Cómo perder gordura y eliminar la grasa del cuerpo.

La base para poder iniciar un proceso de pérdida de la gordura y poder enflaquecer, es  la autoconfianza, es creer que sí se puede lograr. Más cuando se sabe que realizar una dieta realmente sí va a ayudar a bajar de peso. Si no se tiene esa confianza necesaria, se hará todo lo imposible, incluso trampa, para seguir la dieta, aunque al final no se sienta la misma satisfacción cuando se pierda el peso. Las galletas, el helado y los chocolates, son las principales tentaciones que tiene un programa de dieta, estos son alimentos deliciosos, ni modo de negarlo, pero se pueden remplazar por otros que también son muy ricos y claramente más saludables que estos. La autoestima es vital para alcanzar los objetivos trazados, con evaluaciones personales y lo más objetivas posible. Si la meta de la semana no se pudo conseguir, hay que analizar el por qué, en dónde estuvo el error para no haberlo logrado. Puede ser que un día no se hizo el ejercicio requerido, o tal vez que otro día únicamente se comió comida basura. Cuando los errores y las pequeñas fallas sean descubiertas, entonces se tienen las armas necesarias para que la siguiente semana se cumpla a cabalidad el programa de dieta.

El Consumo de fibra colabora en la pérdida de la gordura

Cuando se habla de la fibra, son muchos los mitos que se pueden escuchar al respecto, sin embargo, los estudios y análisis de carácter científico han permitido establecer el papel tan importante que cumple para ayudar a perder gordura. Para comenzar, la fibra actúa eficazmente para que se mantenga la cantidad de agua que necesitan los intestinos, lo que mejora notablemente el funcionamiento de todo el sistema de digestión, esta es una poderosa razón para determinar que la fibra sí puede ayudar a adelgazar en una semana e incluso en sólo un par de días. Las evidencias científicas también demuestran que realizar una dieta abundante en fibra, puede servir para prevenir las enfermedades cardiovasculares y también los infartos, reduce las consecuencias adversas de la diabetes, influenciando además en una eficiente pérdida de peso.

Hay que beber bastante agua para permanecer hidratados

La mayoría de la gente no bebe la cantidad de agua que realmente necesita el organismo para mantenerse en buen estado de salud. Este se considera un elemento esencial y las evidencias reportan que la cantidad de agua que beben las personas no es suficiente. Una consecuencia de esto es que cuando las personas se deshidratan de manera crónica, el organismo inicia un proceso de retención de agua en lugares que no son muy agradables. De modo que si se realiza un consumo regular de líquidos, se podrá percibir la pérdida de peso de manera inmediata. Es claro que entre más ejercicios se realizan, mayor cantidad de agua va a requerir el cuerpo. Un vaso de agua es muy útil antes de cada comida, porque servirá para mejorar la digestión y también en la pérdida de gordura, porque hará que el cuerpo se sienta más lleno, impidiendo que se consuman más alimentos de la cuenta. Si sumado a esto se logra comer despacio y sin mayor afán, esto asegurará que no se comerá de más cuando se sienta ya satisfecho, en lugar de cuando ya se haya comido en demasía. El problema de comer muy rápido es que se puede sentir llenura y seguir con hambre también.

Hay que ser realista cuando se quiera bajar de peso

Ya se ha dicho que bajar de peso no depende de milagros, como tampoco de magia alguna. Hay que tener mucha paciencia para lograr perder gordura de manera rápida, para ello es preferible siempre fijarse metas que se puedan cumplir, es decir, lo más aterrizadas posibles a la realidad. También hay que pensar en que el peso que se pierda sea el adecuado y saludable para cada quien, sabiendo que la ganancia de masa muscular equivale a perder grasa y verse muy bien, aunque la realidad diga que no se perdió peso en el proceso. Tenemos que realizar ejercicios físicos para cada parte del cuerpo y hay que conservar el interés en la obtención de un cuerpo saludable, y no en la pérdida de un peso determinado, hay que recordar que no todas las personas pueden verse de la misma manera aún con pesos idénticos. Por ejemplo, una persona que pese 60 kilos y sea de estatura baja, podría llegar a verse mejor que alguien con el mismo peso pero con una estatura superior. Lo ideal es mantenerse en un peso con el que cada quien se sienta y se vea bien.

 

Por Erika Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.