¿Qué comer para bajar de peso, que no sea frutas ni verduras?

Lo que se puede hacer cuando no nos gustan las frutas y los vegetales. Ante la pregunta que muchas personas se hacen de si se puede lograr bajar de peso sin el consumo de frutos y vegetales y además de compartir con alguien que prepara comidas que son poco, o nada saludables, aquí hay algunas indicaciones que pueden ser de gran utilidad.

¿Cómo hacer para que la dieta sea lo más saludable?

Lo primero que se puede realizar para tratar de comer más saludablemente es hacer cambios pequeños que se logren mantener sin causar traumas. Es la manera de ir lentamente con los cambios y no intentarlos todos de una sola vez, cosa que generalmente termina en el fracaso. Gradualmente, los cambios implicarán el logro de objetivos de manera progresiva.

Lo más importante es que se establezcan objetivos definidos, que es una buena y eficiente manera de lograr encauzar la mente en lo que se quiera lograr. La carta de programación de objetivos sirve para determinar algunas metas que son vitales para cada quien de manera particular.

¿Qué pautas se pueden seguir para una alimentación saludable cada día?

  • Una cantidad de pan, patatas, pasta, arroz y otros alimentos con contenido de almidón, se deben preferir las variedades integrales cada vez que se pueda, al menos 5 porciones.
  • Un poco de pescado, huevos, carne, frijoles y demás productos lácteos no fuentes de proteína, por 2 a 3 porciones.
  • Una cantidad pequeña de alimentos y de bebidas con contenidos de grasa y de azúcar, hasta 3 porciones únicamente.
  • Leche y productos lácteos, ingerir de 2 a 3 porciones
  • Una buena cantidad de hortalizas y de frutas, con el objetivo de 1 a 2 porciones de fruta y entre 3 y 4 porciones de verduras.

¿Qué se puede hacer si no se gusta de las verduras y las frutas?

Hay personas a las que no les gustan las frutas y las verduras e infortunadamente, no existe todavía alguna pastilla maravillosa con la que se puedan remplazar éstas. Para alcanzar una salud excelente, es necesario consumir una gran variedad de frutas  y de verduras de colores, de no realizarse este consumo requerido, el organismo estará expuesto a adquirir algunas enfermedades, incluyendo las consabidas deficiencias de mineral y vitaminas indispensables. (foto por holytoastr )

1.     Inicie con lo que tiene a disposición

Es un muy buen comienzo si ya se disfruta del consumo de verduras y de frutas, lo que hay que hacer es iniciar un consumo más regular de las frutas y verduras que son del agrado, para que después se aumente la variedad de especies de manera gradual y proporcionada. Ensayar con otras alternativas y variedades para sustituir las verduras, es algo que se debe realizar tanto como se pueda. Hay muchas para elegir, pero seguramente hay alternativas que serán del agrado de cada uno.

2.     Trate con nuevos métodos

Es bueno saber que algunas de las verduras que se consumen, pueden ser mezcladas con otras comidas

  • Agregar puré de frijoles blancos a la carne picada
  • Combine verduras y agréguelas a las salsas para las pastas
  • Ralle las zanahorias en curry o guisos

Se puede explorar con los diferentes estilos de cocina

  • En lo posible, trate de comer los vegetales crudos y sentirlos crujientes
  • Si lo que se necesita es una opción rápida, se puede probar con la cocción de vegetales en el microondas y un poco de agua
  • La barbacoa, las verduras que son asadas tienen un sabor diferente y especial, que es diferente a las verduras que se hierven o se cocinan al vapor.

Por si los vegetales y las frutas son caras

  • Es bueno mantener un abastecimiento de alimentos congelados y en lata, como los jugos naturales, de frutas como para un postre rápido, para tentempiés o quizás bocadillos.
  • Se pueden seleccionar posibilidad de vegetales congelados y en conservas, se deben elegir versiones bajas en azúcar y sal, porque estos también son aceptados.
  • Es mejor optar por aquellos alimentos que estén en temporada porque estos suelen ser más económicos.

La hora de comer

  • La opción para el almuerzo es incluir una ensalada o por lo menos incorporar vegetales en un sándwich. Un ejemplo, los pimientos, la cebolla, la zanahoria rallada, pepino, tomates y lechuga de color verde oscuro.
  • Hay que ser cuidadosos con los aderezos, las salsas y otra variedad de condimentos. Estos presentan la tendencia de ser altos en azúcar, sal y grasa, o incluso de una combinación de los tres. Las comidas que se preparen se pueden sazonar con especias, con jugo de limón, con aceite de oliva y con hierbas, entre otros.
  • Para la cena, se pueden agregar algunas verduras congeladas o frescas, a los fideos, la pasta, el arroz y las patatas, para ser servidas junto con las legumbres, platos de carne magra y huevos.
  • En últimas, cada quien tiene la responsabilidad sobre lo que pone en su cuerpo. Por lo que se puede escoger cuando los alimentos buenos y malos estén servidos en el palto. Hay que elegir, por ejemplo, no comer las papas fritas y sí comer verduras y pollo. Si se siente hambre todavía, se puede comer una rebanada de pan integral o también una porción de fruta.
  • Se puede hojear el artículo de una vista del tamaño de las porciones y el uso de los artículos cotidianos, con el que se puede aprender cómo deben ser las porciones debidas de los alimentos.

En el trabajo debe comerse correctamente para lograr las porciones de verduras y frutas requeridas

  • Las verduras crudas se pueden preparar en rodajas, a manera de bocadillo durante la media tarde
  • Prefiera un pedazo de fruta o una ensalada de frutas, para la media mañana.

 

 

Por Erika Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *