14 Remedios Para La Intolerancia A La Lactosa

¿Qué es la intolerancia a la lactosa? Intolerancia a la lactosa es el término médico que se utiliza para describir una condición en la que las personas son incapaces de digerir correctamente la leche (lactosa) o el azúcar. De hecho, este problema de salud es frecuente y puede afectar hasta 2 tercios de la población mundial. Un estudio reciente ha encontrado que la intolerancia a la lactosa no es peligrosa, pero puede causar incomodidad a la mayoría de las personas, incluso estropeando su calidad de vida si no se recomienda un tratamiento inmediato y adecuado.

 

¿Qué causa la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es comúnmente causada por las cantidades insuficientes de lactasa, conocida como una enzima que ayuda a descomponer la lactosa. Además, la genética o problemas digestivos como la enfermedad celíaca, la colitis ulcerosa y la gastroenteritis pueden contribuir en parte a la intolerancia a la lactosa. Asimismo, el problema puede desarrollarse naturalmente porque el intestino delgado produce menos lactasa.

 

La mayoría de las personas, a veces, se confunden entre la intolerancia a la lactosa y una alergia a la leche. La alergia a la leche se utiliza para describir una reacción exagerada del sistema inmune las proteínas presentes en la leche.

 

¿Cuáles son los síntomas de la intolerancia a la lactosa?

La mayoría de las personas pueden tener levemente la condición presentando los síntomas si digieren grandes cantidades de productos lácteos. Mientras tanto, otros pueden tenerla severa y terriblemente con síntomas más fuertes, incluso con tan sólo digerir una cantidad bastante pequeña de productos lácteos.

 

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa consisten en náuseas y vómitos, diarrea, hinchazón del estómago y calambres abdominales, que pueden ocurrir por treinta minutos hasta por algunas horas o incluso por varios días después de comer alimentos.

 

Más importante aún, los síntomas pueden llegar a ser graves, dependiendo de algunos de los siguientes factores:

  • La cantidad de ingesta de lactosa
  • Los niveles de la enzima lactasa
  • El control del vaciamiento gástrico (por ejemplo, cuanto más rápido el intestino transporta, peor son los síntomas).

 

¿Cómo tratar la intolerancia a la lactosa?

Actualmente, la mayoría de la gente prefiere limitar la ingesta de leche, productos lácteos o alimentos que contienen lactosa como una forma de reducir los síntomas de intolerancia a la lactosa. Sin embargo, también deben ser conscientes de que la lactosa y la leche se puede encontrar no sólo en los productos lácteos que vemos a diario, sino también en muchos alimentos preparados, incluyendo sopas de crema, cereales, cremas no lácteas y así sucesivamente.

 

Aparte de eso, algunos remedios caseros para la intolerancia a la lactosa han sido recientemente introducidos y han demostrado ser simples pero eficaces para ayudarle a lidiar con este problema de salud.

 

A continuación, se presentan los 15 remedios caseros más eficaces para la intolerancia a la lactosa, que pueden resultar fáciles de aplicar en casa.

 

1. Azafrán

El azafrán es uno de los remedios caseros más impresionantes para la intolerancia a la lactosa ya que posee la capacidad de crear un revestimiento en las membranas de su intestino delgado, colon y estómago y posteriormente producir un sistema digestivo saludable. Además, el azafrán ha mostrado ser beneficioso para aliviar los síntomas del dolor en el estómago y suprimir la formación de gas en el intestino. El azafrán está cargado con algunos aceites esenciales como pineno, terpinen 4, cineol y borneol, como también geraniol y es ampliamente conocido como un purificador de sangre y un anticonvulsivo.

 

Además, este tipo de alimento contiene carotenoides que consiste de beta carotenos, licopeno, y zeaxantina con el fin de prevenir el estrés, las infecciones y los cánceres en el cuerpo. Para obtener uno de los beneficios de salud más increíbles del azafrán, debe beber una taza de té de azafrán a diario para ayudar a curar la intolerancia a la lactosa fácilmente.

 

Nota:

  • El consumo de azafrán en una gran cantidad puede causar algunos efectos secundarios, como hemorragias nasales, entumecimiento de labios y párpados, vómitos y así sucesivamente.
  • Las mujeres embarazadas no deben digerir una gran cantidad de azafrán, ya que puede ser el causante de un aborto involuntario debido a la contracción que se produce en el útero.

 

También puede leer: Remedios caseros para las hemorragias nasales

 

2. Semillas de hinojo

Las semillas de hinojo son otro tratamiento natural para tratar el dolor de la intolerancia a la lactosa.

 

Cómo utilizarlas:

  • Mastique una cucharadita de semillas de hinojo después de cada comida

Como alternativa,

  • Adicione una cucharadita de semillas de hinojo a un vaso de agua caliente para preparar té de hinojo
  • Espere unos 10 minutos y cuele las semillas
  • Consuma el té tres veces al día

 

3. Jugo de limón

El jugo de limón puede hacer maravillas ya que es uno de los grandes remedios caseros para la intolerancia a la lactosa. Ayuda en el tratamiento eficaz del dolor de estómago causado por la intolerancia a la lactosa.

 

Cómo utilizarlo:

  • Agregue el jugo de limón en agua tibia
  • Mezcle la solución con un poco de miel para mejorar el sabor
  • Consuma la mezcla antes de las comidas

 

También puede leer: Remedios caseros para el dolor de estómago

 

4. Jengibre

Una investigación ha revelado que el jengibre está entre los remedios caseros excelentes para la intolerancia a la lactosa ya que puede ayudar al cuerpo a aliviar los problemas gastrointestinales originados por la intolerancia a la lactosa o la indigestión porque este tipo de alimento puede reducir el gas abdominal y la náusea.

 

Cómo utilizarlo:

  • Vierta una cucharadita de jengibre rallado en un vaso de agua hervida durante unos minutos
  • Añada unas gotas de jugo de limón y miel a esta mezcla
  • Consuma tres tazas de té de jengibre por día para obtener alivio de los síntomas

 

También puede leer: El jengibre beneficia su salud de varias maneras

 

5. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana ayuda a reducir la intolerancia a la lactosa ya que es potente para la indigestión, particularmente en las etapas iniciales. El vinagre de sidra de manzana puede actuar como un remedio casero eficaz para neutralizar los problemas digestivos y el ácido estomacal resultado de la intolerancia a la lactosa.

 

Cómo utilizarlo:

  • Agregue una cucharada de vinagre de sidra manzana fresco en una taza de agua
  • Consuma regularmente durante algunas semanas

 

Lea también: Cómo el vinagre de sidra de manzana puede tratar la indigestión

 

6. Suplemento de lactasa

En realidad, el suplemento de lactasa ayuda a alterar la enzima lactasa que su cuerpo no produce. Además, esto ayuda a digerir la lactosa y debilita así el riesgo de problemas gastrointestinales. Puede tanto tomar los suplementos a la hora de ingerir alimentos llenos de lactosa.

 

Cómo utilizarlo:

  • Tome tres tabletas de lactosa antes de consumir alimentos que contengan lactosa
  • Adicione un suplemento de lactasa a la leche antes de beberla

 

7. Yogur y queso

yogurt griego_resize

Las personas que experimentan intolerancia a la lactosa pueden consumir productos como yogur o queso en una cantidad moderada, ya que ayudan a reducir los niveles de lactosa. Los alimentos ricos en grasa a menudo contienen niveles más bajos de lactosa en comparación con los productos bajos en grasa. La grasa puede ralentizar la etapa de la lactosa que tiene lugar en su sistema digestivo.

 

Cómo utilizarlos:

  • Consuma yogur con cultivos vivos (los cultivos vivos ayudan a descomponer la lactosa y a curar los problemas gastrointestinales).

 

Nota: Puede optar por yogur griego que tiene menos lactosa que los normales. El yogur congelado, en realidad, no es útil en absoluto.

 

Como alternativa,

  • Coma queso rico en grasa o queso duro como el queso suizo y el queso cheddar

 

8. Té de arroz

El té de arroz se convierte en otro gran remedio casero para la intolerancia a la lactosa. Puede seguir los pasos a continuación para obtener uno de los beneficios de salud más sorprendentes del té de arroz.

 

Cómo utilizarlo:

  • Adicione una media taza de arroz al agua hervida durante unos 10 minutos
  • Espere hasta que el arroz se vuelva blando y luego revuelva
  • Cuele para sacar el arroz y retire el agua colada
  • Espere hasta que el agua escurrida se enfríe
  • Adicione una pequeña cantidad de miel a esta mezcla
  • Consumir la mezcla dos veces al día para obtener mejores resultados

 

9. Sustitutos de la leche

Usted puede encontrar fácilmente algunos saludables sustitutos de la leche que son buenos para el tratamiento de la intolerancia a la lactosa, incluyendo leche de coco, leche de almendras, leche de arroz, leche de avena, leche de soja y así sucesivamente. Puede comenzar con pequeñas cantidades de leches (de origen vegetal) a base de vitaminas D y, opcionalmente, añadir calcio. También, se puede substituir la mantequilla por el aceite de coco y purés de fruta varios tales como de ciruelas pasas, banano, o puré de manzana.

 

10. Cacao en polvo

Si usted tiene el hábito de hornear pasteles, debe estar muy familiarizado con el cacao en polvo. Sin embargo, pocas personas son conscientes de que el cacao en polvo es más que un simple ingrediente para hacer pasteles. Por ejemplo, en el tratamiento de la intolerancia a la lactosa, el cacao en polvo es un gran apoyo para ayudarle a superar los síntomas. Se cree que el consumo de este polvo tiene efectos positivos sobre la digestión estomacal de la lactosa. Por lo tanto, es mejor consumir cacao en polvo mezclado con azúcar antes de cada comida.

 

11. Verificar las etiquetas de los productos

Además de la prueba de intolerancia a la lactosa, al ser un consumidor inteligente, probablemente puede saber que los alimentos procesados ​​o envasados ​​pueden convertirse en fuentes ocultas de lactosa. Por lo tanto, cada vez que vaya de compras, debe verificar etiquetas de la nutrición para ver si están cargadas con leche, sólidos de leche seca o la leche en polvo descremada o no. Los alimentos que contienen leche y lactosa incluyen: cereales de desayuno, cremas no lácteas, dulces, aderezos para ensaladas, panes, carnes procesadas y así sucesivamente.

 

12. Menta

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa se pueden tratar fácilmente si se utiliza menta. Sin ninguna intervención, el dolor causado por la intolerancia a la lactosa puede resultar en algunos problemas graves, incluyendo diarrea. Por lo tanto, es mejor iniciar el tratamiento para la intolerancia a la lactosa tan pronto como sea posible. La menta tiene cualidades calmantes que son buenas para tratar el dolor. Además, la menta proporciona mentol que tiene buena influencia en la vesícula biliar o en los tractos gastrointestinales.

 

Se sugiere consumir té de menta de 2 a 3 veces por día. La miel es una gran adición para hacer que el té sepa mejor.

 

13. Té de manzanilla

Otro té en la lista de los mejores remedios caseros naturales para la intolerancia a la lactosa es el de manzanilla. Es bien conocido para combatir problemas digestivos, tales como la hinchazón. La manzanilla también tiene grande impacto en la neutralización del ácido del estómago. Los taninos en su contenido son eficaces para hacerle frente al dolor o los espasmos. De los nutrientes de la manzanilla, los científicos también prestaron mucha atención al bisabolol, el cual puede aliviar los músculos y promover la salud digestiva. La recomendación es beber té de manzanilla caliente varias veces al día. Es realmente un tratamiento bueno e inmediato para la intolerancia a la lactosa.

 

14. Semillas de comino

Uno de los muchos síntomas de la intolerancia a la lactosa es la indigestión. Esto puede causar muchos problemas en la vida diaria. Si es posible, es mejor lidiar con esta inmediatamente con la ayuda de las semillas de comino. Estas pequeñas semillas tienen una excelente cantidad de hierro que desempeña un papel esencial en la hemoglobina. El hierro es importante porque trabaja para traer más oxígeno de los pulmones a otras partes de nuestro cuerpo. Además, el aldehído de las semillas de comino es beneficioso para la digestión, ya que hace que las glándulas salivales funcionen mejor. Científicamente hablando, las semillas de comino también tienen un maravilloso número de otros nutrientes, a saber, timol o magnesio. Todos ellos contribuyen a una mejor digestión. Innegablemente, es uno de los mejores remedios caseros naturales para la intolerancia a la lactosa.

 

Sin embargo, para quienes experimentan problemas de coagulación de la sangre, las semillas de comino no parecen ser una opción sabia. Lo mismo se aplica para los pacientes diabéticos.

 

Por Erika Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *