Puerros, plantas digestivas con propiedades medicinales

Esta es una herbácea de la familia de las liláceas, que recibe también los apelativos de ajo o porro. Su cultivo se conoce de las antiguas Roma y Egipto y en la actualidad crece espontáneamente por todo el mediterráneo.  De esta planta se ha valorado su delicioso sabor y sus propiedades medicinales.

De su información nutricional, se destaca que por cada 100 gramos, el puerro contiene 26 calorías; 2,5 gramos de proteínas; 4,5 gramos de hidratos de carbono y 90 gramos de agua. Aporta, además, el 50% de los requerimientos vitamínicos diarios, al menos de vitamina C, un 13% de las vitaminas E y B6 y del selenio que el organismo necesita. De la misma manera, con el ajo o porro se obtiene un 10% de las necesidades corporales de calcio y de hierro. Su contenido se completa con los carotenos, ácido fólico, potasio y vitamina B1. (Foto por: instinctify)

Propiedades medicinales de los puerros

  • Son una excelente alternativa para los problemas bronquiales, más que el ajo y la cebolla, todo porque tiene un sabor más suave que estos. Puede que no sea tan rico en los compuestos azufrados, pero tiene propiedades que son muy parecidas.
  • El efecto mucilaginoso de su fibra actúa como un laxante y favorece el deslizamiento de las heces. Por esta razón son ideales para tratar el estreñimiento.
  • Los puerros re recomiendan con especial atención para la artritis por ser un remineralizante y alcalinizante.
  • Los catarros respiratorios y en general todos los problemas de garganta pueden tener solución efectiva con el uso del puerro.
  • Su contenido de potasio lo hace indicado en los casos de retención de líquidos, enfermedades reumáticas, gota, arenilla, enfermedades de vejiga, riñón y cálculos.
  • Su caldo de cocción sin sal, tomado en ayunas durante tres semanas, es eficaz contra trastornos de uremia, pero igualmente en procesos que cursen fiebres.
  • Resulta ser muy conveniente para casos de obesidad, así como otras hierbas y plantas adelgazantes, por su escaso contenido de calorías y por ser laxante y diurético.
  • En una preparación de sopa, añadiendo un poco de limón, se convierte en un aliado para combatir dificultades como la fiebre, los problemas renales e inconvenientes gastrointestinales.

Contraindicaciones

Esta hortaliza no se debe comer cruda, puede resultar irritante a los riñones y el intestino. También hay que saber que es preferible escogerlos cuando están pequeños y evitar consumir la parte más verde, ya que es más indigesta. Para aquellos a los que los puerros les producen muchos gases, la recomendación es consumirlo en pequeñas cantidades y sobretodo en forma de sopa.



Por Manuel R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *