Receta de berenjenas a la parmesana.

Receta vegetariana fácil: Berenjenas a la parmesana

Los ingredientes son:

  • 2 berenjenas medianas (rebanadas de 1 cm)
  • 12 onzas de queso mozzarella, cortado en tiras grandes
  • 2 1/8 tazas de salsa marinara
  • ¾ de taza de queso parmesano, rallado finamente

Indicaciones importantes:

Dentro de las recetas vegetarianas existen dos únicas maneras de preparar las berenjenas, asadas y a la parrilla, para obtener un plato ligero, o también se pueden asar a la brasa, eso sí, siempre que se hayan rebanado para que queden a 1 cm y no se desbaraten. Si su preparación consiste en asarlas a la parrilla, es conveniente permitir que se doren por los dos lados, proceso que puede demorar unos 6 u 8 minutos. Si las berenjenas se asan a la brasa, la duración de estas va a depender de la clase de asador que se tenga. Se les puede untar algo de aceite y de pimienta antes de ser calentadas. Así mismo, un poco de sal las apartará del sabor amargo, sin embargo hay que tener especial cuidado con la sal, porque el exceso de ésta puede causar que se sequen las berenjenas.

El paso a seguir es servir salsa marinada en la superficie de la cacerola, la suficiente para que no quede con mucha profundidad. La totalidad de los ingredientes se ubica en forma de capas, y se requerirá de mucha más salsa para continuar este proceso al menos unas tres veces más. Las capas de berenjena se ubican sobreponiendo cada porción, hasta que se logre cubrir por completo la capa de salsa. Luego se coloca otra capa de salsa encima de la berenjena, en una cantidad similar a la capa del fondo, además de ¼ de queso mozzarella y la mitad del queso parmesano. Ese orden se sigue hasta que se terminen los ingredientes de la receta vegetariana. El paso final consiste en recubrir la cacerola con lo que queda del queso mozzarella.

Instrucciones para su cocción

La receta finalizada se recubre con papel aluminio y se lleva al horno por un tiempo de 30 minutos a una temperatura de 176 grados centígrados. Luego de este tiempo, se retira del horno y se le arranca el papel aluminio y se coloca nuevamente en el horno por otros 20 minutos, a la misma temperatura, vigilando siempre que el queso alcance la carbonización.  Posteriormente se saca el plato del horno, y se sirve después de que éste se haya enfriado por unos 10 minutos.

Lo que se espera después de todo este viaje, es que se disfrute al máximo de esta receta vegetariana, que sea tan exitosa que se comparta con otras personas e incluso que se pueda variar agregándole más de un toque personal que la haga más deliciosa. Una receta como esta se transmite, en la mayoría de los casos, de generación en generación, por eso hay que agradecerles a las abuelas, que en medio de su extensa sabiduría de la vida, también hacen aportes tan especiales a la alimentación de sus familias.

Por Erika Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *