Propiedades del jengibre.

El aceite de raíz de jengibre tiene propiedades y beneficios para el sistema digestivo, con cualidades  carminativas, antisépticas, expectorantes, anti-inflamatorias, afrodisíacas, analgésicas y estimulantes. Los beneficios de este aceite de jengibre también le atribuyen facultades para el tratamiento de inconvenientes estomacales, movimientos del corazón, la inflamación, los trastornos menstruales, las náuseas, la indigestión y los problemas respiratorios.

El jengibre tiene origen en la india y es una especia comúnmente usada en este lugar y en la China, es conocida como Adrak en hindi. En la actualidad es conocida y utilizada prácticamente en todo el mundo.  Esta especia hace parte integral de la cocina asiática, por sus grandes cualidades digestivas. El jengibre es muy útil a la hora de ayudar para una buena digestión de los alimentos como la carne y las aves de corral, si se incluye en una carne, en el momento de estar siendo cocinada, la hace ablandar. Otro uso específico del aceite de jengibre y del jengibre, se da como componentes saborizantes y conservantes.

La raíz de la planta denominada Zingiber officinale, es de la que se extrae el aceite de jengibre. Su particular sabor picante y a la vez caliente del jengibre, se puede atribuir a un elemento denominado gingerol acre. Este elemento es el que proporciona la mayor cantidad de beneficios que se le atribuyen al jengibre.

Algunos de los beneficios para la salud, que se le otorgan al aceite de raíz de jengibre, se describen a continuación:

Para el estómago: Los dolores que se presentan a menudo en este órgano, pueden ser tratados eficazmente con el aceite de jengibre y la raíz del jengibre.  También se constituye en un gran remedio para mejorar la digestión, la dispepsia, los espasmos, la flatulencia, la diarrea, los cólicos, el dolor de estómago y otros problemas del intestino y del estómago. Un gran número de alimentos y comidas, en especial de la India, incluyen con mucha frecuencia el jengibre o el aceite de jengibre, por su capacidad para colaborar con una buena digestión. Los inconvenientes y dolencias estomacales, por ejemplo, también son aliviados con el té de jengibre. Como si fuera poco, el jengibre también puede ayudar a aumentar el apetito.

La intoxicación por alimentos: Como ya se advirtió, el jengibre es un carminativo y un antiséptico. Esto permite que pueda ser incluso utilizado para tratar una intoxicación por alimentos. El jengibre también es ampliamente utilizado en el tratamiento de la disentería por bacterias y las infecciones intestinales.

La náusea y el vómito: Investigaciones han permitido establecer que el aceite de jengibre y la raíz de jengibre, pueden ser utilizadas para aliviar el mareo, el vómito y las incómodas náuseas. De la misma manera, el jengibre es útil en la disminución del vómito que se relaciona con las mujeres y el embarazo.

Los problemas del corazón: En la China se cree que el jengibre sirve para fortalecer notablemente el corazón. De hecho, cientos de personas lo utilizan para prevenir eficazmente las enfermedades del corazón. Estudios preliminares señalan que el jengibre es utilizado en la tarea de reducir los niveles altos de colesterol y ayuda a prevenir que la sangre se coagule. Con este par de elementos, coagulación de la sangre y niveles de colesterol bajos, se reducen drástica y positivamente los riesgos de una obstrucción de vasos sanguíneos y con esto, se reducen también las posibilidades de inconvenientes del corazón y cerebrovasculares.

Los trastornos respiratorios: El jengibre y su aceite de raíz se convierten en un eficiente expectorante, siendo bastante útil para tratar problemas de tos, asma, disnea, bronquitis, gripe y resfriados. La mucosidad que se produce en la garganta puede ser eliminada gracias a la acción del jengibre, lo mismo que la limpieza y depuración de los pulmones. Esto ha hecho que en la India sea bastante común su consumo acompañado de té. No es poco conocido el gran aporte del jengibre en los problemas de carácter respiratorio.

La inflamación y el dolor: Los problemas de inflamación son comúnmente tratados con el extracto de jengibre, incluso la misma medicina tradicional hace uso de él. La sustancia zingibain, que se encuentra en el jengibre, le otorga a éste propiedades reconocidas como anti-inflamatorias. Esencialmente son una especie de analgésicos naturales que controlan los dolores que son ocasionados por la artritis, el dolor de cabeza, el reumatismo, la migraña y otros.

La tensión muscular es otro inconveniente que se trata con el aceite y con la pasta de jengibre, con la que se realizan masajes musculares, en las zonas de extremo dolor y tensión muscular. Se cree, además, que los compuestos que se asocian al dolor llamados prostaglandinas, se pueden reducir con el uso regular del jengibre. Esto quiere decir, palabras manos, que el jengibre es útil para aliviar el dolor. La inflamación de los testículos, y esto también se ha descubierto recientemente por científicos de la China, puede tratarse con muy buenos resultados con la implementación del jengibre.

Los problemas menstruales: El jengibre ayuda a mitigar el dolor causado por las descargas irregulares de la menstruación.

La malaria: La fiebre amarilla, así como la malaria, pueden ser tratadas con la raíz y el aceite de jengibre, de manera muy eficiente.

El estrés: Como aceite natural estimulante, el jengibre mejora los síntomas de la depresión, el cansancio, la ansiedad, la agitación, los mareos y el estrés mental.

La impotencia: La salud reproductiva de los hombres también se puede ver beneficiada con la aplicación del jengibre. La raíz de jengibre y también su aceite, tienen propiedades de afrodisíaco natural, que es capaz de terminar con problemas de impotencia y de eyaculación precoz.

Problemas de riñones: Se tiene la creencia de que el jugo de raíz tiene el poder de disolver los cálculos renales.

El cuidado del cabello: Esta parte del cuerpo también puede cuidarse con el uso del jengibre. Por ejemplo, la caspa se controla con el jugo de jengibre.

El cáncer: Lo dice la Sociedad Americana del Cáncer, que los estudios y análisis hechos, de manera preliminar, en algunas especies animales, han logrado establecer las propiedades del jengibre en el tratamiento de cáncer con la implementación de las quimioterapias.

Hay que advertir que el jengibre es un elemento bastante fuerte, que debe ser utilizado con mucho cuidado por las personas. Existe una gran variedad de aceites esenciales que pueden combinarse con el jengibre, de muy buena manera, algunos de estos son el limón, el incienso, el romero, el pachulí, el bergamota, el neroli, el yiang-yiang, la naranja, el palo de rosa, el mirto, el sándalo, el geranio, el eucalipto y el cedro.

 



Por Juan Diego Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *