Desde hace mucho tiempo son reconocidos los provechos que posee el té de hojas de alcachofa. En la época antigua ya se hacía uso de estos brebajes de hojas de manera medicinal, ayudando a estimular en los pacientes una digestión más sana. La alcachofa proviene de las áreas mediterráneas en el sur de Europa, como también del África de Norte, y es una planta que, para provecho de la humanidad, es imperecedera. Comúnmente es una planta que no sobrepasa la altura de los dos metros y sus hojas son de una particular forma lobulada y arqueada. Sus flores se desarrollan en una cantidad de escamas con forma triangular y una cabeza de capullo. El tallo es comestible en una de sus partes, y son pedazos carnosos ubicados en las partes inferiores de las hojas y de la base, que se conocen como el “corazón”. Su cosecha y tiempo de florecimiento se da, primordialmente, en la primavera y hasta la mitad del verano.

Té de hojas de alcachofa para adelgazarEste vegetal hace parte del grupo de vegetales considerados de los más antiguos del planeta. Como se dijo, es del gusto de las personas el consumo de la parte carnosa de su base color verde, de su núcleo y, por supuesto, de las hojas. Estas últimas tienen una serie de compuestos activos que son la cinarina, luteolina, apigenina, estigmasterol y beta- sitosterol. Entre estos componentes que se encuentran en el agua de alcachofa, la cinarina es un químico ubicado en la pulpa de la hoja y tiene la propiedad de incrementar el flujo de bilis. Como información adicional, las hojas de alcachofa son abundantes en ceniza alcalina.

¿Cómo se prepara el té de alcachofa para adelgazar?

Es bastante sencillo preparar el té de alcachofa para adelgazar, sólo hay que seguir los siguientes pasos:

  • Colocar un montón de hojas de alcachofa en una olla con agua hirviendo.
  • Cuando esté en ebullición, retire cuidadosamente las hojas y permítale a la infusión que quedó en el recipiente, entre 5 y 8 minutos de reposo.
  • Lo que resultará es un té cuyo color es de un verde claro y lo más aconsejable es beberlo antes de cada una de las comidas del día.

Su sabor se presenta bastante liso y por las características de la hoja,  es muy suave. El té de hojas de alcachofa no es sugerido para aquellas personas que padecen de cálculos biliares. De la misma manera, es recomendable que no se utilice en niños pequeños ni en mujeres en estado de embarazo o en período de lactancia materna, porque sus condiciones de seguridad, para estos grupos de personas, no están ciertamente clarificadas.

Aquí están los beneficios o provechos para la salud de las personas, que se pueden otorgar a la infusión de té de hoja de alcachofa:

  • Consumir regularmente el té de hoja de alcachofa puede colaborar a estimular una buena digestión, reducir la posibilidad del estreñimiento, combatir la acidez estomacal, la distensión abdominal y la diarrea.
  • Tomar té de hoja de alcachofa ayuda a controlar notablemente los niveles de azúcar en la sangre y con ello, colaborar en la disminución de los riesgos de contraer la diabetes.
  • El té de hoja de alcachofa también es importante en la consecución de un sistema inmunológico mucho más fortalecido.
  • Consumir el té de hoja de alcachofa puede ser muy útil para la expulsión de toxinas del organismo y para ayudar a obtener una piel mucho más clara.
  • Beber con regularidad el té de hoja de alcachofa ayuda en el tratamiento de dolencias y padecimientos de riñón, pese a que se sugiere, antes de usarlo, consultar la opinión de un médico especialista.
  • Ingerir periódicamente el té de hoja de alcachofa colabora con el hígado, para que este órgano mantenga activas sus funciones y los resultados lo beneficien contra la posibilidad de una cirrosis o de otras enfermedades que se pueden presentar.
  • Otra de las propiedades es que el extracto de alcachofa ayuda a bajar el colesterol (mas info aquí)  de manera natural y lo controla sin efectos secundarios no deseados.
  • Cuando se toma el té de hoja de alcachofa, antes de cada comida, se pueden disminuir los niveles de colesterol malo del organismo y con ello se podría alcanzar un riesgo menor de contraer alguna enfermedad cardiovascular.