Propiedades de la avellana, fuente natural de vitamina E

La avellana es el fruto de un árbol llamado avellano. Proviene de la familia de las Corylus Avellana y su origen es asiático, aunque su trascendencia y mejores variedades se desarrollaron en Europa. 100 gramos de grano crudo de avellana, contiene 13 gramos de proteína, 65 gramos de grasa, 5 gramos de hidrato de carbono, 10 gramos de fibra, 650 calorías, vitaminas y minerales.

El contenido nutricional de una avellana es como pocos alimentos en la tierra. Es rica en fibra, tiene contenido de potasio, contiene zinc, que es esencial para el desarrollo de los bebés en el vientre materno y hasta la adolescencia, la avellana tiene grandes cantidades de hierro, se encuentra fósforo, una buena carga de vitamina B9, vitamina B6, vitamina B1, abundante en vitamina E, ácidos grasos, calcio y magnesio.

Cuáles son los beneficios del consumo de avellana

  1. Frutos secos avellanaEl máximo don de las avellanas está en ser una excelente fuente de vitamina E; contener aproximadamente 15 g por 100 g. Esta importante vitamina E se constituye en un poderoso antioxidante soluble en lípidos, necesaria para mantener la integridad de la membrana celular de la mucosa y la piel, protegiéndola así de los perjudiciales radicales libres.
  2. Al no tener colesterol, su proteína vegetal es de una calidad inmejorable, las buenas proporciones de arginina, una clase de aminoácido, hace que la avellana tenga un importante papel para el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. También favorece la función inmunológica, enzimática (acelerando las reacciones químicas), homeostática (colaborando al mantenimiento del pH), protectora-defensiva y estructural.
  3. La avellana es un alimento con enorme capacidad energética y cargado con numerosos nutrientes que permiten una salud óptima. Son ricas en ácidos grasos monoinsaturados como oleico y ácidos grasos esenciales, ácido linoleico, que colabora en disminuir el colesterol LDL o colesterol malo y elevan el HDL o colesterol bueno. Las investigaciones han demostrado que la dieta mediterránea abundante en ácidos grasos monoinsaturados, ayudan a prevenir la enfermedad de la arteria coronaria y accidentes cerebrovasculares.
  4. El calcio que posee la avellana, permite el fortalecimiento de dientes, huesos y encías, además de permitir una adecuada coagulación de la sangre, con lo que se pueden evitar padecimientos cardiovasculares, esto en razón a que el calcio ayuda a disminuir los niveles de colesterol en sangre. Este nutriente ayuda también en la regularización de la frecuencia cardíaca y en la transmisión de impulsos nerviosos, contribuyendo a reducir la tensión arterial en pacientes que sufren de hipertensión.
  5. Este es un fruto seco y está libre de gluten, por lo tanto, la avellana es una buena fuente para alimentos elaborados para el tratamiento de pacientes que req uieren comidas libres de gluten o que sean sensibles al gluten. De la misma manera funciona para pacientes con enfermedad celíaca. Rica en folatos y prácticamente todo el complejo de vitamina B, este fruto maravilloso cuenta con vitaminas como la piridoxina, ácido pantoténico, niacina, tiamina y riboflavina.
  6. Gracias al zinc que contiene la avellana, este alimento beneficia el desarrollo de los órganos reproductivos, favoreciendo el funcionamiento de la glándula prostática. El zinc, además de ser un poderoso antioxidante natural, favorece la absorción de vitamina A y la síntesis de proteínas como el colágeno, ayuda al mantenimiento de los sentidos del gusto, el olfato y la vista. Además de encontrase en nuestros huesos, está presente en diferentes tejidos del cuerpo, revestimientos oculares, músculos, testículos, cabellos, uñas.
  7. Un producto como el aceite de avellana tiene aroma a nuez y cuenta con excelentes propiedades astringentes. Con este aceite, se logra mantener la piel bien protegida de la resequedad. También se le ha dado usos en la cocina e incluso en el campo de la medicina, para realizar sesiones o terapias de masaje, de aromaterapia o también en la industria farmacéutica y de belleza en los productos cosméticos.

Efectos secundarios de la avellana

Este fruto seco puede indisponer principalmente a personas que desarrollan sensibilidad o alergia a estos, de la misma manera sucede con alimentos preparados con avellanas. Estas alergias conocidas como síndrome de alergia oral, puede ocasionar picazón en la garganta, la lengua o alrededor de los labios. También puede haber hinchazón en estos órganos acompañada de problemas para respirar. Si se sufre de cualquiera de estos síntomas, es aconsejable evitar contacto con las elaboraciones a base de avellana.

Por Manuel R. B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *