El cebollino: Alimento bajo en calorías y de virtudes saludables.

Debido a su aroma y ligero sabor a cebolla, los cebollinos dulces pueden llegar a confundirse con la cebolla verde o la cebolleta. Sin embargo, no son iguales ya que pertenecen a familias distintas: los cebollinos son aliáceas y los segundos hacen parte de la familia Allium fistulosum. Las hojas se reconocen por ser redondas y huecas como las de la cebolla, pero más pequeñas, de lejos suelen confundirse con hierba. También se le conoce por el nombre de cebolla de hoja, cebollín, ciboulette (Francia), xonacatl (parte de México) y cebollino de ajo. En la cocina francesa, hace parte de la clasificación de “finas hierbas” junto con el perejil, el estragón y el perifollo.

 

Otra diferencia grande del cebollín con la cebolla, es que sus bulbos no son comestibles debido a su sabor desagradable; sus tallos en cambio, crecen directamente de la base, son más altos que las hojas y al madurar se llenan de flores púrpuras. Al parecer, los cebollinos son originarios de las montañas de Siberia y se cultivan mejor cuando el clima es soleado y seco. Crecen desde la semilla o desde divisiones de 2 a 3 bulbos; cuando alcanza su madurez total llega a medir entre 20 y 30 cm de altura. Esta es una hierba aromática que se puede cultivar en casa, si lo haces, no olvides podar sus hojas periódicamente para que crezca vigorosa. Incluso, quienes la cultivan en grande suelen dividir las plantaciones cada 2 o 3 años para prevenir hacinamiento y, por ende, la probabilidad de enfermedades.

 

Muchos beneficios del cebollino para la salud.

Aqui listamos algunas propiedades del cebollino que pueden ayudar a tu salud:

  • Es un antioxidante natural: contiene flavonoides que protegen al organismo de los daños producidos por el sol o la contaminación.
  • Son bajos en calorías: puedes comerlos sin pensar en el peso; una porción de 100g tiene tan solo 30 calorías, además son ricos en fibra, minerales y vitaminas.
  • Tiene alto contenido de fibra: junto con las cebolletas, es rico en fibra dietaria, 100g de sus hojas significan 7% de la cantidad diaria recomendada. Esto a diferencia de las cebollas, chalotas, puerros, etc.
  • Contiene tiosulfatos antioxidantes: que ayudan a reducir el colesterol. Esto ocurre precisamente gracias a los tiosulfatos contenidos en el cebollino como el dialil disulfuro, dialil trisulfuro y disulfuro de alil propilo, que se convierten en alicina, al triturar o cortar las hojas. Según los estudios, la alicina es la responsable de bajar el colesterol al reducir el nivel de la enzima reductasa (HMG-CoA), en el hígado.
  • El cebollino también cumple funciones contra las bacterias, virus y hongos.
  • La alicina que contiene el cebollino libera óxido nítrico que baja la tensión arterial y reduce la rigidez venosa. Como quien dice que tiene la capacidad de impedir la formación de coágulos y, por tanto, reducir la posibilidad de derrames o de enfermedades vasculares. En términos médicos se conoce como agente fibrinolítico.
  • Tiene abundante vitamina A: 100g de sus hojas contiene145% de la ingesta diaria recomendada (4353UI de esta vitamina).
  • Tiene vitaminas C y K: esta última mucho más que la cebolleta, 100g de sus hojas proveen 177% de la ingesta diaria recomendada (212,7 mcg). Recordemos que la vitamina K es indispensable a la hora de formar y fortalecer los huesos (actividad osteotrófica). Además, con los niveles adecuados de esta vitamina se puede reducir el daño cerebral causado por el Alzheimer.
  • Sus hojas contienen flavonoides o antioxidantes fenólicos:  como los carotenos, la zeaxantina y la luteína, importantes a la hora de escudar al cuerpo de cáncer renal y bucal.
  • Es una fuente rica en folatos: el ácido fólico es importante en la síntesis del ADN y en la división celular; así como durante el embarazo ya que previene los defectos neurales en el bebé. 100g de hojas equivale al 26% (105 mcg) de la ingesta diaria de folatos.
  • Contiene vitamina B y minerales: tales como el cobre, hierro, manganeso, zinc y calcio. Mientras más frondosas, más piridoxina, ácido panténico, niacina, rioblavina y tiamina contienen.

 

Aprenda a seleccionar y guardar los cebollines.

 

Afortunadamente no hay épocas de escasez para el cebollino o cebollines, se puede encontrar todo el año. Si lo siembras debes saber que no puedes recogerla antes de que la planta alcance los 15 cm de altura, cortando 10 cm sobre la base.

 

A la hora de escoger elige hojas de buen color y firmes al tacto. Cuando las hojas son pequeñas el aroma es muy suave, diferente de las hojas  maduras que tienen un olor fuerte.

 

El cebollino se puede encontrar tanto fresco como seco (deshidratado) y generalmente en la sección de verduras. Si lo lleva fresco a casa recuerde conservarlo en bolsas de plástico, en la nevera; si es seco meterlas en un contenedor hermético es la mejor opción, y por supuesto en un lugar fresco y oscuro.

 

Fácil de preparar, rico de comer

 

Aunque se usa en muchas recetas de países como China, Taiwán y Japón, hay que reconocer que la cocina mediterránea es la principal beneficiaria del sabor del cebollino. Los europeos lo utilizan para aderezar papas asadas, en puré y cremas. La vichyssoise, por ejemplo, es una famosa sopa francesa que se sirve con cebollinos picados.

 

Los cebollinos también se usan en bollos, quiches, pizzas, omelets, galletas y muchas otras delicias.

 

Alistarlos para cualquier preparación no es difícil, solo se deben lavar en agua fría, secar ligeramente con papel de cocina y picarlos a su gusto. Para que no pierdan el sabor, el aroma y sus aceites esenciales, es aconsejable agregarlos al preparado minutos antes de que el platillo esté listo.

Por Diana Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.