requiere de una buena planeación, además de que necesariamente conduce a alimentarse siempre con prisa. Con la práctica de esta dieta, habrá seguramente que remplazar algunos compuestos y nutrientes con suplementos de vitamina D, la vitamina B12 y el hierro. La dieta macrobiótica no es considerada muy saludable para ser administrada a niños, mujeres lactantes ni en estado de embarazo. Por ende les recomendamos nuestra guía de dietas para perder peso que consta de una explicación detallada de algunas dietas saludables que se pueden tratar a la hora de tratar de perder algunos kilos.

¿Qué recomendaciones se hacen para perder peso con una dieta macrobiótica?

Existen ciertas recomendaciones de tipo general para cuando se hace una dieta macrobiótica, a saber:

  • El consumo de vegetales debe ser en un 30 a 40 por ciento, el consumo de la dieta diaria.
  • Entre tanto, los frijoles  y las sopas miso deben constituirse en el 5 por ciento de la dieta diaria.
  • Se pueden escoger los alimentos cada vez que hay cambio de estación. Lo mejor es la utilización de productos de disponibilidad temporal, por ejemplo, alimentos livianos para la primavera y más pesados para la época de invierno y el mes de octubre.
  • Es aconsejable no consumir productos lácteos, las carnes o los avícolas. Estos no tienen cabida en la dieta macrobiótica.
  • Toda agua que se vaya a consumir o que se emplee para cocinar, debe ser buen hervida.
  • Hay que evitar el consumo de productos congelados y enlatados; se pueden remplazar con las verduras y las frutas frescas.
  • Es conveniente eliminar los productos que tengan origen animal, menos el consumo de pescado.
  • Hay que evitar utilizar el microondas para la preparación de las comidas.
  • Es aconsejable escoger solamente productos orgánicos.
  • Preferiblemente, hay que evitar el consumo de té, de las sodas y de café. La única bebida aceptada en la dieta macrobiótica es el té elaborado con diente de león o de granos tostados.
  • Hay que evitar en esta dieta macrobiótica, los alimentos o comidas estimulantes tipo cafeína, frutas tropicales, especias picantes o azúcar. Igualmente hay que eliminar de la dieta los alimentos pesados que pueden causar estreñimiento, lo mismo que los productos avícolas, huevos, carne, lácteos y sal. En lugar de estos, es aceptable el consumo de alimentos que estimulen  el equilibrio de frijoles, frutos secos, frutas y granos integrales.
  • Hay que hacer un  consumo adicional de pescado, semillas, frutos secos y frutas.
  • Las legumbres y los frijoles deben constituir un 5 a 10 por ciento del consumo que se hace diariamente.
  • Los granos enteros, como el arroz integral, deben ser bien masticados, estos constituyen el 25 por ciento de la dieta diaria.

Ejemplo de un menú de la dieta macrobiótica

Este es el proporcional equivalente en comida de una dieta macrobiótica:

Para desayuno

  • Se puede comenzar con alguno de los siguientes desayunos:
  • Una avena cortada con fruta
  • El arroz integral con calabazas de invierno
  • Los cereales integrales, algunos como la cebada, el trigo y el mijo, secos o con leche de soya.

Bocadillos para la mañana:

  • Para bocadillo o tentempié para una mañana puede ser uno de:
  • Apio
  • Zanahorias tiernas

Para el Almuerzo

Hay un buen número de sopas para el almuerzo que se pueden probar, por ejemplo:

  • La de Col rizada al vapor
  • Sopa de cantalupos
  • Sopa de fideos udon y caldo
  • Sopa de frijoles
  • Sopa de miso y galletas de granos integrales
  • Sopa de guisantes
  • Sopa de ramitas de coles de Bruselas al vapor

Tentempié para horas de la tarde

La tarde es una inmejorable hora para obtener los beneficios como la proteína y la energía propias que se obtienen de las semillas y  los frutos secos:

  • Semillas de girasol
  • Frutos secos sin sal

Para la cena

Lo aconsejable es consumir una cena de productos livianos y mínimamente procesados, seleccionando los alimentos que se van a consumir de acuerdo con la temporada de producción y de todo aquello que se encuentre disponible:

  • Verduras de mar y tofu al vapor
  • Ensalada de mariscos con hojas de verduras bien verdes
  • Alcachofa y arroz integral al vapor
  • Arroz integral y brócoli con pescado blanco al vapor
  • Lentejas cocinadas con vegetales de raíz
  • Ensalada de garbanzos con hojas de verduras verdes (frijoles de garbanzos)

Se logró establecer que una dieta macrobiótica, que su equilibrio y su balance para ayudar a perder peso, es una combinación casi perfecta de granos integrales con un nivel mínimo de procesamiento y con el consumo diario de productos propios de cada temporada, entre frutas y verduras.