¿Qué es y en qué consiste la dieta mediterránea equilibrada?

La llamada dieta mediterránea es un novedoso programa dietético, que se puede asumir con facilidad, principalmente por sus emocionantes sabores, que tienen la condición de recordar lo que saben unas buenas vacaciones, como el desayuno de yogur con frutas, el almuerzo de vegetales asados y salmón, y los deliciosos bocadillos de galletas con humus. Otro plato para disfrutar es una buena pasta italiana o una ensalada griega. Es una dieta que se deleita, como si no se hiciera dieta.

La revista de la Asociación Médica de los Estados Unidos, publicó un estudio en el que se pudo establecer que una dieta mediterránea, tiene propiedades para extender la longevidad. Si esto es posible, es porque esta dieta corresponde a un plan abundante en vegetales, nueces, granos, semillas y frutas, además de la implementación del aceite de oliva, que es rico en grasas monoinsaturadas. El plan alimenticio de la dieta mediterránea, también hace énfasis en un consumo abundante de pescado, en lugar de comer carne roja, que supone un consumo importante de antioxidantes esenciales y ácidos grasos, lo que reduce los altos niveles de colesterol, ayudando a proteger el corazón de posibles enfermedades.

Los datos poblacionales y el recurso bibliográfico de las regiones mediterráneas, han demostrado que sus habitantes tienen  menores niveles de afectación por enfermedades cardiovasculares y cáncer. Pero esta ventaja no tiene su razón de ser únicamente en el mar y el sol, el plan alimenticio de la dieta mediterránea, tiene una gran cantidad de beneficios para la salud del organismo.

Para los expertos estudiosos e investigadores italianos, la dieta mediterránea del sol, o dieta “med”, como se le conoce, puede aliviar los problemas del síndrome metabólico, es decir, los indicios jóvenes de diabetes tipo 2, como también la posibilidad de contraer alguna enfermedad de tipo cardiovascular.

Como lo indica su nombre, la dieta mediterránea está sustentada en la cocina que caracteriza a los países que circundan el mar mediterráneo, lo que implica una estupenda variedad de platos que van desde la marroquí a la griega, hasta la deliciosa comida turca a la italiana. Cuando se adhiere a esta dieta mediterránea, se pueden alcanzar todos los beneficios saludables para el organismo, con la ineludible pérdida de peso que esta conlleva.

Y el vino no se queda atrás, el tinto contiene abundantes sustancias antioxidantes que reciben el nombre de flavonoides y que son muy útiles en la prevención de las enfermedades cardiacas e incluso el cáncer. Resulta que una copa de vino por día, se puede incluir en la dieta mediterránea, no sólo para sentirse como en vacaciones, sino para reducir barriga y adelgazar. A continuación 8 comidas para iniciar la dieta mediterránea de manera correcta. Esperemos que consideres este plan alimenticio de las costas europeas para tu propio bienestar.



Por Diana Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *