Propiedades del yodo

El yodo es un oligoelemento esencial vital para el crecimiento y el desarrollo normal del organismo. Alrededor de un 60% de él se encuentra en la glándula tiroides. Los factores positivos que contiene juegan un papel muy importante en el funcionamiento normal de la glándula tiroides, que secreta las hormonas que controlan la tasa metabólica base del cuerpo. En realidad, sin yodo las hormonas tiroideas podrían incluso no ser sintetizadas.

 

Este elemento controla el funcionamiento de la glándula antes mencionada, lo que a su vez tiene una influencia significativa en los procesos metabólicos. Sus beneficios para la salud incluye su ayuda en la utilización óptima de calorías, de este modo previniendo su almacenamiento en forma de exceso de grasa. Otros beneficios son la eliminación de las toxinas del cuerpo y la asistencia en la utilización de diversos minerales, como el calcio y el silicio.

 

¿Cuáles son los síntomas de una deficiencia de yodo?

 

Una falta de este componente en el cuerpo puede tener efectos graves. Los síntomas incluyen frustración, depresión, retraso mental, malos niveles de percepción, bocio, aumento anormal de peso, disminución de la fertilidad, piel áspera, posibilidades de mortinato en embarazadas, estreñimiento y fatiga. En casos graves puede resultar en un retraso mental asociado con enfermedades tales como el cretinismo, que se caracteriza por malformaciones físicas graves. Según informes de la OMS, la deficiencia de yodo es una de las principales causas de retraso mental en el mundo.

 

La deficiencia de yodo es poco común, ya que muchos productos alimenticios se cultivan en suelos ricos en yodo, o contienen sal, que a menudo es yodada en las naciones occidentales. Sin embargo, algunos países no yodan su sal, y las culturas que cultivan o producen alimentos alejados de aguas costeras son menos propensos a tener suelos ricos en yodo, por lo que ellos deben tener esto en cuenta para su dieta. El cuerpo necesita 100-200 mg de este elemento diarios, y 1/4 cucharadita de sal yodada contiene aproximadamente 95 mg de yodo, por lo que puede ver por qué países con acceso a la sal yodada son mucho menos propensos a sufrir de estos problemas.

 

Alimentos ricos en yodo

Este mineral está presente en grandes cantidades en plantas y animales marinos, incluyendo mariscos, pescado blanco de aguas profundas y algas pardas que puede absorberlo del agua de mar. Asegúrese de incluir en su dieta mensual abundantes cantidades de sardinas enlatadas, atún enlatado, langosta, ostras, almejas, bacalao, eglefino, hipogloso, perca arenque, salmón, lubina y langostinos. Tipos de algas marinas también lo contienen. Otros alimentos ricos en yodo son: ajo, habas, acelgas, calabaza de verano, semillas de sésamo, semillas de soya, hojas de nabo y las espinacas. La sal yodada es otra importante fuente de él, y los panaderos le agregan regularmente yodo a la masa como agente estabilizador.

 

Beneficios del yodo para el cuerpo

 

Este componente es necesario para garantizar el desarrollo adecuado y el metabolismo. Algunos de sus beneficios de salud específicos incluyen:

 

Tasa de metabolismo: influye en el funcionamiento de las glándulas tiroides, ayudando en la producción de hormonas, que son directamente responsables de controlar la tasa metabólica básica del organismo. Esta tasa afecta a la eficiencia y la eficacia de muchos de los e órganos del cuerpo y los procesos regulares, incluyendo absorción de alimentos, los ciclos del sueño y la transformación de alimentos en energía utilizable.

 

Ciertas hormonas, como la tiroxina y triyodotironina, influencian la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el peso corporal y la temperatura. El cuerpo mantiene su tasa metabólica básica con la ayuda de estas hormonas, lo que también contribuye a la síntesis de proteínas. Asegurar su creación normal y su distribución en el cuerpo es la clave para mantener la salud, por lo que mantener la glándula tiroides de donde provienen es esencial.

 

Niveles de energía: también juega un papel importante en el mantenimiento de niveles óptimos de energía del cuerpo, garantizando el uso eficiente de calorías, sin permitir que se almacenen como exceso de grasas.

 

Uñas, cabello y dientes: también coopera en la formación de la piel, los dientes y el pelo sano y brillante. Es un elemento importante para el cuidado capilar, y su falta puede resultar en la pérdida del cabello. Además, también acelera su crecimiento y aumenta la fuerza del folículo.

 

Aparato reproductor: ayuda en el crecimiento normal y la madurez de los órganos reproductivos. Una cantidad suficiente en mujeres embarazadas es esencial para prevenir la muerte fetal intrauterina o problemas neurocognitivos como cretinismo en los bebés. También puede provocar hipertensión gestacional, lo que puede dar lugar a una serie de complicaciones durante la infancia. Además, este mineral en el bebé garantiza el movimiento y el crecimiento apropiado, junto con el habla y la capacidad auditiva. Por otra parte, aparte de afectar la salud del bebé, una vez que se da a luz, ¡una deficiencia de él en realidad puede provocar infertilidad!

 

Un problema que muchas embarazadas se enfrentan es el no percatarse de que deben consumir yodo para ella y su hijo, porque éste se pasa a la leche materna y se pierde una gran cantidad cada día. Investigaciones demuestran que una mujer embarazada o un lactante en realidad pueden perder más que toda la dosis necesarias diarias de yodo, lo cual puede resultar en una deficiencia grave, incluso después de que el embarazo y la lactancia es más, esto a causa de los cambios en la actividad de sus glándulas hormonales.

 

Resistencia del sistema inmune: La mayoría de las personas se centran en sus implicaciones para la glándula tiroides, pero este mineral tiene otras funciones, además de que es un importante refuerzo del sistema inmunológico. En sí mismo es un eliminador de radicales libres de hidroxilo, y como la vitamina-C, también estimula y aumenta la actividad de los antioxidantes para proporcionar una medida defensiva fuerte contra diversas enfermedades, incluyendo las del corazón o el cáncer. Algunos estudios demostraron que otorga una protección directa a las células del cerebro de ratas contra los efectos nocivos de los radicales libres, mediante su unión a los ácidos grasos en las membranas de las células, lo que deja menos espacio para que esas sustancias tóxicas afecten el organismo.

 

Hipotiroidismo: este trastorno se caracteriza por una glándula tiroides poco activa, y resulta en la disminución general de todos los procesos corporales como un desequilibrio químico en el cuerpo. Una de las implicancias más comunes de esto es un gran aumento de peso, debido a que el organismo simplemente no quema las calorías de los alimentos ni las convierte en energía útil. Aunque puede producirse por varias razones, aparte de la carencia de yodo, igual sigue siendo una buena idea aumentar la ingesta de este componente y estimular la actividad hormonal que le ayudará a perder el peso y la grasa corporal, algo muy común en estos pacientes.

 

Algunos otros efectos del hipotiroidismo son: fatiga, sequedad de la piel, dificultad para concentrarse, estreñimiento, calambres e hinchazón en las piernas. Si no se trata, puede incluso dar lugar a condiciones más graves, como insuficiencia cardiaca o un coma.

 

Enfermedad fibroquística: puede reducir significativamente enfermedades como la fibrosis, la turgencia y sensibilidad en los senos. Actúa como un paliativo para enfermedades fibroquísticas y es ampliamente utilizado en terapias, tanto alternativas como modernas. Investigaciones han demostrado una relación significativa entre el yodo molecular y la reducción en los síntomas de la esta trastorno en las mamas.

 

Prevención del cáncer: es probable su beneficio más importante, aparte de su influencia tiroidea, son sus propiedades anti-cancerígenas. Se ha demostrado que las células cancerosas se contraen después de inyectarse con este mineral, y a veces incluso experimentan apoptosis (muerte celular automática) para luego ser reemplazadas por células sanas. El mecanismo exacto de este proceso es aún desconocido, pero estudios han encontrado esta correlación positiva, sobre todo en cuanto a los efectos del yodo en la inducción de la apoptosis en células de carcinoma de cáncer de mama.

 

En términos del cáncer de tiroides, este elemento es esencial en su prevención. Se ha demostrado que pacientes con esta enfermedad muestran una mejoría consistente tras aumentar su ingesta de yodo, y la aparición de problemas es más común en personas que sufren de deficiencia de yodo. Básicamente, es una medida preventiva y una cura para tipos de cáncer de tiroides.

 

Muerte celular programada: este mineral asegura la apoptosis o la muerte celular programada, algo esencial en la formación de nuevos órganos, así como en la eliminación de células malignas, como las cancerosas o enfermas que podrían resultar perjudiciales. Esta función deriva principalmente de sus funciones en la glándula tiroides con su secreción hormonal y la regulación. Sin este elemento no pueden producirse estos procesos.

 

Elimina sustancias químicas tóxicas: puede eliminar toxinas químicas como fluoruro, plomo, mercurio y toxinas biológicas. El papel de este yodo externo a la tiroides cumple otras funciones importantes. Tiene ciertas cualidades antibacterianos, particularmente contra la bacteria Helicobacter pylori, que provoca una peligrosa infección en el estómago, y que se ha relacionado con la aparición del cáncer gástrico.

 

Tiroides y enfermedad del bocio: La deficiencia de este componente es ampliamente reconocido como una causa primaria del bocio. Debe agregar a su dieta huevos, sal, mariscos y productos lácteos para evitar una baja en este elemento, y también funciona como cura para una glándula tiroides agrandada.

 

Algunas palabras de advertencia: una sobredosis de yodo de más de 2000 mg puede ser peligroso, especialmente en personas con enfermedades renales o tuberculosis. Si se toma en exceso puede provocar cáncer papilar de tiroides, en lugar de ayudar a prevenirlo. Mujeres embarazadas y lactantes deben tener cuidado de no consumirlo más de las dosis específicamente prescritas. Se necesita tener un equilibrio saludable, pero los distintos cuerpos de cada personas reaccionan de manera diferente ante las dosis, así que sea cuidadoso y observador.

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *