Dieta sin sal para bajar de peso.

Una dieta sin sal va más allá de no añadirla a las comidas. Si su médico le ha recetado disminuir o eliminar la sal, entonces es posible que tenga que cambiar la forma en que come.

La sal es difícil de evitar. La sal es un compuesto formado por dos elementos, sodio (Na) y cloruro (Cl) . Además, viene en muchas formas, como en sal de mesa, marina,  kosher y yodada. Todos los tipos contienen cloruro de sodio. También es un aditivo tanto en alimentos procesados ​​y de restaurantes, ya que añadir un poco realza los sabores. Si comienza a leer las etiquetas de los alimentos que compra en tarros, cajas y otros recipientes, se dará cuenta que casi todos contienen sal.

 

El sodio es el problema

 

El problema con la sal está en su contenido en sodio. El cuerpo necesita este componente, pero solo en cantidades pequeñas. Altos niveles de sodio en la dieta pueden conducir a retención de líquidos, hipertensión y aumento del riesgo de enfermedades o ataques cardiacos y cerebrovasculares. La ingesta diaria recomendada de sodio es de 2400 mg por día. Sin embargo, la dieta promedio de un estadounidense contiene niveles significativamente más altos de lo recomendado. La American Heart Association recomienda consumir menos de 1.500 mg por día si se sufre de hipertensión.

 

Siete consejos para una dieta no salada

 

Debido a la omnipresencia de la sal como aditivo alimentario, tener una dieta sin este ingrediente puede ser difícil. Sin embargo, una dieta baja en sodio es muy fácil de conseguir. Algunos alimentos naturales contienen cantidades de este componente, pero la mayoría está dentro de los niveles saludables; donde los niveles son ampliamente superados es en los alimentos procesados. Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a reducir el sodio en su dieta.

 

1. Evite alimentos procesados

Si algo viene en una lata, caja, frasco, envase, envoltura o botella, hay una buena probabilidad de que contenga sal y/o niveles altos de sodio. Si está siguiendo una dieta sin sal tendrá que evitar todas las comidas procesadas. Si sigue una dieta baja en sodio, entonces necesitará convertirse en un detective de etiquetas. Lea las etiquetas de los alimentos que compra para determinar la cantidad de sodio que contienen.

 

2. Coma frutas y vegetales frescos

Las frutas y los vegetales frescos no contienen sal agregada. Si está siguiendo una dieta sin sal, debe comerlas. Evite versiones enlatadas o congeladas, ya que pueden contener sal añadida.

 

3. Revisa la sal añadida en proteínas

La mayoría de carnes fresca, pescado, mariscos y aves de corral no contienen sal agregada. Sin embargo, en algunos casos, los fabricantes le inyectan una solución salina a las aves para rellenarlas. Cuando compre carne, lea las etiquetas para ver si es marinada. Si no está seguro, pregúntele al carnicero. Las carnes frías casi siempre contienen soluciones salinas , al igual que embutidos y carnes procesadas como el tocino, jamón y salchichas. Las carnes secas como cecinas también contienen sal.

 

4. Busque nueces y legumbres libres de sal

Las legumbres secas normalmente no contienen sal, pero revise la etiqueta para estar seguro. Las legumbres en conserva, frutos secos y semillas por lo general contienen sal, aunque es posible comprar versiones con niveles inferiores o libres de este ingrediente. Lea cuidadosamente las etiquetas y evitar los que tengan sal agregada.

 

5. Compruebe los niveles de sodio de los productos lácteos

Algunos productos lácteos contienen sal y algunos no. El queso es por lo general bastante alto en sal. La leche y el yogur natural usualmente no contienen sal agregada.

 

6. Elija granos mínimamente procesados

Mientras más procesado es un grano es más probable que contenga sal. Casi todos los productos horneados contienen sal, ya que es una parte esencial de este proceso. El arroz seco, la avena integral, la cebada y otros granos mínimamente procesados ​​es menos probable que contengan el ingrediente.

 

7. Evite la sal cuando coma fuera

Si usted está siguiendo una dieta sin sal, tendrá que especificarlo al garzón al pedir algo. La mayoría de los chefs están familiarizados con este tipo de dietas pueden preparar un plato de carne y verduras frescas que sea adecuado para su dieta.

 

Pida orientación a su médico

 

Una dieta libre de sal se puede lograr consumiendo productos frescos y mínimamente procesados. Consulte con su médico acerca de una dieta baja en sal o sin sal.

Por Kevin G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.