Si las verduras no son del agrado de las personas y si se quiere bajar de peso a la vez, existen otras alternativas que se pueden aplicar para cumplir con la finalidad de comer de manera saludable. En el preciso momento es que el mundo dio un giro y pasó de la comida chatarra a las ensaladas de hoja verde, como opción de almuerzo, los que le habían dado un “No” rotundo a las verduras y vegetales, se encontraron en una difícil encrucijada. Cómo poder comer de modo sano, sin el hábito de consumir comida verde. Lo que este grupo de personas no comprende, es que existen algunos trucos para poner en práctica, para no tener que “ir verde”. Aquí algunos de estos para notar y comprobar.

Aprovisionarse de mucha fibra

Un buen abastecimiento de fibra, resulta muy útil para permanecer siempre saludables, debido a que esta representa una ayuda para sentirse más llenos, lo que hará que no haya excesos de comida, esto conducirá eficazmente, a un funcionamiento correcto del sistema digestivo. La fibra también es útil para un vaciado más rápido de la grasa, siempre que no se adhiere ni a los muslos ni a las caderas.

Aparte de las verduras, otros alimentos que poseen un elevado contenido de fibra, son los panecillos de salvado, los frijoles, las nueces, las semillas como las almendras, la linaza entera y las nueces de soya, algunas frutas como las fresas, frambuesas, bayas como las moras, ciruelas y pasas de uva, los arándanos, las frutas secas como albaricoques, los dátiles, manzanas y naranjas, también los cereales integrales, que se recomendarán en nuevamente en el paso 3.

Si son del gusto algunas verduras, hay que comerlas

Esto es algo que le sucede a muchas personas, los vegetales que no consumen, porque no les gustan, no son todos, sí representan la mayoría pero, se salvan algunos. Significa que por lo menos se está en un buen comienzo, para consumir aquellas que sí agradan. Por ejemplo, a la mayoría de gente no le gusta mucho la cebolla, y no se les puede culpar, pero tal vez podría remplazarla comiendo naturalmente la zanahoria o el maíz. Hay que hacer el esfuerzo de que para la próxima comida se incluyan los vegetales que sí sean del gusto de cada quien, es más, se podría arriesgar y consumir algo nuevo y diferente, que se crea en condiciones de tolerar. Seguramente no se le estará haciendo un favor a nadie, salvo a uno mismo.

La manera de preparar y de cocinar las verduras tiene algunas variantes que pueden ensayarse. Cocinarlas al vapor, a la parrilla, en el horno de microondas o hervidas, son las opciones indicadas. Hay personas que prefieren comerlas crudas, para sentir su crujido natural. Puede llegar a suceder que se descubra un nuevo gusto por alguna verdura que se desconocía, por el hecho de cocinarla de una u otra manera especial o diferente. Si aún es difícil comprobar que se puede ser amigo de las verduras, hay que continuar leyendo otras posibilidades hasta encontrar, por qué no, una dieta adecuada y saludable.

Opción con productos de trigo entero

Aquí se dará continuación a lo consignado en el paso 2. Todos los días se aprenden elementos que ayudan a mejorar la nutrición de las personas. En este sentido, ya se sabe cómo elegir alimentos no enriquecidos, en lugar de los enriquecidos. Lo que quiere decir esto, es que no se comen alimentos blancos: arroz blanco, papas, pan blanco y todos los demás, para que en lugar de estos se consuman alimentos de los elaborados con granos enteros, lo que representa un avance en materia de salud. El arroz marrón puede remplazar eficientemente el arroz blanco, para lograrlo puede hacer una mezcla de arroz blanco con café, cualquier cantidad, por pequeña que sea, cuenta.

En lo que tiene que ver con el pan blanco, las excusas se hacen insuficientes, cuando existen tantas deliciosas maneras de remplazarlo, a su disposición. La primera y mejor opción natural es el pan integral, aunque también es válida la opción de pan de trigo blanco. Sin ser enriquecido, este representa una fuente excelente de fibra, hierro y calcio, además, esta elaborado sin conservantes, ni saborizantes o colorantes de tipo artificial. La ventaja del pan de trigo blanco frente al pan normal, es que se mantiene el mismo sabor, pero el de trigo es más esponjoso y ligero, ideal para incluir a la dieta.

Hay que consumir más cantidades de fruta

Para aquellas personas a las que no les gustan las verduras, una opción puede ser el consumo de frutas, estas se comen de manera natural o también se pueden combinar con otra clase de alimentos, tipo cereales y yogur, con los que habrá mayor satisfacción y sensación de llenura. Con la gran mayoría de las frutas se pueden hacer licuados, batidos y helados. Estos pueden ser muy útiles y refrescantes a modo de aperitivo durante el verano. Si le gusta la sandía y ésta se encuentra en temporada, se puede cortar en cuadros pequeños y ponerlos en palillos de dientes para después congelarlos. Seguramente les va a gustar tanto como les gustan a los niños.

La verdad es que no es importante cómo o en dónde se incluyan las frutas dentro de la dieta, lo que interesa es que se incorporen, para beneficiar su salud. Son un aperitivo o bocadillo excelente para no caer en la rutina de comer siempre lo mismo. Hay que preferir siempre los jugos reales de fruta, de las manzanas naranjas, etc., estos representan una maravillosa fuente de vitaminas, para acceder saludablemente al siguiente paso.

Por salud, hay que tomar vitaminas

Mucha gente no comprende la importancia de consumir vitaminas por las cualidades que éstas depositan en el organismo. Si bien las mamás son las primeras que indican la necesidad de suministrarlas a los pequeños, sólo hasta mucho tiempo después, se tiene una verdadera conciencia de los beneficios que las vitaminas le pueden brindar al cuerpo humano.

Durante los primeros años de vida, la etapa de la niñez y la adolescencia, hay un consumo indiscriminado de vitaminas, es decir, el organismo requerirá de absolutamente todas para su correcto desarrollo, ahora bien, con la llegada de los años y en envejecimiento, seguramente las personas tendrán que concentrar su consumo en algunas, que resultan beneficiosas para tratar y prevenir problemas de salud, como algunas enfermedades e infecciones. Esto se logra, por ejemplo, con el consumo diario de Vitamina C; del potasio, para prevenir problemas del corazón, del calcio, que es muy conveniente para los dientes y los huesos, o el magnesio, con el que se disminuyen los problemas derivados de la ansiedad y que muchas personas pasan por alto, simplemente por desconocimiento.

Se han tratado hasta aquí, algunas recomendaciones para comer más saludablemente, con variaciones y alternativas que pueden evitar que se sigan arrugando narices ante la presencia de las verduras. Que no se consuman verduras, por ejemplo en las ensaladas, no quiere decir que se tenga que, inevitablemente, padecer de obstrucción arterial, pero bien podría tratarse alguna de las alternativas propuestas, todo es cuestión de mejorar la salud.