Reducir la papada comiendo y sin recurrir a cirugías

Por vanidad, estética o simplemente por la frustración que produce mirarse en el espejo y encontrarse con el doble mentón o barbada pronunciada, muchas personas se someten a difíciles y costosas cirugías de corrección, que, como cualquier otra intervención quirúrgica, representa algún tipo de riesgo para la salud. Por esta razón es necesario recurrir a otras alternativas no invasivas, es decir, que no tienen nada que ver con bisturíes y batas blancas, con las que se puede evitar y corregir este problema, una dieta balanceada, mucha hidratación y algo de ejercicio, son indispensables para desaparecer la incómoda flacidez de la cara.

Alimentos para adelgazar y reducir la papada

Disminuir la barbilla rellenita no es una labor muy diferente a la de reducir grasa de cualquier otra parte del cuerpo, esto quiere decir que para lograrlo se pueden continuar las indicaciones dietéticas y alimenticias de cómo adelgazar comiendo, prestando atención a los alimentos que son realmente buenos para este propósito: Los carbohidratos deben preferirse saludables, es el caso de los cereales integrales, los vegetales y las frutas. No se puede olvidar el grupo de lácteos bajos en grasa, considerados como importantes en el proceso de quemar grasa. Otros alimentos como los frutos secos, el salmón, el aceite de oliva y las aceitunas, tienen contenido elevado de grasas insaturadas, que producen sensación de llenura y evitan que se coma en exceso. El consumo de té verde también es recomendado para acelerar el metabolismo, liberar grasa y con ello, adelgazar papada y demás partes del organismo.

La hidratación correcta también es de gran ayuda para alcanzar la reducción de la papada, al menos ocho vasos de agua al día, logran disminuir la hinchazón y la retención de líquidos, producidos por el exceso de carbohidratos malos y sodio, es por eso que estos grupos de alimentos deben limitarse al máximo.

Ejercicios para bajar el doble mentón

Hay una serie de ejercicios que se realizan utilizando la mandíbula, los labios, la tensión del cuello, e incluso las manos, que persiguen el mismo propósito: tonificar y reafirmar los músculos del cuello, buscando desaparecer la piel caída del rostro. Algunos de estos ejercicios para la cara son:

  • Con las dos manos ubicadas en la base del cuello, se hace una presión hacia abajo mientras la cabeza se inclina hacia atrás todo lo que se pueda, en una contraposición de movimientos. Esto se hace con unas 10 repeticiones.
  • Con la mandíbula salida hasta donde sea posible, el labio inferior cubre al superior haciendo un movimiento repetido varias veces.
  • La lengua se ubica contra el paladar superior y se realiza un movimiento de fuerza contra éste. También se realizan varias repeticiones.
  • Repetir las vocales tan exageradamente como se pueda, frente al espejo se puede notar la tensión de los músculos del cuello.

Por Manuel R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *