12 Efectos Secundarios De Los Pistachos En Exceso.

El pistacho o alfóncigo es una saludable nuez que crece en el árbol del mismo nombre y es miembro de la familia de los anacardos. Son nativas de Asia, pero ahora se cultivan y se consumen en muchas partes del mundo. Los pistachos son una buena fuente de nutrientes como vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, antioxidantes y otros compuestos y la presencia de estos compuestos los hace muy beneficiosos para nosotros, pero al mismo tiempo, también hay algunos riesgos y efectos secundarios de ingerir demasiados pistachos. En este artículo, sabremos en detalle los principales efectos secundarios de la ingesta excesiva de pistachos.

Efectos secundarios de consumir demasiados pistachos

Promueve el aumento de peso

El consumo regular y moderado de pistachos es muy beneficioso para el control del peso, ya que nos mantiene satisfechos por más tiempo y disminuye nuestra necesidad de comer una y otra vez, y así controlar la obesidad. Sin embargo, se debe recordar que los pistachos son altos en calorías y 100 gramos de pistachos pueden proporcionar alrededor de 562 calorías, que es incluso más de un cuarto de las necesidades diarias de calorías de nuestro cuerpo (en una dieta de 2000 calorías).

Es muy fácil comer pistachos de más debido a su delicioso sabor (y la mayoría de las veces se les agrega sal para hacerlos aún más sabrosos) así que, si quiere disfrutar de los pistachos, asegúrese de tomar un puñado de ellos, y no los disfrute directamente del “paquete grande”. Los pistachos pueden servir como un refrigerio saludable y conveniente, pero solo cuando los comemos con moderación.

Puede causar problemas gastrointestinales en algunas personas

Las fibras dietéticas presentes en los pistachos los hacen muy beneficiosos para nuestro estómago ya que juegan un papel importante para mantener un movimiento intestinal fluido y aliviar el estreñimiento y así mantener nuestro sistema digestivo saludable.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los pistachos también contienen un compuesto denominado “fructano”, que en general no es peligroso, pero puede molestar a quienes son alérgicos a él.

Aquellos que son alérgicos al fructano deben evitar los pistachos, ya que puede dar lugar a problemas digestivos como hinchazón, diarrea, estreñimiento, flatulencia y dolor abdominal. Según la cantidad de pistachos consumidos, estas reacciones alérgicas pueden ser leves o severas.

Puede causar presión arterial alta

Los pistachos en su forma natural no contienen mucho sodio y, de hecho, la cantidad de sodio presente en los pistachos naturales es de aproximadamente 0 a 2 mg de sodio por onza de pistachos. Sin embargo, los pistachos tostados tienen un nivel de sodio muy alto (alrededor de 121 mg de sodio por onza) porque se sazonan con sal (que es una fuente importante de sodio).

Este nivel de sodio no es malo y, de hecho, nuestro cuerpo necesita alrededor de 1500 mg a 2400 mg de sodio por día, ya que el sodio juega un papel importante en el mantenimiento del equilibrio electrolítico del cuerpo, ayuda a la transmisión de impulsos nerviosos, se necesita para contracciones musculares, influye en la presión arterial, etc., sin embargo, el exceso de sodio es malo, ya que puede dar lugar a presión arterial alta o hipertensión y también aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Una onza de pistachos tostados (y salados) contiene alrededor de 121 mg de sodio que no está mal, pero esto se suma rápidamente si está comiendo demasiados pistachos en poco tiempo. Comer entre ½ y 1 taza de pistachos salados puede aumentar nuestra ingesta de sodio en 263 a 526 mg y, por lo tanto, aumentar el riesgo de hipertensión y problemas cardiovasculares.

Como también obtenemos sodio de otras fuentes, es aún más importante para nosotros asegurarnos de vigilar nuestra ingesta de sodio y consumir pistachos en cantidades limitadas.

Puede causar reacciones alérgicas a la nuez de árbol

Las personas que son alérgicas a las nueces de árbol (como ser alérgico a las almendras, nueces, anacardos, avellanas, etc.) deben evitar comer pistachos, ya que muy probablemente son también alérgicos a los pistachos.

Algunos de los síntomas comunes de la alergia a las nueces de árbol son dolor abdominal, diarrea, náuseas, calambres, vómitos, dificultad para tragar, picazón en la boca, garganta, ojos, piel y otras áreas, dificultad para respirar, congestión nasal, etc. y en algunos casos, la alergia a la nuez de árbol puede ser fatal y dar lugar a anafilaxia, que es una reacción alérgica potencialmente mortal que puede causar dificultad para respirar, presión arterial baja, pérdida del conocimiento, pulso débil, etc. y que a veces incluso puede causar la muerte.

Es malo para las personas que sufren de problemas renales

Los pistachos son una buena fuente de potasio, que es un nutriente esencial que desempeña un papel importante para mantener nuestro cuerpo saludable regulando la presión arterial, aliviando el estrés y la ansiedad, mejorando el metabolismo, manteniendo el equilibrio electrolítico, mejorando nuestras funciones nerviosas y juega un papel primordial en la protección de nuestro cuerpo contra los trastornos cardíacos y renales.

Sin embargo, es importante recordar que el exceso de potasio es malo para nuestros riñones y quienes padecen enfermedades renales deben evitar consumir demasiado potasio en su dieta ya que sus riñones no son tan efectivos para eliminar el exceso de potasio de su cuerpo.

Demasiado potasio es malo no solo para los riñones, sino que también puede dar lugar a náuseas, debilidad, pulso lento, ritmo cardíaco irregular, insuficiencia cardíaca, deshidratación, diabetes tipo 1, enfermedad de Addison y hemorragia interna.

Debido a los riesgos para la salud asociados con el consumo de un alto nivel de potasio, es importante para nosotros asegurarnos de que estamos comiendo pistachos en pequeñas cantidades.

Puede aumentar el riesgo de cálculos renales

El consumo moderado de pistachos es beneficioso no solo para las personas que padecen enfermedades renales sino también para las personas sanas que desean salvarse del riesgo de cálculos renales.

Esto se debe a que los pistachos contienen una cantidad moderada de oxalatos de 10 a 25 mg por onza y la metionina (que se convierte en cisteína, un aminoácido) y su consumo en grandes cantidades puede aumentar el riesgo de desarrollo de cálculos renales de cistina y oxalato de calcio.

Puede causar alergia a las aflatoxinas

Los pistachos a veces pueden contaminarse con aflatoxinas, que es un carcinógeno producido por el hongo Aspergillus flavus durante el crecimiento y el almacenamiento de los pistachos en un ambiente húmedo y cálido.

El consumo de pistachos contaminados con aflatoxinas a largo plazo puede aumentar el riesgo de cáncer en los animales, y también se encontró que está asociado con el riesgo de hepatitis B y cáncer de hígado. Los hongos responsables de la aflatoxina no son fácilmente visibles a simple vista, pero pueden detectarse con luz UV. El riesgo de aflatoxinas se puede minimizar tostando los pistachos ya que con el tostado se reduce significativamente la cantidad de aflatoxinas en los pistachos.

Riesgo de ser contagiado por la bacteria salmonela

Otra bacteria que puede contaminar los pistachos y hacerlos nocivos para el consumo humano es la bacteria salmonela. El consumo de pistachos contaminados por la bacteria salmonela puede causar diarrea y puede ser fatal para los bebés, los ancianos y las personas que carecen de la fuerza inmune adecuada.

Se ha encontrado que tostar pistachos puede matar a la bacteria salmonela, pero solo cuando el tostado se hace de manera adecuada. De lo contrario, los pistachos no contaminados pueden contaminarse al entrar en contacto con los pistachos contaminados.

Riesgo de contagio por gusano de ombligo naranja (polilla del nogal)

A veces, los pistachos pueden contaminarse con el gusano de ombligo naranja (polilla del nogal), que aparece en la semilla del pistacho o entre la semilla y la cáscara. Este gusano de color crema, anaranjado o rojo, de alrededor de 25 mm de largo no es nocivo para nuestra salud, pero puede dañar la nuez de los pistachos y los pistachos contaminados con la polilla del nogal tienen mayor probabilidad de contaminarse con hongos Aspergillus los cuales producen aflatoxinas.

Mayor riesgo de plaguicidas e insecticidas

Para proteger los pistachos del ataque de plagas e insectos, a menudo están expuestos a pesticidas e insecticidas. Estos pesticidas/insecticidas pueden proteger los pistachos del ataque de plagas, pero son malos para nuestra salud y consumir pistachos que están altamente expuestos a pesticidas/insecticidas puede causar vómitos, diarrea, náuseas y otras reacciones alérgicas. Se lo conoce como probable carcinógeno humano, lo que significa que puede aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Mayor riesgo de acrilamida

El tostado de pistachos es efectivo para minimizar el riesgo de las bacterias de la salmonella y la aflatoxina, pero, al mismo tiempo, puede dar lugar a la formación de acrilamidas. La acrilamida es un posible carcinógeno que puede aumentar el riesgo de cáncer en humanos, pero hasta el momento, no hay suficiente evidencia para apoyar la asociación entre el consumo de pistachos tostados y el cáncer.

Alto riesgo de manganeso

Los pistachos son una buena fuente de manganeso que es un nutriente esencial que desempeña un papel importante en la formación de tejidos conectivos, la absorción de calcio, la regulación del nivel de azúcar en sangre, el metabolismo de grasas y carbohidratos, el funcionamiento adecuado de las glándulas tiroides, etc. Sin embargo, el alto nivel de manganeso es malo para nuestra salud, ya que puede dar lugar a dolores de cabeza, temblores, pérdida de apetito, calambres en las piernas, alucinaciones y trastornos neurológicos.

Debido al riesgo de salud asociado con el exceso de manganeso, es importante que nos aseguremos de comer los pistachos en cantidades moderadas. Además de esto, las personas que sufren de parkinsonismo, hipermanganesemia, policitemia y enfermedades hepáticas crónicas deben evitar consumir otros alimentos ricos en manganeso.

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *