Propiedades de las judías verdes para adelgazar.

Las judías verdes también conocidas en gran parte de Centroamérica con diferentes nombres tales como ejotes, habichuelas, frijoles verdes, chauchas, vainicas o vainitas son la delicia de muchos vegetarianos por sus cualidades nutricionales. Se trata de vainas verdes tomadas de la planta de judías verdes perteneciente a la familia de las Fabáceas y conocida científicamente como Phaseolus vulgaris. Veamos a continuación algunas propiedades de las judías verdes en nuestro metabolismo.

En general las judías verdes se clasifican, dependiendo de sus hábitos de crecimiento, como “enanas” que se sostienen si apoyo y “trepadoras” que necesitan soporte. Las otras variedades de judía verde incluyen las pintas, las blancas, rojas, negras, rosadas y amarillas. Casi todas estas variedades están disponibles comercialmente todo el año.

Las habas, otra variedad de judía verde, son vainas grandes y verdes que a menudo se comen con cáscara. Las judías verdes de Lima por su parte son grandes vainas verde pálido con semillas de forma de frijol.

Beneficios de los Ejotes para adelgazar

  • Las judías verdes frescas son muy bajas en calorías (31 kcal por cada 100 g) y no contienen grasas saturadas; son excelentes fuentes de vitaminas, minerales y macronutrientes.
  • Son una gran fuente de fibra dietaria (9% por cada 100g de cantidad diaria recomendada), la que sirve como laxante para proteger las membranas mucosas del colon reduciendo su exposición a sustancias tóxicas y químicos que causan cáncer. La fibra dietaria también reduce los niveles de colesterol en la sangre reduciendo su reabsorción en el colon mediante ácidos biliares.
  • Contienen vitamina A y muchos flavonoides antioxidantes polifenólicos como la luteína, la zeaxantina y el beta-caroteno. Estos compuestos protegen contra los radicales libres derivados del oxígeno y reactivan sustancias importantes en el envejecimiento y varios procesos relacionados con enfermedades.
  • La zeaxantina es un importante carotenoide encontrado en las judías verdes, selectivamente absorbida en la mácula de la retina del ojo donde provee antioxidantes y protección contra los rayos UV. Por tanto, las judías verdes ofrecen protección contra las enfermedades ópticas del envejecimiento.
  • Las judías verdes son asimismo fuente de folatos. 100 g de judías verdes proveen 37 µg o 9% de folatos. Éstos, junto a la vitamina B-12, son componentes esenciales para la síntesis del ADN y la división celular. Una buena alimentación de folatos durante el embarazo ayuda a prevenir los defectos neurálgicos del bebé.
  • También contienen buenas cantidades de vitamina B-6 (piridoxina), vitamina B-1 (tiamina) y vitamina C. Ésta ayuda a desarrollar resistencia contra agentes infecciosos y radicales libres.
  • Además de todo esto las judías verdes contienen cantidades saludables de minerales tales como hierro, calcio, magnesio, manganeso y potasio, esenciales para el metabolismo. El manganeso es un cofactor para la enzima antioxidante superóxido dismutasa, gran eliminadora de radicales libres. El potasio es un componente importante de los fluidos que ayudan a controlar el ritmo cardiaco y la presión arterial.

Selección y almacenamiento

Las judías verdes deben ser suaves, largas, resistentes pero flexibles y debe producir un sonido cuando se rompen. Cómprelas en tiendas orgánicas. Evite las judías verdes mustias o demasiado maduras con cáscara dura.

Para almacenarlas ubíquelas en una bolsa de plástico perforada y guarde en la nevera a temperatura de humedad ambiente hasta por una semana.

Preparación y consumo

Lave las judías verdes con agua fría. Antes de usar retire las membranas y corte los extremos.

Las siguientes son formas de consumo:

  • Las judías verdes son ingredientes para ensaladas de verduras, fritas o al vapor junto a zanahorias, lechuga, guisantes, tomates, etc.
  • Pueden mezclarse con queso, nueces, champiñones, mariscos, carne, etc.
  • En Asia se usan en curris, sopas, fritos con arroz, etc.

Información de seguridad

Las judías verdes contienen ácido oxálico, una sustancia natural de las verduras que puede cristalizarse en forma de cálculos de oxalato en el tracto urinario de algunas personas. Por lo tanto, las personas que tienen esta enfermedad no deben consumir verduras de la familia de las Fabáceas o las Brasicáceas. Se recomienda el consumo regular de agua para mantener una producción normal de orina y minimizar el riesgo de desarrollar cálculos.

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *