Dieta baja en carbohidratos para quemar grasa más rápido.

Para muchas personas, una dieta que sea baja en carbohidratos es muy eficaz para perder peso, pero también lo es para personas que no tienen problemas de sobrepeso. La razón es que seguir una dieta como esta, hacer de ella un bue hábito, colabora en la obtención y mantenimiento de una salud estable y llena de vitalidad. Con esto no se quiere informar que para vivir bien se tenga que dejar de comer, no. Esta dieta muy por el contrario, permitirá que se prueben una variedad de alimentos nutritivos con alto contenido de proteínas y grasas, que paralelamente ofrezcan la energía necesaria para cada día con la que se puedan realizar los ejercicios físicos para quemar grasa y adelgazar de una manera rápida.

No hay una solitaria dieta de la clase baja en carbohidratos, existen algunas vertientes como la dieta Atkins, de las más conocidas. Todas operan con un mismo principio fundamental: la exigente reducción en el consumo de carbohidratos. Son precisamente los hidratos de carbono, el segundo componente, después del azúcar, que el organismo persigue para quemar grasas, después de estos vienen en tercer lugar las grasas, y cerrando el grupo las proteínas que se agrupan como tejido de los músculos.

¿Qué alimentos se pueden consumir que no contengan carbohidratos?

Esta dieta baja en carbohidratos, favorece enormemente a las personas que gustan de comer bocadillos durante el día, de ingerir comidas pequeñas entre comidas, porque pueden estar permanentemente comiendo, claro está, la dieta tiene alimentos que son permitidos y otros, que no. Los que sí se permiten son, por ejemplo: el pescado, el pollo, los huevos, la carne, el queso y una cantidad de vegetales. Como sucede con todas las dietas, caer ante alimentos que no estén dentro de los permitidos, que para el caso son todos los alimentos con azúcar: refrescos, arroz, pasta, etc,  significa sucumbir en el fracaso de la idea de adelgazar eficientemente.

Como esta dieta tiene por fundamento una reducción del consumo de carbohidratos, requiere, a modo de compensación, un mayor consumo de grasas, eso sí, de grasas buenas. Las que se pueden llamar grasas buenas, serán las que incorporen, por ejemplo, aceite de oliva, manteca, el sebo, aceite de cacahuate, aceite de palma, aceite de bacalao, mantequilla y aceite de linaza, dentro de los más adecuados para prevenir enfermedades cardiovasculares y lograr un equilibrio de las energías que requiere el cuerpo para sus movimientos y tareas cotidianas, como consecuencia de las calorías que están contenidas en las grasas.

Las dietas que son bajas en carbohidratos, las que persiguen menos de 100 gramos al día, pueden ocasionar cetosis o acumulación de cetoácidos. En el preciso momento en que el cuerpo humano no logra consumir la energía que requiere para realizar sus trabajos diarios, el cuerpo reacciona y responde descomponiendo grasas, una parte de este proceso consiste en la elaboración de cetoácidos.  Estas partículas son sencillamente expulsadas por los riñones, cuando se encuentran en cantidades pequeñas, y no producen ningún tipo de dolencia. Sin embargo, cuando su presencia se da en cantidades grandes, éstos pueden ocasionar fatiga, náusea, mal aliento y otras consecuencias que pueden llegar a ser graves como como el ritmo cardiaco  anormal, por el desnivel de los electrolitos, o el mareo, que se presenta por la deshidratación.

Por estas razones, las personas que realizan una dieta baja en carbohidratos, deben tomar agua de manera permanente, con lo que se facilita al organismo, la expulsión de los cetoácidos, claro que el consumo de agua debe darse practicando cualquier clase de dieta para adelgazar.

Durante las primeras semanas de la dieta baja en carbohidratos, se logrará una pérdida notoria de peso, esto se da mientras el organismo convierte el glucógeno, carbohidratos almacenados, en energía necesaria. Conforme se logra la descomposición del glucógeno, el organismo expulsa enormes cantidades de agua y esto conlleva a una pérdida de peso. Sin embargo, cuando el cuerpo utiliza la grasa que se encuentra almacenada, como energía, se inicia un proceso de adelgazamiento rápido. Cuando las personas continúan una dieta baja en carbohidratos remplaza los hidratos de carbono con grasas, de esta manera, la dieta se convierte en una fórmula rica en grasa, de modo que el consumo que se hace de calorías, sobrepasa los requerimientos del organismo, con lo que se frena la pérdida de peso cuando se ha utilizado el glucógeno en el cuerpo. No se debe pasar por alto, los cinco mejores ejercicios del abdomen para reducir la barriga.

 

 

Por Diana Garcia

One thought on “Dieta baja en carbohidratos para quemar grasa más rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.