¿Qué es la dieta alcalina y para que sirve?

El fundamento de una dieta alcalina para perder peso está en que se basa en el consumo de frutas frescas, de tubérculos, legumbres, nueces, raíces y hortalizas. La sangre humana es levemente alcalina y tiene un nivel de pH normal entre 7,35 y un 7,45. Lo que pretende una dieta alcalina es que se refleje ese nivel de pH, como se hizo en otro tiempo, además de ser levemente alcalina. Los que han probado la dieta y la defienden, argumentan que es una dieta abundante en alimentos que elaboran ácidos y que con ello alteran el equilibrio impulsando un déficit de minerales que son esenciales, como el potasio, el calcio, el sodio y el magnesio, y que el organismo trata de restablecer este equilibrio. Así mismo, se piensa que el desequilibrio hace que las personas tengan mayor riesgo de contraer enfermedades, de modo que los médicos especialistas recomiendan realizar este régimen si una persona tiene realmente los síntomas siguientes y si se han descartado otras enfermedades.

Antecedentes de las dietas alcalinas

En otros tiempos, los indígenas precolombinos, que se dedicaban a cazar y a recolectar, tenían dietas balanceadas que eran realmente diferentes a lo que se puede establecer hoy. Estas dietas tenían su base alimenticia en las plantas, con un procesamiento mínimo y la complementaban los alimentos de origen animal. Cuando sobrevino la agricultura, las dietas y los planes para adelgazar en occidente, han sufrido cambios bastante notorios. (foto por afagen)

  • Los productos lácteos y derivados como el queso, tuvieron su inclusión gracias a la domesticación que se hizo del ganado.
  • Por su parte, los granos fueron incluidos en las dietas, con posterioridad a la aparición de las herramientas de piedra. Los granos con algún tipo de refinación, aparecieron luego de inventadas algunas máquinas de tamizado y laminación.
  • El consumo de azúcar, por ejemplo, aumentó considerablemente después del movimiento de la revolución industrial.
  • La carne tuvo su aumento de consumo cuando se incrementó la cría de animales. También con la llegada de tecnologías, que permitieron mayor acceso a los granos para la alimentación del ganado y su respectivo engorde mucho más rápido.
  • Lo mismo sucedió con el consumo de sal, que tuvo su auge cuando apareció la tecnología que mejoró la explotación, el procesamiento y el transporte del producto.

Prácticamente todos los alimentos que se consumen, se digieren, luego se absorben y posteriormente se metabolizan, produciéndose una liberación de ácidos o de una base alcalina, es decir, bicarbonato, en la sangre. Todos los alimentos producen ácidos, la sal, la leche, el queso, la carne, el pescado, las aves, los mariscos y los granos, de modo que el creciente consumo de estos alimentos, hizo que la dieta que se consumía en occidente se convirtiera en productora de ácidos en niveles superiores, incluso, que la dieta alcalina. Esto hizo que el consumo de hortalizas frescas y de frutas descendiera, haciendo que la producción de ácidos aumentara mucho más.

 

 

 

Por Erika Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *