El orégano es una hierba medicinal y culinaria. Ha sido reconocido como uno de los “alimentos funcionales” por sus propiedades nutricionales, antioxidantes y preventivas. Esta hierba, cuyo nombre significa “alegría de la montaña” en griego, es originaria del Mediterráneo. Se trata de un pequeño arbusto que crece hasta los 75 cm de altura y que tiene tallos con múltiples ramificaciones cubiertos con hojas ovaladas de color verde y pequeñas flores blancas o rosadas.

Esta popular hierba se usa particularmente en las cocinas griegas e italianas. Sus hojas aromáticas tienen un característico sabor un poco amargo. La intensidad varía; sin embargo el orégano de buena calidad es tan fuerte que casi entumece la lengua.

Son muchas las variedades de orégano que se cultivan en Europa, pero la influencia del clima, de la temporada y del suelo sobre la composición del aceite esencial es lo principal para diferenciarlas. La mejorana (Origanum majorana) es una de las especies más cercanas al orégano.

Beneficios de salud del orégano

  • El orégano contiene una impresionante lista de compuestos químicos derivados conocidos por sus propiedades medicinales y preventivas.
  • No contiene colesterol y es una rica fuente de fibra dietaria para controlar los niveles de colesterol en la sangre.
  • Contiene muchos aceites esenciales como carvacrol, timol, limoneno, pineno, ocimeno y cariofileno. Las hojas y las ramificaciones del tallo de la planta son grandes antisépticos, antiespasmódicos, carminativos, colagogos (ayudan en la secreción de la vesícula biliar), diaforéticos (sudoración), expectorantes, estimulantes y tienen propiedades tónicas. Su decocción se toma vía oral para tratar resfriados, influenza, fiebre, indigestión, malestar estomacal y dolor menstrual.
  • El timol cumple funciones antibacteriales y antifúngicas.
  • La hierba es rica en flavonoides antioxidantes polifenoles (vitamina A, carotenos, luteína, zeaxantina y criptoxantina) y es considerada una de las más importantes en este campo. Estos compuestos protegen contra los radicales libres derivados del oxígeno y sus especies reactivas involucradas en el envejecimiento y varias enfermedades.
  • Los principios activos de la hierba pueden incrementar la motilidad del tracto gastro-intestinal y la digestión.
  • Es una rica fuente de minerales: potasio, calcio, manganeso, hierro y magnesio. El potasio es un importante componente de los fluidos que ayudan a controlar el ritmo cardiaco y la presión arterial. El manganeso y el cobre son usados por el cuerpo como cofactores para la enzima superóxido dismutasa. El hierro ayuda a prevenir contra la anemia. El magnesio y el calcio son minerales importantes para el metabolismo óseo.
  • El orégano fresco es una excelente fuente de vitamina C. Ésta es un antioxidante que ayuda a desarrollar resistencia contra los agentes infecciosos y los radicales libres pro-inflamatorios.

El orégano es un “alimento funcional”. Es una de las bases de la saludable alimentación mediterránea en adición al aceite de oliva, el pescado y las verduras y hortalizas. Tiene un excelente perfil nutricional; 100 g de orégano proveen:

  • Fibra dietaria: 107% (de la cantidad diaria recomendada)
  • Folatos: 69%
  • Piridoxina: 93%
  • Vitamina C: 83%
  • Vitamina A: 230%
  • Vitamina K: 518%
  • Hierro: 550%
  • Manganeso: 203%
  • Beta-caroteno: 4112 mcg.

Selección y almacenamiento

Tanto el orégano fresco como el seco están disponibles en el mercado durante todo el año. En la medida de lo posible opte por las hojas frescas puesto que las secas son inferiores en sabor y en contenido vitamínico.

El orégano fresco tiene un color verde brillante y sus tallos son firmes. Debe estar libre de moho o decoloración. Como con las otras hierbas secas, al comprar orégano opte por las variedades orgánicas para garantizar que no haya sido irradiada ni le queden residuos pesticidas.

Las hojas frescas deben conservarse en la nevera en plástico o papel de cocina ligeramente humedecido. Las hojas secas pueden conservarse por muchos meses en contenedores herméticos de plástico en lugar fresco y oscuro.

Usos culinarios

Para conservar intactos el sabor y el aroma del orégano, éste se agrega a las recetas antes de consumirlas.

Algunos consejos:

  • El orégano es un condimento. Se le emplea principalmente como saborizante.
  • Ha sido usado en la preparación de muchos platos tradicionales en el Mediterráneo y México. Junto a otros condimentos se agrega a pizzas, pollo, pescado y carnes.
  • También se emplea en la preparación de sopas, omelets, salsas y encurtidos.
  • El orégano fresco se pica sobre ensaladas de verduras.

    Usos medicinales

  • Las hojas y las ramificaciones del tallo de la planta tienen propiedades antisépticas, antiespasmódicas, carminativas, colagogas, diaforéticas, expectorantes, estimulantes y tónicas.
  • Su decocción se toma vía oral para tratar resfriados, influenza, fiebre, indigestión, malestar estomacal y dolor menstrual.
  • El timol cumple funciones antibacteriales y antifúngicas.